Entretenimiento

12 de enero de 2019

Mujer comparte las 10 cosas que cambiaron para ella tras perder a sus padres

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Una bloguera compartió un artículo donde explica las 10 cosas que cambiaron en su vida después de la muerte de sus padres, y muchos de nosotros nos sentimos identificados.

Sin duda, la muerte de un padre o una madre es una de las pérdidas más significativas que una persona puede atravesar en la vida.

La bloguera Lisa Schmidt considera que nada nos prepara para perder a nuestros progenitores, pues, entre más tiempo pasamos con ellos, más duro se siente el golpe cuando los perdemos.

Niña en un cementerio. | Foto: Pixabay

Publicidad

En su artículo para el medio HuffPost, Lisa relató que su madre murió repentinamente y su padre falleció un par de años más tarde, debido a un cáncer de rápido progreso.

En base a sus experiencias, ella creó una lista con 10 cosas que cambiaron en su vida tras la partida de sus padres:

1. Ahora, durante las noches, Lisa mantiene su teléfono celular muy cerca. Esto se debe a que la última vez que lo dejó lejos, no escuchó la llamada mediante la cual le avisarían que su madre había muerto.

2. Lisa se enferma físicamente cuando piensa en la muerte de su mamá. Esto ha llegado ocurrirle por períodos largos de hasta seis meses.

Publicidad

3. Ella no cambiaría su tiempo con ellos por nada del mundo, pero piensa que si hubiera sido más joven al momento de despedirse de sus padres, todo hubiera sido mucho más fácil, pues no tendría tantos recuerdos.

4. No tolera que otros se quejen de sus padres en su presencia. Le interesa que otros entiendan lo que es fugaz en la vida.

5. Lisa ahora se considera miembro de un "grupo"  —así como la gente viuda— al que no pidió entrar. "¿Dónde devuelvo esta membresía no deseada, por favor?", se pregunta en su artículo.

Publicidad

6. Considera que solo aquellos que han perdido a sus padres pueden entender por lo que está pasando.

7. La muerte de sus progenitores de cierta forma dividió a su familia, pues ella, al intentar cumplir su voluntad, se ha enemistado con varios parientes: "Honrar sus deseos, a veces, me volvió la mala de la historia", reflexionó.

Fuente: Pixabay

Publicidad

8. Los grandes eventos y celebraciones de la vida no vuelven a ser iguales luego de una pérdida así.

9. Ahora, Lisa vive con el enojo de que su hijo no alcanzó a conocer a sus abuelos.

10. Aunque la vida continúa después de una pérdida, hay momentos repentinos en los que te rompes nuevamente.

Tras más de diez años, Lisa aún toma el teléfono para llamarlos cuando le sucede algo significativo. Por desgracia, recuerda que nadie contestará. Así que ella insta a los demás, a aquellos que todavía tienen a sus padres consigo, a que los valoren.

Publicidad