Jesús Vázquez habla duramente sobre el amor homosexual: "Amar no es delito, la homofobia sí"

En los últimos días se han compartido noticias devastadoras sobre el tema de la homosexualidad: Brunei empezará a castigar con la muerte por lapidación.

Mientras esto ocurre, el Obispo de Alcalá de Henares permite cursos clandestinos para supuestamente curar, la orientación sexual de las personas, como si se tratara de una enfermedad.

Ante la medida anunciada por el país asiático, muchas personalidades han fijado su posición al respecto, entre ellos el presentador de televisión Jesús Vázquez, quien aprovechó la oportunidad para mostrar su rechazo.

Por ello, ha utilizado sus redes sociales para realizar una contundente y clara manifestación sobre el caso. Vale acotar que no es la primera vez que el conductor de 'Bake off' comenta sobre las personas que califican la homosexualidad como una "enfermedad".

Aunque Vázquez es un poco reservado con su vida privada, más de una vez ha salido a dar la cara para mostrar públicamente su posición.

Así que decidió publicar en su Instagram dos fotografías en las que aparece besándose en la boca con su pareja. La primera imagen se la dirigió al Obispo del Alcalá. La gráfica corresponde a un desfile del Orgullo Gay al cual asistieron.

“Al obispo de Alcalá: la homosexualidad no es una enfermedad y por tanto no necesita cura. Amar no es delito, la homofobia sí", escribió.

Mientras que en la segunda fotografía aparecen Jesús y Roberto, sellando su amor con un beso, el día de su boda. Esta imagen va dirigida para el Sultán de Brunei con un contundente mensaje. 

"Nosotros no somos unos criminales que merezcamos morir lapidados. Somos una familia y nos amamos. Usted es un dictador que oprime a su pueblo con leyes medievales mientras disfruta de su mansión de 100 millones de libras en Londres", expresó.

Por supuesto, el gesto fue aplaudido y apoyado por sus seguidores y compañeros, entre los que cabe mencionar a Sandra Barneda, Bibiana Fernández o Luis Rollán.

Cómo se recordará, el obispado de Alcalá de Henares ofreció terapias clandestinas para "curar" la homosexualidad. Se trata de cursos que son considerados ilegales según el artículo 70 de la Ley de Protección Integral contra la LGTBfobia de Madrid.

Hace unas semanas, un periodista se hizo pasar por un joven homosexual y acudió a la primera sesión de esta terapia ilegal que se realizó en el Centro de Orientación Familiar Regina Familiae, servicio que pertenece a la diócesis de Alcalá.

Tales terapias son penadas por la ley y quienes las imparten pueden enfrentar multas tan altas como 45.000 euros. Mientras tanto, fuentes de la diócesis de Reig Pla niegan que sean "terapias reparativas" sino de formación "educativo-sexual".