Tragedia que Magda Guzmán no pudo superar: la muerte de su hija

Valeria Garvett
27 jun 2019
17:41
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Hace cuatro años, la actriz Magda Guzmán dejó este plano al mismo tiempo que un vacío irreparable en sus familiares y amigos.

Publicidad

Su inesperada muerte no solo se debió a un problema con su corazón. Según su nieta, Magda Karina, y su hija, Karina Duprez, hubo un factor que influenció sobremanera en la salud de la actriz mexicana.

Guzmán, quien falleció el 12 de marzo de 2015, en Ciudad de México, y fue velada en Félix Cuevas, tenía 83 años y problemas en el corazón, tanto de salud como emocionales.

Magda Karina, quien informó el perecimiento de su abuela, aseguró que ella murió sin dolor, pues solo "se quedó dormida".

Publicidad

"No hubo paro respiratorio, no hubo infarto, se quedó dormida... Ella sufrió la pérdida de una hija en septiembre, le dio una depresión muy fuerte, y estaba bien, pero llegó un momento en que ya no pudo controlar la tristeza”, reveló la mujer ante los medios.

Asimismo, agregó que fue trasladada al hospital días antes, pues tenía la presión muy baja.

“Su corazoncito ya estaba fallando y dejó de funcionar y ya", explicó la nieta en ese momento.

Poco después, la hija de la actriz, Karina Duprez, también se pronunció sobre su mamá y aclaró qué era lo que la tenía mal antes de su fallecimiento.

Publicidad
Publicidad

“Mi mamá empezó a sentirse triste, deprimida y demás, esa fue una de las primeras razones por las que empezó a sentirse débil. Además, estaba triste porque toda su vida se dedicó a ser actriz y no tenía trabajo, entonces extrañaba su profesión”, expresó.

Parece ser que un marcapasos hubiera hecho la diferencia en la salud de la actriz, pero sus venas estaban “muy trombosadas”, razón por la cual no pudieron operarla. Eventualmente, su salud se deterioró y la tristeza también acabó con ella.

Qué descanse en paz.

Publicidad

Magda Guzmán es recordada por sus papeles en telenovelas como “La usurpadora” (1998), “Mi destino eres tú” (2000), “Alborada” (2005) o Bodas de oro (1983).

Las últimas historias en las que participó fueron “Para volver a amar” (2010), con Rebecca Jones, y “Amor bravío” (2012) al lado de Silvia Navarro.

Publicidad

Asimismo, en cine trabajó al lado de Pedro Infante en “La vida no vale nada” (1955) y Ernesto Alonso en “¿Con quién andan nuestras hijas?” (1956).

Publicidad