La Infanta Cristina visitó a Iñaki Urdangarín en compañía de sus hijos Miguel e Irene

Valeria Garvett
07 sept 2019
07:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Iñaki Urdangarin recibió una visita en la cárcel que le alegró su larga estadía.

Publicidad

Iñaki Urdangarin ha estado en prisión desde hace un año y dos meses. El 19 de junio de 2018, el marido de la infanta Cristina comenzó su condena de cinco años y 10 meses de cárcel, que le impusieron por el caso Nóos.

Durante todos estos meses, el que fuera Duque de Palma ha sido visitado constantemente por sus seres queridos y familiares y, a pesar de que existen fotografías y pruebas de que su madre y sus hermanos han pisado el centro penitenciario, de alguna manera, su mujer, la infanta Cristina, había logrado pasar desapercibida.

El ex jugador olímpico de balonmano y esposo de la princesa Cristina de España, Inaki Urdangarin, sale del palacio de justicia el 13 de junio de 2018 en Palma de Mallorca, España. | Imagen: Getty Images

Publicidad

De acuerdo a información de Vanitatis, la infanta viajó desde Madrid junto a sus hijos, Miguel e Irene, para hacerle una visita a Urdangarin.

Siendo lo más discretos posibles, los tres entraron en el reclusorio y compartieron un tiempo familiar con el Exduque de Palma, quien seguramente se alegró de verlos.

Infanta Cristina y sus hijos saliendo del hospital Quironsalud Madrid. |Imagen: Youtube/Europa Press

Publicidad

El reglamento de instituciones penitenciarias indicaría que una cantidad máxima de cuatro personas puede hacer esta clase de vis a vis, que se lleva a cabo en unas celdas adaptadas para tales ocasiones.

La sala contaría con una mesa, asientos y un baño, del que el grupo de personas puede hacer uso durante una hora y media.

Después del tiempo establecido, la infanta y sus chicos regresaron a la capital, al palacio de la Zarzuela, en el que se encontraban vacacionando por una semana.

Publicidad

Asimismo, ese mismo lunes, Cristina cumplió con el compromiso de visitar al rey emérito Juan Carlos, quién se encontraba hospitalizado en Quironsalud de Pozuelo de Alarcón, debido a un triple bypass aortocoronario al que fue sometido recientemente.

Iñaki Urdangarin mantuvo una vida tranquila y privilegiada durante más de diez años, hasta que se reveló el escándalo que lo llevaría a prisión: La corrupción del Instituto Nóos. 

Fue acusado en diciembre del 2011, convirtiéndose en el primer miembro de la familia real tras las rejas. La Casa Real ya había excluido al deportista de la agenda oficial antes de que se confirmaran las sospechas.

Publicidad