María Teresa recuerda su ictus: 'Lo tengo que recordar con alegría porque salí bien de ello'

Valeria Garvett
04 nov 2019
19:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Con motivo del Día Mundial del Ictus, Inés Ballester conversó con María Teresa Campos por vía telefónica en ‘Está pasando’, sobre el peor momento de su vida: cuando sufrió una apoplejía.

Publicidad

En mayo de 2017, María Teresa Campos sufrió un percance de salud que la inhabilitó durante algunas semanas. Un ictus la llevó a ser internada y tratada inmediatamente, situación de la que salió triunfante.

Publicidad

“Lo tengo que recordar con alegría porque salí bien de ello y se dio la circunstancia que salió bien”, aseguró María Teresa a Ballester.

En el caso de María Teresa, el ictus afectó sus nervios y músculos oculares, y este quizás fue uno de los motivos por el que ella no recuerda haberse sentido descompuesta y no tiene secuelas: “No recuerdo que en el coche [de camino al hospital] me sintiera mal.”

Publicidad

A pesar de que Campos había realizado el ‘12 meses, 12 causas’ en Mediaset sobre el ictus justo antes de sufrirlo, no pudo reconocer plenamente que se trataba de la misma enfermedad.

“Sabía lo que habíamos dicho en el anuncio: si ves que al levantar un brazo no lo puedes mover, o que quieres hablar y ves que la lengua no funciona para decir bien las palabras… En fin, una serie de cosas”, explicó.

Publicidad

En su conversación con Inés, la madre de Terelu y Carmen reconoció que suele enfadarse o sentirse afectada innecesariamente, y cree que fue la ansiedad y el nerviosismo repentino que sintió en ese momento lo que detonó el accidente cerebrovascular.

“El día que me dio yo estaba un poco agobiada de cosas. Me llamaron para algo en que yo había colaborado, pero pensé que no tenía que ir personalmente. Una cosa a la que pensé que no tenía que ir. Me puse muy nerviosa y di un puñetazo y de repente veo… ¿qué me pasa, qué me pasa?”

Publicidad

En ese mismo momento, ella contactó a una amiga doctora quién pensó que se trataba de un ataque de ansiedad, por lo que le pidió a María que se quedara tranquila para evaluar si mejoraba.

No obstante, alguien en la casa de la periodista le advirtió que por sus síntomas seguramente era un ictus, por lo que fueron inmediatamente a una clínica en donde se comprobó que sí se trataba de una apoplejía.

María Teresa aseguró que el ACV le causó estrabismo, por lo que no era capaz de ver con ambos ojos al mismo tiempo.

Publicidad

“Cuando Gustavo llegó, las dos personas que trabajan en casa le dijeron: ‘Mira cómo tiene el ojo, la pupila parada’. Yo estaba con los ojos cerrados. Y él se acordó que era una de las cosas que le habían dicho en el autobús del ictus. (…) Me llevaron a La Luz. Me vio el neurólogo e inmediatamente se dio cuenta de lo que tenía.”

Afortunadamente, este traumático episodio quedó en el pasado. De seguro la matriarca de las Campos ha empezado a trabajar en sus emociones y a controlar cómo reacciona a su entorno y a lo que suceda. Deseamos que así sea y que evite este tipo de enfermedades en el futuro.

Hace algunas semanas un medio hizo creer a toda España que María Teresa había muerto. Lee la nota, aquí.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.