Twitter.com/fdbedout
Fuente: Twitter.com/fdbedout

Adiós Carlos: la dolorosa despedida del primer médico que falleció por COVID-19 en Colombia

Valeria Garvett
15 abr 2020
17:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Ha muerto el primer médico en Colombia a raíz del COVID-19, y tanto la policía como sus colegas le rindieron homenaje con una calle de honor.

Publicidad

Se trata de Carlos Nieto, de 33 años, que catorce días después de ser hospitalizado, falleció por complicaciones de neumonía.

El pasado 28 de marzo, Nieto fue internado al presentar varios síntomas relacionados a la COVID-19, y en vista de que había estado expuesto a ella debido a su profesión, inmediatamente le hicieron los análisis correspondientes.

Publicidad

Carlos Nieto dio positivo dos días después de su internamiento, y más tarde uno de sus hijos, que actualmente permanece aislado en casa junto a su madre y su hermanita.

Nieto, quien fue hospitalizado en la Clínica Universitaria Colombia, misma institución en la que trabajaba, es el primer médico del país en fallecer a causa del coronavirus.

Según quienes le conocían, era una persona luchadora, inteligente y solidaria, apasionada por su trabajo en la sala de urgencias y la Unidad de Cuidados Intensivos.

Homenaje a Carlos Nieto. | Foto: YouTube / Noticias Caracol

Publicidad

Este médico nacido en Villavicencio, en Meta, supo que quería dedicarse a la salud luego de que realizó un test psicológico-vocacional en sus años más jóvenes, y aunque las “aulas y clases monótonas no eran lo suyo”, según contó una amiga del difunto a EL TIEMPO, era un profesional brillante e inteligente.

Tras años de estudios y una rural, Nieto trabajó en la Clínica Méderi, para luego trasladarse a la Clínica Universitaria Colombia, en donde sus colegas se volvieron parte de su familia, mismos quienes le rindieron homenaje cuando murió de COVID-19.

Policías, médicos y enfermeras realizaron una calle de honor, mientras salía de la misma clínica la caravana fúnebre que llevaría a Nieto al crematorio.

Publicidad

Cuando el féretro llegó al cementerio, solo dos personas -sus padres Sandra Rojas y Carlos Nieto Sr.- pudieron estar presentes al momento de la cremación, y ubicados a 10 metros del horno.

No hubo funeral, no hubo lágrimas y no hubo familia, aseguró Nieto padre al mismo medio. A Carlos le sobreviven sus hijos Nicolás y Samantha, de 1 y 3 años respectivamente, y su mujer Paola. Qué descanse en paz.

Publicidad

En AmoMama.es hacemos todo lo posible para brindarte las noticias más actualizadas sobre la pandemia de COVID-19, pero la situación cambia constantemente. Alentamos a los lectores a consultar en línea las actualizaciones del CDС, WHO y los departamentos locales de salud para mantenerse actualizados.¡Cuídate!