Maestra lleva tareas a casa de los alumnos que no tienen acceso a Internet

Mayra
10 may 2020
15:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

En estos tiempos tan difíciles para todos, sale a relucir la calidad humana y la verdadera vocación de muchos trabajadores que no se miden a la hora de ayudar a su prójimo.

Publicidad

En Coahuila, México, una maestra de matemáticas se dio cuenta de que muchos de sus alumnos no tenían acceso a Internet, por lo que decidió averiguar sus direcciones y llevarles las tareas personalmente a cada uno de ellos.

Al inicio de la cuarentena por el COVID-19, Perla Martínez Rosales comenzó a organizarse con los padres de sus alumnos, de tal manera que la educación de los niños continuara de la mejor manera en sus casas.

Niño estudiante haciendo sus deberes. | Foto: Pixabay

Publicidad

Para llevar a cabo esta labor, buscó todos los números telefónicos de los representantes de los niños y creó un grupo de WhatsApp. Pero enseguida se percató de que los que vivían en comunidades rurales no contaban con herramientas para poder tomar sus clases en línea

“Anduve buscando domicilios para ir a llevarles personalmente las copias y hubo quienes no se conectaron a los grupos porque no tienen Internet”, explicó la docente a Milenio.

Un hombre de Puebla, México, ayuda a sus hijos a hacer los deberes en casa. Año 2007. | Foto: Getty Images

Publicidad

La docente Martínez Rosales tiene a su cargo cuatro grupos de entre 35 y 38 alumnos en la Escuela Secundaria General Número 1 “Venustiano Carranza”, y según cuenta, alrededor de 25 de estos chicos no pudieron conectarse a través de Internet.

El grupo de alumnos a visitar estaba ubicado en los ejidos de Alamito y Presa de Guadalupe, además de otras comunidades bastante distantes de la cabecera municipal, por lo que se organizó para llevarles las guías y tareas que los mantuvieran al día.

Niña escribiendo en su cuaderno. | Foto: Pixabay

Publicidad

“Me dolió ver algunas caritas tristes, porque hay quienes lloran porque quieren regresar, la escuela la ven como un refugio, una distracción con sus amigos, ellos anhelan regresar a la escuela”, dice la maestra Perla.

Los niños estaban realmente emocionados y agradecidos por su esfuerzo, expresándole cuánto la extrañaban e inclusive cuánto extrañaban las clases de matemáticas que les imparte en el colegio.

Una madre soltera ayuda a su hija de siete años con la tarea mientras carga en brazos a su otra hija de cinco meses en El Centro, California. | Foto: Getty Images

Publicidad

Y es que su amor por la enseñanza hace que esta profesora logre que sus estudiantes disfruten una materia que usualmente es rechazada, debido al ingenio que pone ella en hacer sus clases dinámicas y divertidas, logrando que sus estudiantes la pasen bien mientras aprenden.

Los padres, por su parte, compartieron con la maestra su preocupación por la situación, ya que muchos de ellos están actualmente desempleados y se les hace difícil conseguir comida, y casi imposible cargar con la responsabilidad de buscar una conexión de Internet para la educación de los niños, por lo que valoran mucho sus visitas.

Publicidad