Recordando la boda de Charles y Diana: problemas con el vestido de la novia y otros incidentes

Charles y Diana rompieron el molde de las reglas de Windsor con la boda que paralizó al mundo hace 39 años.

La recordada y amada Diana de Gales se caracterizó por su inconfundible dulzura, pero también por la polémica y el drama. Su historia ante la opinión pública tuvo un punto de no retorno el 29 de julio de 1981 cuando se unió en matrimonio al Príncipe Charles ante la mirada atenta de 750.000.000 de personas en todo el mundo.

Pero más allá del hito que implicaba esta unión, la boda de los padres de William y Harry estuvo marcada por una serie de detalles tan inusuales cómo el carisma de la propia rubia.

La princesa Diana y el príncipe Charles saludando al público el 29 de julio de 1981. | Foto: Getty Images

La princesa Diana y el príncipe Charles saludando al público el 29 de julio de 1981. | Foto: Getty Images

LA PRIMERA PLEBEYA EN SIGLOS

Este enlace que fue cómo sacado de un cuento de hadas no solo destacó por haber sido el casamiento del primer heredero al trono de la Reina Elizabeth, también fue trascendental porque, por primera vez en unos cuantos siglos, la familia monárquica le dio la bienvenida a una plebeya a la Casa Real Británica.

El enlace que ostentó 27 pasteles de boda para 2.500 invitados, costó más de 50.000.000 de libras y rompió varias tradiciones como omitir la palabra "obedecer" de los votos y sentó las bases para nuevas costumbres, cómo el beso de los recién casados en el balcón del Palacio de Buckingham.

Diana y Charles luego de anunciar su compromiso el 24 de febrero de 1981. |  Foto: Getty Images

Diana y Charles luego de anunciar su compromiso el 24 de febrero de 1981. | Foto: Getty Images

EL INCREÍBLE VESTIDO DE DIANA

Si hubo algo que impresionó a la gran mayoría que fue testigo de la llamada "boda del siglo", eso fue el vestido de Diana, quien a pesar de sus inocentes 20 años de edad, estaba bastante segura de lo que quería, por lo cual convocó a David y Elizabeth Emanuel para que le confeccionaran el traje que terminó costando más de 151.000 libras.

“Era el culmen de sus fantasías de princesa. Insistió mucho en su petición de contar con mangas voluminosas, sedas flotantes, una cola de tafetán de casi 8 metros, cintura ceñida y encaje antiguo bordado con perlas y lentejuelas”, así describió el vestido, la biógrafa de la princesa y ex directora de Vanity Fair, Tina Brown, según publicó la revista.

La princesa Diana llegado a la catedral San Pablo el 29 de julio de 1981. |Foto: Getty Images

La princesa Diana llegado a la catedral San Pablo el 29 de julio de 1981. |Foto: Getty Images

EL ANTES Y EL DESPUÉS 

El tafetán marfil, el encaje en el escote y mangas, las 10.000 lentejuelas y perlas, la cola de ocho metros de largo y la  herradura bordada en 18 quilates de oro, hicieron que la creación de los Emanuel marcara un antes y un después en la confección de vestidos de novia.

Por si fuera poco, la Princesa lució 140 metros de tul en el velo que dificultó un poco su traslado en el vehículo por su gran volumen. Otro factor interesante del atuendo de la recordada señorita Spencer, fueron sus zapatos de tacón corto, adornados con 130 perlas y 540 lentejuelas que acompañaba la inscripción en el arco de sus pies, en honor a ella y a su futuro esposo: C y D.

Lady Di entrando a la catedral de San Pablo con su vestido de novia el 29 de julio de 1981. | Foto: Getty Images

Lady Di entrando a la catedral de San Pablo con su vestido de novia el 29 de julio de 1981. | Foto: Getty Images

MOMENTOS MENOS AGRADABLES

Luego de haber ajustado el vestido 15 veces a su cambiante cintura de 60 centímetros, una Diana maquillada, peinada y emocionada estaba lista para caminar hasta el altar  de la catedral de San Pablo luciendo impecable.

Pero minutos antes de salir ante el público, accidentalmente derramó un poco de perfume en su regazo, creando una mancha que luego estuvo tapando con su mano durante toda la ceremonia. Sin embargo, no fue mucho problema, porque tenía otras dos réplicas del vestido para casos de emergencia cómo este.

Diana y Charles saliendo de la catedral de San Pablo, recién casados, el 29 de julio de 1981. Foto: Getty Images

Diana y Charles saliendo de la catedral de San Pablo, recién casados, el 29 de julio de 1981. Foto: Getty Images

CAMILA ESTUVO PRESENTE

Ni para Diana, ni para el resto de la opinión pública era secreto que Charles estaba enamorado de Camila Parker Bowles, y cómo era de esperar, Lady Di prefirió evitarse un mal rato en el día más importante de su vida y no la invitó al desayuno nupcial. Sin embargo, Charles jugó sus cartas de manera osada y la incluyó la lista de invitados para la boda.

Finalmente el evento de la década culminó de una manera inesperadamente sencilla cuando la entonces feliz pareja abordó un carruaje descapotado con un letrero donde se leía "Recién Casados" escrito a mano. El resto es historia.

Artículos relacionados
Getty Images
Realeza Jul 06, 2020
Lady Di: recordando los 8 looks más memorables de la princesa de Gales
Getty Images
Realeza May 11, 2020
Polémico romance real: el enredo entre Charles, Camilla, la princesa Anne y Andrew Parker Bowles
Getty Images
Relaciones Jul 27, 2020
Sarah Ferguson y el Príncipe Andrew, un matrimonio que terminó en divorcio y una buena amistad
Getty Images
Realeza Jul 21, 2020
La princesa Beatrice llevó un vestido en su boda que perteneció a su abuela y tiene una bella historia