El impacto que tuvo la madre de Donald Trump, una inmigrante pobre de Escocia, en su vida

Vanessa Guzmán
04 nov 2020
11:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

La mayoría de los mandatarios del país norteamericano le dan crédito a sus madres por lo que son o fueron en la vida. El actual es poco lo que la ha nombrado durante su mandato.

Publicidad

Mary Anne MacLeod dejó su hogar en un pequeño pueblo de Escocia siendo todavía una adolescente. Años más tarde, se casó con Fred Trump con quien procreó a Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos.

Han pasado 20 años desde su muerte y en medio del proceso electoral en el que el gobernante aspira a la reelección, Vanity Fair publicó un reportaje sobre ella. Estudian el impacto que la pobre inmigrante tuvo en la vida de su cuarto hijo.

Donald Trump, Ivana Trump, Mary Trump y Fred Trump asisten a la cena PAL en mayo de 1987 en The Plaza Hotel en la ciudad de Nueva York.| Foto: Getty Images

Publicidad

POCO QUE DECIR

Trump ha dicho muy poco sobre la mujer que lo trajo al mundo. De hecho, es casi nula la opinión que ha podido emitir acerca de las féminas de su entorno.

En medio del reportaje escrito por Elise Jordan surge el interrogante sobre cuán responsable fue Mary de la personalidad y peculiaridades de Donald Trump.

La escocesa fue una valiente joven que se casó con un adinerado constructor de Queens al que sí nombra con orgullo el Presidente.

Mary Anne Trump asiste a la fiesta de cumpleaños de Ivana Trump el 14 de febrero de 1990 en la ciudad de Nueva York. | Foto: Getty Images

Publicidad

Pero sobre la crianza de su madre se sabe poco. Sin embargo, de ella se ha conocido que se paseaba en un Rolls-Royce rosado por las calles de Queens. Se dedicaba a recolectar las monedas de las lavanderías de los edificios de su esposo.

MacLeod era una señora que solía usar un peinado abombado. Su cabellera era rubia y en sus últimos años lució el pelo tal como lo usa Donald Trump. Quizá si inspiró en algo al Presidente de los Estados Unidos, según insinuación de la publicación de Vanity Fair.

Fred Trump, Robert Trump, Mary Anne Trump y Blaine Trump asisten a la 38a Cena Anual de Premios Horatio Alger el 10 de mayo de 1985 en el Hotel Waldorf en la ciudad de Nueva York. | Foto: Getty Images.

Publicidad

COMENTARIOS MUY GENÉRICOS

Hurgando en la vida de gobernante, Elise Jordan escribió que las menciones o comentarios del esposo de Melania sobre su progenitora han sido muy genéricos.

Incluso se pueden catalogar como sexistas algunas de sus opiniones, pues al hablar de Mary solo ha dicho cosas como que fue una ama de casa y mujer hermosa. Nunca se le ha escuchado decir que su mamá tuviera una vida social fuera de su hogar.

Publicidad

Sin embargo, hay algo que sí le atribuye Donald Trump a su madre y son sus valores religiosos. Aunque hasta la fecha, el presidente no ha definido hacia dónde va dirigida su fe. Él favorece a los pastores evangélicos, pero  se muestra escéptico ante el concepto de pedir perdón.

Su familia acudía a una iglesia presbiteriana en Queens, pero luego Mary y Fred se mudaron a un templo en Manhattan en los años setenta. Su cambio fue para adorar junto al evangelista de autoayuda Norman Vincent Peale a quien años más tarde también siguió Donald, quien tomó sus lecciones sobre el pensamiento positivo.

Publicidad

SOLO A SU PADRE

La imagen de Mary en la vida de Trump ha sido como invisible. Incluso cuando el Presidente ocupó la oficina oval dejó claro que su mamá no formaría parte del entorno.

Resulta que es costumbre ver encima del mueble detrás del escritorio presidencial imágenes familiares del mandatario de turno. Pero en el caso del actual gobernante eso no es así.

Donald solo puso una foto. Un solitario portarretrato en el que se podía observar a Fred Trump. De hecho, era la misma gráfica enmarcada que tenía el político en su época como empresario en la Torre Trump, según el reportaje de Vanity Fair.

Publicidad

Donald Trump, Mary Anne Trump e Ivanka Trump asisten a la 38a Cena Anual de Premios Horatio Alger el 10 de mayo de 1985. | Foto: Getty Images

Son contadas las veces que el millonario ha hablado sobre su mamá. Pero en la Convención Nacional Republicana en el verano de 2016, elogió a Mary. Dijo que era una mujer honesta y caritativa. Precisó que su progenitora tenía un gran carácter y era una gran jueza.

Es probable que eso haya sido todo lo que Donald veía en ella. Una mujer fuerte y decidida. Pero si se trata de influencia y sabiduría, el Presidente prefiere darle los créditos a su padre.

Mary Anne MacLeod fue una dama conservadora y bien pulida. Amigable y agradable. Una madre, esposa y ciudadana comprometida. Falleció el 7 de agosto de 2000, a los 88 años de edad.

Publicidad