Este cura ama tanto a los perros que los lleva a la misa para que la gente los adopte

Georgimar Coronil
19 nov 2020
13:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

João Paulo Araujo Gomes es un sacerdote brasileño al que le encanta ayudar a los animales abandonados.

Publicidad

El padre recoge a los perros que están en condición de calle y los lleva a su iglesia ubicada en la en la Parroquia de Sant'Ana Gravatá, en donde les da refugio y les busca un hogar.

João Paulo lleva a los canes a la misa para crear conciencia en sus feligreses y que estos tomen la iniciativa de adoptarlos.

Publicidad

El párroco no sólo se limita a brindarles refugio y promover su adopción, sino que también los lleva al veterinario, los baña, alimenta y les da mucho cariño.

En sus redes sociales se pueden apreciar decenas de imágenes de sus Homilías, en donde aparece acompañado por los perros.

De acuerdo a lo reseñado por el portal El Mundo, la idea de ayudar a los animales necesitados nació luego de que un grupo de personas llegaran a la iglesia con el fin de vender galletas para obras de caridad y el sacerdote les propuso recoger perritos y permitirles estar en el templo.

Publicidad

La adopción de estos animales es coordinada completamente por João Paulo. Explicó que el proceso se realiza en dos fases.

La primera es la permanencia de los animales en la iglesia y la segunda consiste en darles atención médica cuando estos llegan heridos.

El cura confiesa que su sueño es tener una casa con un hospital veterinario en donde los animales necesitados puedan ser auxiliados y puestos en adopción.

Publicidad

João Paulo aseguró que a pesar de que no tiene el dinero y los recursos para cumplir ese anhelo, sí tiene mucha fe en que Dios va a obrar por los perros.

En su cuenta de Facebook hizo un llamado a los feligreses para que promuevan la construcción de un lugar en donde se puedan cuidar a las mascotas mientras encuentran un hogar definitivo.

El padre trabaja arduamente para reducir el número de perros abandonados en las calles de Gravatá.

Afortunadamente, João Paulo está logrando ese propósito con la ayuda de muchos voluntarios que le echan una mano para que los canes sean adoptados.

Publicidad