Hombre se niega a ceder su plaza de aparcamiento a una mujer discapacitada

Stef Colina
01 feb 2021
18:40
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Jaime consiguió recientemente un apartamento en una buena zona de Nueva York, y una parte encantadora del trato fue que pudo tener su propio espacio de estacionamiento.

Publicidad

Para el joven de 25 años, tener su propio espacio de estacionamiento era algo que apreciaba. Además, su lugar estaba cerca del ascensor, lo que significaba un acceso rápido a su apartamento. Amaba su nuevo hogar.

Hombre feliz sentado frente a una casa de ladrillos anaranjados. | Foto: Shutterstock

Publicidad

LAS COSAS CAMBIARON

Unos meses después, Jaime recibió una llamada de Rodrigo, el administrador del edificio, quien le pidió un favor. El encargado le preguntó al inquilino si estaría dispuesto a ceder su lugar de estacionamiento por una mujer discapacitada que estaba por mudarse.

Siendo un caballero, Jaime estuvo de acuerdo con cambiar de lugar con la mujer. Rodrigo le informó que cedería su espacio por completo porque su nueva vecina tenía una camioneta y necesitaría ambos espacios de estacionamiento.

Hombre ayudando a mujer discapacitada. | Foto: Shutterstock

Publicidad

SE NEGÓ

Jaime rechazó la oferta porque tener una plaza de aparcamiento era la ventaja de vivir en el edificio. Una semana después llegó a casa del trabajo solo para encontrar una camioneta grande en su puesto del parqueadero, dejándolo sin espacio para estacionar su auto.

Además, Jaime dijo que le incomodaba que lo despertaran todas las mañanas para mover su automóvil, pero tratando de ser amigable, el joven estacionó su auto tan lejos de la camioneta como pudo.

Hombre preocupado sentado en un banco. | Foto: Pexels

Publicidad

SIN PODER DORMIR

A la mañana siguiente, a las 7:30, recibió una llamada de la dueña de la camioneta. Ella quería que él moviera su auto de donde estaba estacionado para poder descargar las cosas de la mudanza que traía en la camioneta.

Enojado porque lo despertaron de un sueño que tanto necesitaba, accedió y bajó para sacar su auto del camino. Este escenario continuó durante los siguientes tres días, con la mujer interrumpiendo su sueño, a veces tan temprano como a las 5:30 de la mañana.

Persona durmiendo en un sofá. | Foto: Pixabay

Publicidad

ENFRENTÓ LA SITUACIÓN

Jaime rápidamente se sintió incómodo con la situación y decidió expresar su opinión. Se enfrentó a la mujer discapacitada y le dijo que no le gustaba que lo despertaran antes de las 8:00 de la mañana.

La mujer le dio una respuesta desagradable, diciéndole que debía estar bromeando al pensar que tendría que esperar a que él se levantara de la cama para poder comenzar su jornada. Ante esto, Jaime intentó recordarle que le estaba haciendo un favor.

Hombre apoyado en una mesa con expresión de preocupación. | Foto: Pexels

Publicidad

UNA SITUACIÓN INTOLERABLE

Esa misma noche, Jaime llegó a casa para encontrarse con su camioneta estacionada en su puesto, dejándolo sin espacio para estacionar. Le hizo una llamada a la dueña del vehículo, pero ella no le contestó.

Enojado, el joven llamó a una compañía de remolques para sacar la camioneta de su espacio. La compañía de remolques tardó 30 minutos en llegar al lugar, y la mujer seguía sin aparecer.

Automóvil estacionado. │Foto: Pexels

Publicidad

RESPETANDO EL CONTRATO

Después de que remolcaran el automóvil, la mujer discapacitada llamó al gerente y le pidió que resolviera la situación. Rodrigo le pidió al dúo que llegara a un acuerdo, pero Jaime se negó afirmando que el espacio era parte de su contrato de arrendamiento.

El joven dijo que le incomodaba que lo despertaran todas las mañanas para mover su vehículo, y la mujer discapacitada dijo que le prometieron un lugar para estacionar. Molesto, Jaime le dijo que el acuerdo no era asunto suyo; solo la quería fuera de su espacio.

Mujer anciana usando auriculares. │Foto: Pexels

La mujer se sintió terrible porque Jaime no estuvo dispuesto a colaborar, y él se sintió cansado de la inconveniencia de correr todas las mañanas para sacar su auto del camino.

Entre el dúo, ¿quién crees que debería haber sido más comprensivo? Haz clic aquí para leer más historias capaces de ponerte a reflexionar.

Publicidad