PopularRealeza

08 de febrero de 2021

Recordando el día más triste para infanta Cristina: a 7 años del juicio por el caso Nóos

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Han pasado siete años desde que la hija de don Juan Carlos se presentó por primera vez a prestar declaraciones en el juicio del caso Nóos.

El 8 de febrero de 2014, la infanta Cristina se sentó ante el juez José Castro Aragón en calidad de investigada por el caso Nóos.

El magistrado era quien instruía el proceso por el que Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta, fue imputado por fraude a la Administración, malversación, prevaricación, tráfico de influencias y dos delitos fiscales.

La infanta Cristina fue vista el 15 de junio de 2015 en Ginebra, Suiza. | Foto: Getty Images

Publicidad

MANCHA EN LA HISTORIA DE LA FAMILIA REAL

Fue la primera persona perteneciente a la familia real en acudir a juicio. Según reseñó Vanitatis, este día supuso una vergüenza para la monarquía española y hasta ahora no se ha podido borrar esta mancha en su historia.

En aquella ocasión, la hermana del rey Felipe VI tuvo que pasearse frente a los medios de comunicación para ingresar a los juzgados de Vía Alemania, ubicados en Palma de Mallorca.

La infanta Cristina y Iñaki Urdangarin saliendo de la sala de audiencias el 11 de enero de 2016 en Palma de Mallorca, España. | Foto: Getty Images

Publicidad

La declaración que la infanta Cristina dio ante el juez Castro estuvo llena de “no me consta” y “no sé”. Para muchos, el instructor del caso Nóos se convirtió en el verdugo del matrimonio Urdangarin Borbón, y para otros casi en héroe nacional.

Aquel 8 de febrero, la hija del rey emérito se presentó en los tribunales en la mañana, antes de la hora pautada para su declaración que tendría lugar a las 10.

La infanta Cristina saliendo del Palacio de Justicia, el 8 de febrero de 2014 en Palma de Mallorca, España. | Foto: Getty Images

Publicidad

Vanitatis señaló que la infanta estaba visiblemente nerviosa, sin embargo, se comportó como si se tratara de un asunto oficial de la familia real, donde saludaba y sonreía al público y a los medios de comunicación.

Durante seis horas, la esposa de Iñaki Urdangarin estuvo respondiendo las preguntas del juez, que fueron escritas en 120 folios.

La infanta Cristina saliendo del Palacio de Justicia, el 8 de febrero de 2014 en Palma de Mallorca, España. | Foto: Getty Images

Publicidad

SE AMPARÓ EN LA “TEORÍA DEL AMOR”

Las respuestas que otorgó la hermana del rey Felipe VI la desvinculaban por completo de la administración de Aizoon, donde figuraba como socia, y los negocios de su esposo.

Además, dejó claro que tenía plena confianza en él, por lo que había firmado todo lo que le solicitaba sin preguntar.

La infanta Cristina saliendo del Palacio de Justicia, el 8 de febrero de 2014 en Palma de Mallorca, España. | Foto: Getty Images

Publicidad

La abogada de Manos Limpias, Virginia López, y Julio Anguita del Frente Cívico, señalaron que infanta se estaba amparando en la “teoría del amor”.

Según reseñó 20 Minutos, fuentes jurídicas declararon que la hija de don Juan Carlos admitió que, en 2006, su padre solicitó a través del asesor externo de la casa real que Urdangarin abandonara los negocios vinculados a Nóos.

La infanta Cristina saliendo de la sala de audiencias el 11 de enero de 2016 en Palma de Mallorca, España. | Foto: Getty Images

Publicidad

SU SITUACIÓN CON LA FAMILIA REAL

La declaración de la infanta y el haber sido incluida como investigada en el caso, dieron pie a que el emérito presentara su abdicación pocos meses después. También a que su hermano, tras ascender al trono, cortara lazos con ella.

Incluso le revocó el título de duquesa de Palma en 2015, que le había sido otorgado por el rey Juan Carlos I después de que ella contrajera matrimonio con Iñaqui. Para la Casa Real era grave que haya sido enviada a juicio por delitos fiscales.

En 2016 fue sometida a juicio y condenada a pagar una multa económica, pero quedó absuelta. Su esposo fue condenado a pagar 6 años de cárcel, donde ingresó en junio de 2018.

Publicidad

La infanta Cristina y su esposo Iñaki Urdangarin fueron vistos caminando el 25 de diciembre de 2019, en Vitoria-Gasteiz, España. | Foto: Getty Images

HA DEMOSTRADO SU AMOR

Desde aquel 8 de febrero de 2014 han pasado siete años y, a pesar de que en la vida de la infanta Cristina han cambiado muchas cosas, ha demostrado que, a pesar de todo y de encontrarse preso, el amor por su esposo no ha cambiado.

Desde que él ingresó en la cárcel la hija de la reina Sofía lo ha visitado frecuentemente y ella ha recibido el apoyo de su madre, de su hermana, la infanta Elena, y el de la familia de Iñaki.

Publicidad