Sobre AM
Entretenimiento

22 de abril de 2021

Mamá de un bebé que nació sin piernas y con un brazo dice que no abortar fue "la mejor decisión de su vida"

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

La madre nunca dudó de dar a luz a su bebé, aunque los médicos le advirtieron desde el embarazo que el niño venía con una discapacidad congénita.

Rosie Higgs, de 29 años, es madre de tres niños. La mayor tiene 13 años, el del medio 7 y hace 11 meses ella alumbró a su tercer retoño, el pequeño Henry Higgs.

En la semana número 20 de gestación, los doctores le dijeron que era probable que el bebé tuviera el síndrome de banda amniótica.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Esta afección afecta el desarrollo adecuado de las extremidades del niño en el vientre de la madre. Desde entonces, Rosie tuvo que escuchar constantemente cuestionamientos sobre la posibilidad de interrumpir su embarazo.

La asistente de cuidado escolar para necesidades especiales tenía sentimientos encontrados cuando recibió el diagnóstico de su hijo. Sin embargo, nunca dudó que quería dar a luz. 

"Cuando me dijeron que mi bebé solo tendría un brazo y no tendría piernas, sentí mucha preocupación, pero no tenía ninguna duda en mi mente de que lo tendría, sin importar lo que me aconsejaran", dijo.

Cada cuatro semanas, los médicos le hicieron escaneos a Rosie para seguir el proceso de gestación de Henry, y la madre cuenta que era un poco abrumador porque tenían noticias diferentes en cada sesión.

Cargando...

Publicidad

Finalmente, el nuevo miembro de la familia llegó para acompañar a sus hermanos el 13 de mayo de 2020 en Northwick Park Hospital de Londres. Henry tuvo un saludable peso de más de tres kilos.

Rosie estaba un poco abrumada porque no pudo estar con su madre ni con su esposo durante su trabajo de parto debido a las medidas de bioseguridad de cara a la pandemia.

Cargando...

Publicidad

No obstante, en cuanto vio a su bebé se sintió aliviada y enamorada del pequeño. Pronto fueron a casa para que los hermanos mayores pudieran empezar a disfrutar de su nuevo hermanito.

Los niños lo miran con normalidad, juegan con él y lo cuidan como si fuera su propio bebé. Ellos no tienen ningún tipo de problema por la condición de Henry.

La abuela del niño suele tejer su ropa. Además, Rosie y su esposo esperan adecuar la casa a medida que vaya creciendo para que sea más fácil su desplazamiento e interacción con el espacio.

Por ahora, disfrutan un día a la vez de su hijo y están fascinados con los avances que tiene cada día, pues Henry está demostrando que su discapacidad no es en absoluto una limitación para disfrutar de los juegos y las etapas de su infancia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.