NoticiasPersonas

18 de mayo de 2021

Teresa Gimpera: los tres hombres que amó y la muerte del hijo que tuvo que superar

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La actriz española nació en Barcelona, en el seno de una familia de clase media. Sus padres eran maestros.

La madre de Teresa fue quien se encargó de enseñarle cultura general e idiomas. Gimpera llamaba la atención de los hombres por su increíble físico.

La artista se casó con Octavio Sarsanedas, quien trabajaba en el departamento de publicidad de la editorial Seix Barral.

Publicidad

La pareja tuvo tres hijos, Marc, Job y Joan. Con 21 años, Teresa se convirtió en modelo fotográfica sin buscarlo.

Un amigo de su esposo le propuso que posara para unos anuncios de una marca de cerveza y así fue como se dio inicio a su carrera.

Artistas como Oriol Maspons y Leopoldo Pomés, la buscaron para varias campañas publicitarias. Con el tiempo fue apareciendo en anuncios televisivos.

Luego, se fueron presentando diversas propuestas en el mundo de la actuación que le dieron paso a su gran carrera artística.

A pesar de que su vida laboral iba en ascenso, en la amorosa no era lo mismo. Terminó separándose de su esposo.  Su expareja le fue infiel.

Publicidad

Al tiempo, Teresa empezó a reunirse con un grupo de directores de cine, actores, escritores, pintores, arquitectos y  gente creativa, entre los que se encontraba Oriol Regás.

Oriol y Teresa además de ser amantes, fueron socios de una discoteca a la que llamaron Bocaccio. También inauguraron otro local en Madrid, con el mismo nombre.

Teresa se refugió en aquel trabajo para sobrellevar la preocupación de que su hijo Joan fuera drogadicto.

Durante 11 años, Gimpera  luchó con aquella carga. Era una época en donde no existía suficiente información sobre el tema.

Publicidad

Una vez que Teresa rompió su vínculo sentimental con Oriol, encontró al amor junto a Craig Hill, un actor norteamericano.

Publicidad

La pareja se conoció en Roma durante la filmación de una película. Craig y Teresa se casaron en 1990.

Antes de que Gimpera uniera su vida con la de Hill, vivió la peor desgracia que pudo imaginar. Su hijo Joan murió a los 28 años.

El joven fue ingresado a un centro de salud para desintoxicarse de su adicción a las drogas y terminó contagiándose de SIDA.

Afortunadamente, Teresa contó con el apoyo de su esposo para superar esta difícil situación. La pareja formó un matrimonio equilibrado y querido en su entorno de amigos.

Sin embargo, en 2014 la muerte volvió a tocar la puerta de artista. Craig falleció víctima del Alzhéimer. Teresa lo cuidó hasta el último momento.

Publicidad

Actualmente, la estrella española vive en un apartamento situado en Barcelona, perteneciente a una residencia de mayores.

El recinto es como un confortable hotel con equipo médico y enfermeras. Disfruta de la tranquilidad de su vejez en ese lugar.

Uno de sus dos hijos en que le buscó alojamiento en la residencia para ancianos, donde la actriz retirada goza de la independencia elegida por ella misma.

Publicidad