logo
instagram.com/sashaplusvika
Fuente: instagram.com/sashaplusvika

Pareja se esposó por 123 días para salvar su relación: se separaron

Diego Rivera Diaz
21 jun 2021
09:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

En Ucrania, una pareja se hizo viral tras decidir ponerse esposas y pasar las 24 horas del día juntos en un intento por salvar su relación. Ahora, han anunciado su ruptura.

Publicidad

En AmoMama te hemos contado sobre excéntricas parejas en el pasado. En enero, te contamos sobre una pareja que se casó 30 minutos después de haberse conocido, y llevan juntos casi seis décadas.

Hace un mes te contamos sobre la pareja que se encadenó para salvar su relación. Ahora, tras 123 días, Alexandr y Viktoria finalmente han roto sus cadenas.

Publicidad

Los hechos ocurrieron en Kiev, la capital de Ucrania. Alexandr Kudlay y Viktoria Pustovitova inicialmente intentaron batir un récord mundial y, al mismo tiempo, salvar su relación.

Para lograrlo, decidieron ponerse un par de esposas y mantenerse juntos por más de tres meses. Si lograban superar los 90 días, batirían el récord mundial. Pero la verdadera misión era salvar su relación.

Alexandr y Viktoria llevaban años saliendo de forma intermitente. Esperaban que pasar todo este tiempo juntos les permitiese profundizar su relación y llevarla al próximo nivel.

La pareja logró superar los 90 días y batir el récord. Sin embargo, al llegar a los 123 días, tuvieron que romper las cadenas que los unían, literal y metafóricamente. No solo se quitaron las esposas, sino que terminaron su relación.

Publicidad
Publicidad

En el principio, Viktoria rechazó la idea de esposarse junto a Alexandr. Sin embargo, eventualmente decidió participar en el experimento.

Pasaron juntos cada instante de cada día. Tomaban turnos para usar la ducha e ir al baño, dormían juntos, iban de compras juntos, y hasta salían a fumar cigarrillos juntos.

Para Viktoria fue una desagradable experiencia, y espera que otras parejas no intenten seguir sus pasos. Dijo que le hizo mucha falta su espacio personal, y que su novio no le prestaba casi atención cuando estaban esposados.

Por su parte, Alexandr se siente agradecido por la experiencia. Dice que le permitió entender que son personas muy diferentes. Ahora, esperan vender las esposas en una subasta en línea y donar las ganancias a caridad.

Publicidad