logo
facebook.com/brittney.bedwell.5
Fuente: facebook.com/brittney.bedwell.5

Le dijeron que estaría paralizada por siempre y no tendría hijos: caminó embarazada al altar

Mayra Pérez
15 jul 2021
18:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una actitud positiva, mucha fe y fuerza de voluntad son poderosas herramientas que producen milagros. Y esta joven madre de Indiana es el ejemplo vivo de eso.

Publicidad

Mientras caminaba al altar luciendo su embarazo de cuatro meses, Brittney Bedwell no podía dejar de agradecer por ver su sueño hecho realidad.

Hace cuatro años, un terrible accidente la dejó postrada en una cama, y llegó a sentir que nunca ocurriría. La suya es una historia de superación personal y en AmoMama queremos compartirla contigo.

Publicidad

EL ACCIDENTE

Brittney es una joven de 26 años con una hermosa sonrisa y sus ojos llenos de vitalidad. Cuatro años atrás, se divertía con su primogénito en un cuatriciclo cuando ambos sufrieron un aparatoso accidente.

Te puede interesar: Bebé sale volando en terrible accidente y la hallan arropada, “sin un solo rasguño y riéndose”

El bebé no tuvo daño alguno, afortunadamente, pero la suerte de la madre fue muy distinta. Fue hospitalizada con heridas muy graves y una parálisis total en sus piernas. Debió ser sometida a varias cirugías, y se complicó con una infección.

Publicidad

“Un médico me dijo que nunca volvería a caminar, y no quería creer eso; lo hice por un tiempo y tuve depresión y ansiedad”, dijo Brittney, según recoge WhisTV.

“Pero una vez que logré superar eso, me desperté un día y comencé a sentir algo en mis piernas y supe que no había terminado”, recordó la joven madre.

A partir de ese momento, la joven entendió que su lucha apenas comenzaba. Trabajó duro en fisioterapia por su recuperación, pero recibió otra mala noticia: no podría tener más hijos.

Publicidad

CUMPLIENDO SUEÑOS

Estando aún en el hospital y dando sus primeros pasos, Glen, su novio, le propuso matrimonio. Eso le dio un impulso extra a Brittney, quien vio a sus hermanas caminar al altar y soñaba con vivir la misma escena.

Lee también: Mujer fallece en un accidente con la misma moto con la que murió su hijo un mes antes

El día de su boda, Brittney caminó del brazo de su padre hacia el altar, luciendo con orgullo su pequeña barriga de cuatro meses de embarazo. Iba con la ayuda de con un andador y rodeada de familiares y amigos.

Todos la miraban con orgullo; fueron testigos del esfuerzo mental y físico que hizo por salir de esa cama. Y aunque el camino que le queda por delante para su total recuperación es largo, no hay duda de que lo logrará.

Publicidad