Sobre AM

"Perdí a mi hijo y no quería contarlo a mi familia": vestida de enfermera quiso robar un bebé

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Una joven brasileña se disfrazó de enfermera para intentar robar un bebé recién nacido en la maternidad de un hospital. Fue detenida cuando trataba de salir del hospital con el niño en brazos.

Talita Meireles tiene 23 años, y fue detenida a la salida de un hospital de Curitiba, Brasil. Llevaba un niño ajeno en brazos.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

El personal del Hospital del Trabajador de Curitiba la detuvo a la salida. Y allí fue cuando detectaron lo que había ocurrido: Talita no era ni madre del bebé ni empleada de la institución.

"No sé realmente qué me pasó por la cabeza que se me dio por entrar al hospital", declaró llorando la mujer ante la policía. "Entré, y empecé a mirar a los bebés".

En el video se la ve llorar desconsolada, y narrarle toda su confusa historia a un policía que hace preguntas. Explicó que obtuvo el uniforme de enfermera con el que se disfrazó por casualidad.

Cargando...

Publicidad

"Había una ropa tirada arriba de un armario, la tomé y me la puse", contó. "Me fui a mirar a los niños. Quería llevarme un bebé en brazos".

Las cámaras de seguridad del hospital captan el momento en que Talita sale con un bebé envuelto en mantas por un pasillo de la institución. Su disfraz le permitió no llamar la atención adentro del edificio.

Sin embargo, para poder abandonar el lugar con el niño, Talita hubiera necesitado tener una pulsera de identificación. Obviamente, no contaba con una. Así es como se descubrió que estaba intentando robarse un bebé.

Según lo que contó, hizo todo lo que hizo en un estado de gran confusión mental. "No sé qué pasó", insiste. Explicó, además, que venía de atravesar una muy difícil situación:

Cargando...

Publicidad

"Perdí un hijo y no le dije a nadie que había perdido a mi hijo", relata, muy angustiada. "Estaba todo el mundo esperando ese niño que perdí y no quise contarle a nadie".

Cargando...

Publicidad

Ella había dicho, en un primer momento, que el bebé era para una vecina que quería comprarlo. Pero luego negó esa historia, y dijo que la había inventado en el momento porque estaba nerviosa.

Su marido confirmó que, efectivamente, Talita había quedado embarazada en enero, y que no sabía que había sufrido un aborto espontáneo. El abogado defensor afirmó que la joven sufre de depresión puerperal, y que pedirá que sea internada en una clínica.

Quédate en AmoMama y suscríbete para estar siempre al tanto de toda la actualidad mundial y las mejores historias.

Cargando...
Cargando...

Publicidad