NoticiasPersonas

20 de agosto de 2021

Presencié un incidente horrible: una chica de 18 años dejó a su bebé recién nacido en el hospital - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Cuando vi a la niña salir corriendo del hospital justo después de dar a luz a un bebé, supe que algo estaba pasando. Luego, el médico se acercó a mí y me dijo: "Hay algo de lo que me gustaría hablar contigo".

Aquellas mujeres que ya tuvieron un bebé conocen la agonía y el dolor de las últimas semanas que nos deja el embarazo. En este punto, nos morimos de ganas de conocer a nuestros bebés y detener el dolor y la ansiedad.

Mi tercer embarazo no fue diferente. De hecho, el parto fue más largo de lo planeado: el bebé “decidió” quedarse una semana más de lo debido.

Bebé en hospital. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Soy madre de 3 hijos y dos de ellos son gemelos. Siempre soñé con tener gemelos, pero las probabilidades eran bajas. Se dice que es necesario tener gemelos en la familia de la madre o del padre para aumentar las posibilidades.

Pero de alguna manera, la vida nos dio a Sebastián y Samuel, así que nunca se sabe. Y debido a que la vida nos sorprendió de esta manera, mi esposo Miguel y yo bromeamos sobre tener gemelos. "¿De nuevo?", le pregunté a mi marido.

"¿Por qué no? Tal vez sea así, tal vez no, quién sabe... Mira lo que pasó con Sebastián y Samuel". Miguel no es religioso, pero sí bastante espiritual. Yo también.

Publicidad

“Sería asombroso si el universo nos diera un niño y una niña esta vez... No hay nada de malo en desear, ¿verdad? Quizás podamos manifestar eso".

Los signos físicos apuntaban a un embarazo regular y único. La ecografía mostró solo un bebé, pero mi intuición me decía que "esperara una sorpresa".

Cuando finalmente rompí aguas en medio de la noche, mi esposo me llevó al hospital lo más rápido que pudo. Cuando llegamos allí, vi a una joven que también estaba a punto de dar a luz. Nos quedamos en la misma sala y su trabajo de parto comenzó antes que el mío.

Antes de que las enfermeras la llevaran al quirófano, noté que algo andaba mal con ella. No sé si estaba nerviosa o si era el dolor, pero sentí algo más allá de eso.

Publicidad

Cuando fue mi turno, el parto transcurrió sin problemas y todo salió bien. Tuvimos otro niño hermoso y cariñoso. Lo llamamos Santiago. ¡Mi esposo y yo estábamos tan felices!

Mujer embarazada. | Foto: Pexel

Publicidad

Tomé un descanso después del parto y cuando me paré para salir a caminar, vi a la misma chica de antes saliendo del hospital a toda prisa. No entendía por qué, pero no era asunto mío.

Cuando regresé a mi habitación, el médico vino a verme. “Hola, Sara, ¡felicitaciones por tu bebé! Me alegro de que todo haya ido bien".

"¡Gracias!" Conocí a la Dra. Fernández hace muchos años. Estuvo conmigo durante mis otros embarazos. Se sentó en el borde de mi cama y dijo: "Hay algo más de lo que me gustaría hablar contigo".

Inmediatamente me senté en la cama. "¿Está todo bien con mi bebé?".

Publicidad

“No te preocupes, Sara. Tu bebé está perfectamente bien y sano. Vine aquí para hablar sobre el bebé de otra persona", dijo el médico.

"Ok… Adelante”, le dije mientras levantaba las cejas.

El doctor me contó que tuvieron un incidente en la mañana. Una joven de 18 años firmó un rechazo y abandonó el hospital de inmediato. Tuvo algunos problemas graves al dar a luz, pero ya no quería quedarse aquí.

"¿Era ella la chica que acaba de salir del hospital?".

"Si, exacto. El bebé está completamente sano, así que... pensé en ustedes dos". Continuó mientras nos miraba: "Te conozco a ti y a Miguel bastante bien y siempre me compartiste tu deseo de tener una niña".

Publicidad

"Sé que es mucho pedir en este momento, pero ¿te gustaría adoptarla? Hay todo un proceso detrás de la adopción, como ya sabrá, pero el hospital firmará todos los papeles y puede que tardes un poco en llevártela”.

“También escribiré una carta de recomendación... Pero sé que eres una gran madre y al menos debería intentar sugerirlo".

Me quedé impactada. No sabía qué decir, pero mi corazón ya tenía una respuesta. Miré a mi esposo y me dijo: "¿Podemos ver a la bebé?".

"Por supuesto", dijo la Dra. Fuimos a la sala de maternidad y allí estaba ella. Cuando la vi, me enamoré de inmediato. Sabía la respuesta. Me volví hacia mi esposo y él solo asintió con la cabeza. Sintió lo mismo. Con los ojos llenos de lágrimas y le pregunté: "¿Dónde firmamos?".

Publicidad

Recién nacido. | Foto: Pexel.

Pasaron unos meses y Stephanie, ya la nombré porque sabía que vendría con nosotros, todavía estaba en cuidado de crianza. Soñé con tenerla con nosotros todos los días y nunca podría olvidar esa hermosa cara.

Publicidad

Recé y pedí al universo todos los días que nos trajera a Stephanie. Sabía que estaba destinada a ser su madre, incluso si tardara años en llegar. No me importaba, esperaría todo el tiempo que fuera necesario.

Pasaron 10 meses y recibí una llamada. "¿Sí?". "Es la Sra. Rodríguez del centro de adopción en Chicago. Hemos recibido su solicitud y carta de remisión de la Dra. Fernández".

Mi corazón estaba latiendo. "Me gustaría concertar una reunión con usted y su esposo. Pero para su información, hay otras familias interesadas en la misma niña que seleccionó".

Eso no me preocupó. Sabía que Stephanie era mi hija. Después de algunas reuniones, procesos de colocación y sesiones de la corte, finalmente recibimos la noticia: ¡Stephanie vendría a nuestra familia!

Publicidad

¡El día que llegó a casa fue uno de los más felices de mi vida! Estoy muy agradecida por eso. Amo a esta niña como si fuera mi hija biológica. De hecho, consideramos a Stephanie y Santiago nuestros gemelos también.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La familia no siempre es sangre: Sara tuvo la intuición de que debería solicitar la adopción y luchar por la bebé.

Siempre debemos escuchar nuestra intuición: Sara está sintonizada con la suya y la siguió.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Publicidad