El padre de Macaulay Culkin que arruinó su carrera y ya no lo considera su hijo

Vanessa Guzmán
31 ago 2021
20:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Miles de líneas le han dedicado los medios de comunicación a la turbulenta historia familiar de la estrella infantil de Hollywood.

Publicidad

El padre de Macaulay Culkin, Kit Culkin pasó de ser un actor frustrado a convertirse en el representante artístico de su hijo. Pero sus acciones y la forma en la que quiso calar en la industria frenaron el ascenso del talentoso histrión.

Tras intentar convertir a dos de sus retoños en actores, fue el protagonista de ‘Ricky Ricón’ el que logró el sueño de su progenitor. Su talento lo impulsó rápidamente y fue obteniendo importantes papeles en películas infantiles.

11 de diciembre de 1990. Macaulay Culkin en París con su madre, Patricia Bretnup, su padre, Christopher Kit Culkin y su hermano Kieran. | Foto: Getty Images.

Publicidad

PRESIÓN PATERNA

Kit presionaba a Macaulay en muchos sentidos y también lo obligaba a hacer muchas cosas en contra de su voluntad. Aunque era un niño millonario con una enorme mansión, lo obligaba a dormir en el sofá. Le argumentaba que era para que no se le subiera la fama a la cabeza.

El hombre, que fue nombrado en 1993 por la revista Premiere como una de las 50 personas más poderosas de Hollywood, consiguió grandes oportunidades para su hijo.

Sin embargo, su sed de poder puso en picada la popularidad de la estrella, quien hace décadas dejó de recibir ofertas. 

Publicidad

Debido a las malas decisiones de su progenitor, Macaulay decidió emanciparse de sus padres. Nombró a su contador como tutor jurídico y nunca más le habló a su papá.

EXTORSIÓN

Tras el éxito de ‘Mi pobre angelito’ el padre y representante de Culkin extorsionó a los productores de ‘El buen hijo’, un thriller psicológico.

Resulta que Kit quería demostrar que su hijo hacía mucho más que comedia y pidió el papel protagónico para él. Ante la negativa de la producción, pues ya tenían seleccionado el casting, el papá de la estrella infantil manipuló a los hacedores de la película.

Publicidad

El progenitor de Macaulay pensó que encarnar al niño psicópata quedaría bien en el registro dramático de su hijo, quien demostraría versatilidad en la actuación.

Por eso les dijo a los productores, quienes pertenecían a la misma empresa que rodó ‘Mi pobre angelito’, que si no le daban el papel a su hijo, él no participaría en la segunda parte del clásico infantil. Además, dijo que también tendrían que darle un papel a la hermana del niño.

El estudio prefirió aceptar su chantaje y arrodillarse ante Kit Culkin. No estaban dispuestos a dejar de producir ‘Mi pobre angelito 2’.

Macaulay rodó 'El buen hijo' y fue un fracaso en taquilla. Luego se estrenó la segunda parte de ‘Mi pobre angelito’ que recaudó más de 5 millones de dólares. De esa forma el niño actor demostró su talento.

Publicidad

UNA VEZ MÁS

Nuevamente Kit se enfrentó contra todo Hollywood. El representante artístico se valió de chantajes para que Macaulay actuara en 'Cascanueces' y así pudiera lucir su formación como bailarín de ballet.

Publicidad

Arnon Milchan, productor, denunció ante el The New York Times que el señor Culkin llevaba meses chantajeándolo y acosándolo.

Resulta que el estudio decidió insertar una narración a cargo del actor Kevin Kline para clarificar la trama que los espectadores infantiles habían definido como “confusa”.

Fue entonces cuando Kit amenazó con retirar el nombre de Macaulay de la película y prohibirle participar en su promoción si no eliminaban esa voz en off.

Otra vez cedieron a su petición. Y no solo eso, sino que tuvieron que cumplir con una lista de exigencias como cambios en los efectos de sonido o el orden de aparición de los créditos.

Publicidad

EL OCASO DEL ACTOR

El rodaje navideño fracasó. No recaudó lo esperado. Después de llegar a las salas de cine, el ocaso de la carrera del actor comenzó a percibirse.

Debido a la forma en la que Kit manejaba la carrera de su hijo, muchos en Hollywood comenzaron a desear que tuviera un tropiezo.

“Lo necesitamos mientras esté en la cima, pero en cuanto empiece a caer disfrutaremos empujándolo cuesta abajo”, dijo un productor anónimo en una entrevista y recordó El País.

Publicidad

1994 fue el último año de su carrera. Su actuación de despedida fue en ‘Me las vas a pagar, papá’ por la que cobró más de 8 millones de dólares.

Su fortuna nunca lo hizo feliz. Decía que lo alejaba del mundo real. Y en medio de la pelea por la custodia de sus hijos en el proceso de separación de Kit Culkin y Patricia Brentrup, el joven estrella logró que un juez les prohibiera a sus progenitores tener acceso a su dinero.

El protagonista de ‘Mi pobre angelito’ anunció su retiro y se dedicó a vivir de sus ahorros y disfrutar de sus gustos y pasatiempos favoritos. Ante ese escenario, su padre desistió de pelear por sus custodia para gozar de su riqueza.

Publicidad

Macaulay definió en una oportunidad a Kit como un hombre abusivo que lo explotó y abusó de él emocionalmente. Mientras le suplicaba un descanso, seguía firmando contratos.

Sin duda, la relación con su progenitor no fue la mejor. Durante años, la estrella de cine se sintió usado por el hombre que le dio la vida. Por eso en el presente no tienen ningún tipo de relación, más que el ADN que corre por sus venas. 

Publicidad