Sobre AM
Entretenimiento

19 de septiembre de 2021

Me enteré de que no era la mamá biológica de mis 3 hijos y no podía creerlo - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Mi marido infiel trató de convencer a todos de que mis hijos no eran míos, y las pruebas de ADN demostraron sus palabras. Pero más tarde descubrí la verdad y nunca pude haberla predicho.

Descubrí que mi esposo, Pablo, estaba teniendo una aventura con nuestra vecina. Cuando lo confronté, lo admitió y solicitó el divorcio. Pero le dije que iba a cobrárselas con la manutención infantil.

"¡No voy a pagar porque obtendré la custodia total de esos niños!", él gritó. Me reí, pero él sonrió con aire de suficiencia, como si supiera algo que yo no. Comenzamos nuestros procedimientos judiciales y mi esposo comenzó a mentir.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

“Mi esposa viajaba todo el tiempo durante sus embarazos y regresaba con un bebé. Creo que me engañó y usó una madre sustituta ilegal para tener a mis bebés. Pero no le pertenecen a ella”, le dijo al juez.

Cargando...

Publicidad

No podía creer que dijera algo tan loco. Di a luz a mis tres hijos, pero él no estaba porque siempre bebía con sus amigos. Nunca me vio parir.

"¡Hagamos una prueba de ADN y demostrará que esos niños son míos, pero no de ella!", Pablo exclamó de nuevo. El juez no le creyó, pero ordenó las pruebas de todos modos. Para sorpresa de todos, tenía razón.

Mis tres hijos, a quienes gesté durante nueve meses, no compartían mi ADN. "Esto es imposible", murmuré durante nuestra reunión con los abogados y el juez.

Cargando...

Publicidad

"¿Ve? No puede quedarse con esos hijos porque son míos y probablemente hizo algo ilegal para evitar ser madre. Es una criminal, señor juez. No puede dejarla quedarse con la custodia", agregó Pablo.

Cargando...

Publicidad

Mi abogado protestó y afirmó que, a pesar de los resultados del ADN, yo seguía siendo su madre legal. Pero después de considerar la evidencia, el juez falló a favor de mi esposo.

"Lo siento, Sra. Gutiérrez. Pero hasta que llevemos a cabo una investigación formal sobre esto, los niños se quedarán con su padre”, declaró el juez.

"No, esto no me puede estar pasando a mí", le grité a mi abogado, el Sr. Afiuni.

“Esto no ha terminado, Amanda. Pero tienes que decirme la verdad. ¿Hiciste algo ilegal? ¿Usaste un vientre de alquiler y le mentiste a tu esposo? En este momento, el juez le cree a él porque el ADN le dio la razón”, dijo el abogado.

Cargando...

Publicidad

"¡Sí! Juro que esos bebés son míos. Yo los gesté. Pasé 15 horas de parto con mi primer hijo, Luca. Manuel y Francisco tardaron alrededor de 10 horas cada uno, ¡pero los tres son míos!", declaré con vehemencia.

Cargando...

Publicidad

Unos días después, el Sr. Afiuni me llamó y me pidió que me hiciera algunas pruebas. “Escucha, uno de mis amigos es médico y me contó un caso similar al tuyo. Es raro, y no quiero hacerte ilusiones. Pero, ¿has escuchado el término quimera?”

"No, ¿qué es eso?", le pregunté.

“Mi amigo me explicó que es una condición en la que un ser vivo tiene dos conjuntos de ADN. En los humanos, eso solo puede suceder cuando un gemelo absorbe al otro", explicó el abogado.

"¡DIOS MÍO! ¿Pero no lo habrían detectado los médicos cuando mi madre estaba embarazada de mí?", exclamé, incrédula.

Cargando...

Publicidad

"No sé. Yo no soy el experto, pero vamos a ver a algunos especialistas y descubrir si esto fue lo que te pasó", aseguró el Sr. Afiuni.

Cargando...

Publicidad

Fuimos a ver a varias personas, incluido el especialista en ADN, el Dr. Humberto Hoffman, quien confirmó mi condición. Absorbí a mi gemelo tan temprano mientras mi madre estaba embarazada, que su médico no se habría dado cuenta de que estaba esperando gemelos inicialmente.

Señor juez, el ADN del cabello y la piel de la Sra. Gutiérrez no coincide con el de sus tres hijos, pero un especialista recolectó ADN de su región cervical, que sí coincidió", dijo el Sr. Afiuni.

"¡Están mintiendo! ¡Eso no es posible!" gritó Pablo.

Cargando...

Publicidad

“Afortunadamente, tengo pruebas de revistas médicas antiguas de que esto ha sucedido anteriormente a otras mujeres. No es común, pero mi cliente lleva tanto su ADN como el de su gemelo. Sus hijos heredaron un conjunto de su ADN que se puede encontrar en otras partes de su cuerpo”, explicó el abogado

Cargando...

Publicidad

Después de revisar los registros, el juez falló a mi favor. Me concedió el divorcio y mi exmarido tuvo que pagar una enorme cantidad de manutención y restitución por el dolor que me causó con sus mentiras.

Pablo nunca me contó qué le hizo creer que podría ganarme en el juicio. ¿Sabía él sobre mi quimera? Pero ¿cómo? Si ni yo estaba al tanto. Lo importante, es que ese vil hombre no se salió con la suya.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La verdad siempre sale a la luz, pues las mentiras tienen patas cortas. Pablo lo sabe muy bien.
  • Mantente informado. Si bien Amanda no sabía nada sobre la quimera, informarse le permitió recuperar la custodia de sus hijos.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.