Sobre AM
Entretenimiento

16 de septiembre de 2021

Mi bebé lloraba todo el día sin parar, luego encontré una tuerca en su pañal - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Mi hijo pequeño lloraba todo el día, sin importar lo que yo hiciera. Ya quería llevarlo al hospital, pero luego miré en su pañal y me sorprendí.

Vivir con la familia nunca es fácil, algo que mi esposo Roger y yo descubrimos cuando nos mudamos con sus padres poco después del nacimiento de nuestro hijo Kevin.

Seré honesta, no quería mudarme con mis suegros, pero el dinero escaseaba, y con el bebé, ya no podíamos quedarnos en ese pequeño estudio. Al principio, Kevin era pequeño y estaba bien, pero tan pronto como empezó a gatear, empezaron los problemas.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Mi suegro, Gustavo, es un piloto de la Marina retirado y su único entretenimiento es construir modelos de aviones. Gustavo fue una vez un hombre muy activo, pero una lesión de guerra lo ha dejado con problemas de espalda.

Puede moverse, pero tiene dolores fuertes. A diferencia de muchas otras personas, Gustavo siempre se ha negado a tomar esos analgésicos que recetan los médicos. Se distrae construyendo modelos de aviones.

El problema es que se había apoderado de una parte de la sala familiar. Es un área grande, así que estaba bien, pero lo que no estaba bien es que a menudo me encontraba recogiendo pequeñas piezas de sus modelos del suelo.

Cargando...

Publicidad

Gustavo creaba los aviones a mano con láminas de metal o madera de balsa. Los aviones son preciosos y mi suegro los cuelga del techo por toda la casa.

Cargando...

Publicidad

Como le expliqué, todo estaba bien hasta que Kevin empezó a gatear. Una mañana, encontré unas pequeñas virutas de metal en el piso y le pedí a mi esposo que hablara con su padre sobre la seguridad del bebé.

Roger estaba un poco indeciso, no creía que Gustavo reaccionaría bien y tenía razón. "¿QUÉ?", gritó el hombre desde la cocina donde estaba alimentando a Kevin, mientras Elena, mi suegra, preparaba la cena.

"¿Qué quieres decir? ¿Debo tener más cuidado? ¡Soy muy cuidadoso!", gritó Gustavo. Roger debió haber dado una respuesta que no pudimos escuchar porque Gustavo rugió: "¡Esta es mi casa y haré lo que quiera!".

Cargando...

Publicidad

Caminé hacia la puerta y escuché. "Papá", dijo Roger con calma, "lo sé, solo te pedimos que tengas un poco más de cuidado. Kevin está empezando a gatear por toda la casa..."

"¿Crees que haría algo para dañar a mi nieto?", Gustavo preguntó enojado: "Nunca, pero no me dictarás en mi propia casa, ¡especialmente después de que te acogí!"

Elena decidió intervenir y entró en el salón. "Gustavo", dijo con su voz suave, "Cariño, podrías tener ese taller que siempre quisiste. Tenemos mucho espacio atrás..."

Cargando...

Publicidad

“¿Tú también, Elena?", Gustavo rugió, "¿me quieres fuera de la casa? ¡Olvídalo!" Nos dio la espalda a todos y se fue a su habitación. Elena, Roger y yo nos miramos.

Elena suspiró y negó con la cabeza. "Tiene tanto dolor todo el tiempo, ya sabes. Simplemente lo pone de mal humor, pero se recuperará, Ana", me dijo, "hablaré con él esta noche".

Pero Gustavo insistió en que la sala de estar era donde él trabajaba, siempre había trabajado y siempre iba a trabajar. Desde entonces, siempre estuve más alerta con Kevin y lo miré como un halcón.

Unas semanas después del gran revuelo con Gustavo, Kevin, que suele ser un bebé tan bueno, empezó a llorar constantemente. Lo llevé al médico, pero no encontró nada malo. El médico me dijo que Kevin parecía tener cólicos y le recetó algunos medicamentos.

Cargando...

Publicidad

Le di a Kevin la medicación, pero seguía llorando día y noche. Después de una noche de insomnio caminando por el piso con mi hijo llorando, estaba al borde de mi cuerda. Hacia el amanecer, Kevin finalmente se durmió.

Cargando...

Publicidad

Cuando le cambié el pañal a la mañana siguiente, me esperaba una sorpresa. En medio de su popó estaba incrustado un disco redondo, que parecía ser una pieza de uno de los modelos de aeroplanos de Gustavo.

Terminé de ponerle el pañal limpio a Kevin, saqué el pedazo de plástico y entré en la cocina donde Gustavo y Roger estaban desayunando.

"¡Miren!", grité enojada, agitando el disco frente a la cara de Gustavo, "¡miren lo que se tragó Kevin, hombre testarudo! ¡Por eso seguía llorando! Si hubiera sido de metal, lo habría lastimado quizás irremediablemente".

Cargando...

Publicidad

Gustavo tenía la boca abierta y el color desapareció de su rostro. "Ana", dijo en voz baja, "lo siento mucho... normalmente soy tan cuidadoso..."

"Eso no es suficiente, Gustavo. Se trata de la seguridad de tu nieto, y si las cosas no cambian, nos vamos", le dije.

Gustavo pareció sorprendido. "Por favor", dijo, "Por favor, no hagan eso. Sé que he sido desconsiderado y egoísta, denme la oportunidad de compensarles".

Cargando...

Publicidad

Al día siguiente, Gustavo retiró todos los equipos y herramientas de la sala de estar y, al final de la semana, había contratado a un hombre para que lo ayudara a construir un taller en el patio trasero, como había sugerido Elena.

La mayor sorpresa de todas llegó en el segundo cumpleaños de Kevin, cuando Gustavo le presentó con orgullo un magnífico modelo de avión rojo brillante que giraba sobre un eje como si realmente estuviera volando.

El avión estaba esculpido cuidadosamente en un polímero suave y seguro para niños. Kevin estaba encantado, por supuesto. Eso inició su pasión por los aviones, y cuando tenía cinco años, siempre estaba fuera a ver a su abuelo hacer aviones.

Cargando...

Publicidad

Mi suegro adora a Kevin y me ha dicho con orgullo que es el niño más inteligente y hermoso que jamás haya nacido y que está seguro de que algún día será un piloto brillante.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La seguridad de un niño es lo más importante. La terquedad de Gustavo terminó poniendo en riesgo la salud de su nieto.
  • Admitir que estás equivocado es el primer paso para corregir un error. Gustavo se dio cuenta de que estaba siendo egoísta e hizo todo lo posible para enmendarlo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Cargando...

Publicidad

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad