Sobre AM
NoticiasNoticias mundiales

26 de septiembre de 2021

Yegua no puede dejar de "besar" la pancita de su dueña embarazada en emotivo video

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Esta yegua demostró que está muy entusiasmada por conocer a su nuevo "hermanito" humano. En un video encantador, se la pudo ver besando la panza de su dueña embarazada.

A principios de septiembre, Megan Vaughan compartió un hermoso video junto a su yegua. La amiga animal de esta embarazada se mostró muy feliz con la pancita de su humana.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Esta belleza marrón se llama Angel, y tiene una conexión muy fuerte con la tripita de su dueña. "Cada vez que estoy con mi yegua, tiene que ver cómo va la panza", comentó Megan en su cuenta de YouTube.

UNA DOULA EQUINA

En una publicación en Twitter, la dueña de Angel compartió el video, pero con una cómica pregunta: "¿Será muy raro tener una yegua de doula? Pregunto para una amiga".

Vaughan está convencida de que el animal será una gran compañía para su bebé. "¡Va a ser una hermana mayor genial!", dijo. En los comentarios de YouTube, informó que la equina tiene 12 años.

Cargando...

Publicidad

Alguien expresó que quería saber cómo reaccionaría Angel cuando naciera el bebé. También comentaron que seguramente la yegua podría sentir los latidos del bebé.

"No veo la hora de que conozca a su nuevo jinete", expresó Megan. "Ella empezó a fijarse en la pancita desde antes de que comenzara a notarse. Sabe que algo pasa".

Cargando...

Publicidad

DIFERENTES REACCIONES

Otro internauta le preguntó a la orgullosa dueña si la yegua también reacciona así cuando están afuera en el campo. "¡Sí! Prácticamente siempre que estoy cerca", respondió Megan.

"¡Qué belleza! Sentidos equinos", expresó una usuaria. Muchas otras personas compartieron su admiración y enternecimiento con esta bella escena.

Cargando...

Publicidad

La dueña de la yegua compartió también otro video. En él, muestra la reacción de su perro, Cash, que no parece para nada tan entusiasmado como Angel con la panza de embarazo.

El perro no pareció interesarse para nada en el asunto. "¿No te gusta?", pregunta Megan, y el can no parece darse mucho por aludido. "Bueno, vaya hermano mayor que serás", se resigna la embarazada, finalmente.

¿Ha habido en tu familia un embarazo con mascotas? ¿Cómo han reaccionado los animalitos a los cambios? ¡Cuéntanos tus anécdotas y experiencias en la sección de comentarios!

Cargando...
Cargando...

Publicidad