Sobre AM
Entretenimiento

05 de octubre de 2021

Mujer sin hogar encuentra $1 millón en la basura, lo devuelve y el ingrato dueño la echa - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Una mujer sin hogar fue humillada y expulsada por un empresario arrogante después de que ella le devolviera su millón de dólares. Varios años después, le llegó el karma.

Edith era una mujer sin hogar de 50 años que trabajaba en un refugio de animales para mantenerse. Vivía bajo un puente o en la calle. Su última morada la estableció en un callejón donde nadie la molestaba mientras dormía, a diferencia de otros lugares.

Hubo un tiempo en que Edith solía ser pastelera y tenía una familia encantadora que la cuidaba. Pero después de que un incendio envolviera su casa, lo perdió todo: su esposo, su hija y su hogar.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Tras el trágico incidente, permaneció traumatizada durante mucho tiempo. Se quedó en la casa de sus padres algunos años, pero cuando se fueron a su morada celestial, la soledad la invadió.

Edith todavía era joven en ese momento y no tenía trabajo, por lo que se las arregló con el dinero que sus padres le habían dejado durante unos días. Pero después comenzó a endeudarse y también perdió la casa de sus papás.

Afortunadamente, el vecino de Edith habló con una amiga y le encontró un trabajo en el refugio de animales donde él laboraba desde hace una década.  

Edith no tenía muchas responsabilidades en el refugio, lo cual era bueno porque a medida que envejecía, comenzó a quejarse de dolor en las rodillas. La mujer solo tenía que limpiar el refugio todos los días y asegurarse de que las bolsas de basura se desecharan a tiempo.

Cargando...

Publicidad

Un día, cuando fue a tirar las bolsas de plástico, notó que los contenedores ya estaban desbordados. Algunos paquetes estaban por fuera de los cubos de basura.

Comenzó a recoger las bolsas una por una y a meterlas en el bote. De pronto una de ellas se rompió y cayó al suelo un billete de un dólar. Ella estaba confundida, abrió la bolsa y descubrió que contenía varios fajos de dólares.

Edith no podía creer lo que veía. Por un breve momento, se imaginó lo diferente que sería su vida si tuviera todos esos dólares. Podría recibir tratamiento para su rodilla en un buen hospital, construir una casa y, lo más importante, vivir una vida feliz.

Cargando...

Publicidad

Estaba perdida en sus pensamientos cuando de repente escuchó el claxon de un coche detrás de ella. “Hola, anciana, por favor salga del camino”, gritó el conductor. "¡Estás bloqueando el camino!".

Cargando...

Publicidad

Volviendo a la realidad, rápidamente agarró la bolsa y regresó al refugio, donde se la entregó a su jefe, Bill. "Oh, Dios mío, ¿dónde encontraste esto?", le preguntó su superior sorprendido.

“La dejaron cerca de los contenedores. No lo conté, pero eso es mucho dinero. El dueño debe estar preocupado. ¿Cómo lo encontraremos?, preguntó Edith.

¡Es un millón de dólares, Edith! Y no tenemos que buscarlo. Pasó por aquí hace unas horas y dejó su tarjeta de presentación. Su ama de llaves aparentemente se había deshecho de la bolsa equivocada aquí y se había ido".

"Bueno, entonces es un alivio", dijo Edith. "De todos modos, mi trabajo está hecho, así que me iré".

Cargando...

Publicidad

No, espera, Edith. Necesito un favor de ti, dijo Adam. “¿Puedes ir a su casa y entregárselo? Estaba bastante tenso y dijo que era urgente. Incluso dejó dinero para el pasaje para que yo no tuviera que pagarlo”.

“De todos modos, vive a solo dos calles de distancia. Puedes caminar fácilmente hasta allí, y así conocer al millonario. Tengo algo importante que hacer, así que, ¿puedes hacerlo?”.

La mujer aceptó y salió del refugio animal con la bolsa. La casa era enorme, con un hermoso y gran jardín al frente. Edith miró a su alrededor y se dio cuenta de que podía perderse fácilmente allí. De hecho, le tomó un tiempo llegar a la puerta y tocar el timbre.

Cargando...

Publicidad

Cuando se abrió la puerta, una anciana la saludó. “¿Está aquí el señor Granier? Estoy aquí para devolverle su dinero”, dijo Edith.

Cargando...

Publicidad

“Oh Dios, ¿finalmente lo encontraron? Te estoy muy agradecido. Gracias'', dijo la mujer mientras tomaba las manos de Edith entre las suyas. "¿Quién está ahí, cariño?", preguntó el millonario mientras salía.

Llevaba un traje y unas gafas redondas. “¡Cariño, esta mujer encontró el dinero! ¡Deberíamos agradecerle!”, comentó la Sra. Granier.

Edith le dedicó al señor Granier una cálida sonrisa. "Señor Granier, aquí tienes su dinero. Lo descubrí...” empezó a decir, pero adinerado hombre la interrumpió. “Sí, sí, está bien. Déjalo en las escaleras y vete. ¿Y por qué te tomas de la mano de ella, Linda?”.

Edith lo miró perpleja. "¿Qué? No puedo tocarlo porque tus manos y la bolsa están sucias. Así que déjalo ahí. Uno de nuestros ayudantes lo tomará", la antigua repostera dejó las bolsas en silencio y se preparó para irse.

Cargando...

Publicidad

Sin embargo, la Sra. Granier la detuvo. "¿Por qué no vienes a tomar el té? Viniste hasta nuestra casa solo para devolver el dinero”.

En ese momento el millonario clavó su mirada en su esposa. "No tienes que ser tan considerada con ella. Toma, toma esto y vete". El Sr. Granier arrojó $ 100 al suelo. “Creo que es suficiente para ella. Mírala; incluso si solo le dieras $ 10, eso sería suficiente”.

Los ojos de Edith se llenaron de lágrimas, pero no dijo nada. Cogió el dinero, le dio las gracias a la señora Granier y se marchó. Al día siguiente, Bill le ofreció un trabajo de tiempo completo en el refugio.

Cargando...

Publicidad

Estaba bastante impresionado con la honestidad de Edith y la forma en que ella nunca había rechazado nada de lo que él había pedido. Pronto, con el dinero que ganó Edith, pudo alquilar un pequeño apartamento.

La familia de Bill venía a verla con frecuencia y, finalmente, sus hijos se volvieron muy cercanos a Edith. Un día, cuando todos se reunieron para cenar, Edith les horneó muffins. Bill estaba tan impresionado con las magdalenas que sugirió a Edith que iniciara su propio negocio de pastelería.

“Te conozco desde hace mucho tiempo, Edith. Han pasado diez años desde que trabajaste para mí. ¿Por qué no inicias tu negocio? ¡Eres tan buena horneando!".

Cargando...

Publicidad

"Bill, soy demasiado mayor para eso", dijo Edith. "Además, ¿quién lo cuidará?".

"Yo te ayudaré. De todos modos, hay algunas personas en el refugio que están dispuestas a ayudarme. Entonces, ¿por qué no lo considera? No te preocupes, yo también te ayudaré económicamente".

Después de pensarlo, Edith decidió comenzar su propio negocio. Sorprendentemente, fue un gran éxito y su situación financiera mejoró en dos años. Pronto, pasó a ser propietaria de tres puntos de venta en la ciudad y se hizo muy famosa.

Un día, Edith recibió un contrato enorme para preparar postres para la fiesta de un empresario. Pero cuando fue al lugar con la orden, resultó ser la casa del Sr. Granier. Detuvo a todos sus empleados en la puerta principal y se dirigió directamente al millonario.

Cargando...

Publicidad

"Espero que se acuerde de mí, señor", dijo Edith. "¿Recuerda el millón de dólares que perdió?" Él estaba sorprendido. "¿Usted? ¿Qué estás haciendo aquí?".

Cargando...

Publicidad

Edith le sonrió. “Bueno, hiciste un pedido en mi tienda para una fiesta esta noche. Solo quería hacerle saber que le di instrucciones a mi equipo para que regresara a nuestra tienda con todos los postres que habíamos hecho. No se servirán en tu fiesta".

"¿Qué? ¿Cómo se puede cancelar en el último minuto? Tengo importantes inversores aquí conmigo. ¿Qué pensarán de mí? El señor Granier estaba furioso.

"Puede gritar todo lo que quiera, pero no lo haremos", dijo Edith. Luego sacó un billete de $ 100 y se lo entregó. “Además, espero que su arrogancia y estos $ 100 puedan hacer los arreglos para la fiesta de esta noche”.

Cargando...

Publicidad

“En lo que respecta a los postres que he hecho, se los voy a dar a las personas sin hogar en lugar de a un hombre de negocios basura como tú".

Todos en la fiesta del Sr. Granier le dirigieron una mirada compasiva y él se quedó allí, avergonzado.

Cargando...

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Aprenda a ser amable y respetar a los demás: El Sr. Granier le faltó el respeto a Edith, y más tarde el karma lo alcanzó.

Los días malos son como nubes opacas; no se quedan para siempre en tu vida: Edith pasó por muchas cosas en su vida, pero finalmente logró ponerse de pie y hacerse un nombre.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Cargando...

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad