logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Le dije a mi abuela mortalmente enferma que era la peor del mundo - Historia del día

Vanessa Guzmán
06 oct 2021
07:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Yo era una niña malcriada de seis años y un día dije que mi abuela era la peor del mundo. Me negué a disculparme, pero luego sucedió algo horrible.

Publicidad

"Leonor, ¿qué dulces quieres hoy?", me preguntó mi abuela Lucy mientras caminábamos por el centro comercial. Mi madre, Samantha, también estaba con nosotros. Pero esas salidas siempre eran para consentirme a mí.

"¿Puedo pedir lo que quiera?", le pregunté con una linda sonrisa. Incluso a los seis años, sabía que mi abuela me amaba más que a nadie en el mundo. Me encantaba esa atención. Ella también era mi persona favorita.

Cementerio. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Por supuesto, muchacha. Te conseguiré lo que quieras", insistió la abuela. Así que elegí una amplia selección de dulces y golosinas de la tienda. Mi madre puso los ojos en blanco y la escuché hablar con la abuela.

"No puedes comprarle todos esos dulces. Se le van a dañar los dientes y está demasiado acostumbrada a conseguir lo que quiere", le dijo.

"Oh cariño. Déjame divertirme. No sabemos cuánto tiempo tengo", respondió la abuela. En ese momento, no tenía idea de qué estaban hablando, pero luego supe que a mi abuela le habían diagnosticado cáncer.

No le quedaba mucho tiempo y quería mimarme tanto como pudiera. Pero honestamente deseé que me hubieran dicho la verdad. Tal vez hubiera sido más amable con ella la primera vez que dijo la palabra "no".

Publicidad

Eran las vacaciones de verano y la familia planeó un viaje de una semana a la playa. "¡No iré si la abuela no va!", le dije a mi mamá.

“La abuela planeó todas las vacaciones, Leonor. Por supuesto, ella va con nosotros", respondió mamá.

Pero no estaba lista cuando fuimos a buscarla. "Samantha, ¿puedo hablar contigo un segundo?", dijo la abuela, y se fueron a su dormitorio. Las seguí en secreto cuando mi padre se distrajo.

"Lo siento mucho, cariño. No me siento muy bien. Apenas puedo mantener los ojos abiertos”, explicó la abuela.

"Oh no. Tal vez deberíamos cancelar el viaje”, vaciló mamá.

Publicidad

Madre e hija. | Foto: Shutterstock

"¡De ninguna manera! Leonor esperaba con ansias este viaje. Le encanta el océano y casi nunca llegamos a verlo. La vida es demasiado corta para posponer tus planes de vacaciones”, instó la abuela. "Pero no puedo ir con ustedes esta vez".

Publicidad

Corrí a su habitación en ese momento. "¡Abuela! ¡Tienes que ir con nosotros! ¡Prometiste que veríamos el océano juntas!”, lloré.

“Lo sé, Leonor. Lo siento mucho. La próxima vez me sentiré mejor y nos iremos", trató de consolarme.

"¡No! ¡No es justo! ¡Tienes que venir!", continué diciendo.

"Leonor, ya es suficiente", reprendió mamá.

Lee también: Anciana le pide a su hijo que le compre un celular nuevo, al día siguiente su esposa la llama y comienza a gritar - Historia del día

"¡NO! ¡Ella mintió! ¡Ella mintió! Me dijo que nos iríamos de vacaciones juntas”, lloré y luego pronuncié las palabras que me perseguirían por el resto de mi vida.

Publicidad

"¡Te odio! ¡Eres la peor abuela del mundo!".

Me escapé y me encerré en el auto. Mamá y papá intentaron que me disculpara con mi abuela, pero no lo hice. Después de varios minutos, se rindieron. Teníamos que irnos o perderíamos nuestro vuelo. Estuve enojada todo el viaje en avión.

Manos de ancianos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Pero todo se fue cuando vi la playa. "Mamá, me disculparé con la abuela cuando regresemos. Pero la próxima vez, ella tiene que venir con nosotros. ¿Sí?". Mi madre sonrió y estuvo de acuerdo. Pero cuando regresamos a casa, la abuela había muerto.

Estuve inconsolable durante mucho tiempo. Lloré sobre su tumba e insistí en visitarla todos los días. Pero luego mamá y papá estaban demasiado ocupados, solo íbamos al cementerio una vez al mes. Con el paso del tiempo, intenté olvidar las últimas palabras que le dije.

Pero nunca pude disculparme, y la culpa me consumía todos los días. Cuando era adolescente, mi madre me sugirió que trabajara como voluntaria en un hogar de ancianos. Fue la mejor sugerencia del mundo. Algunas personas no tenían parientes vivos y otras habían sido olvidadas por sus familias.

Publicidad

Trabajar allí me ayudó a perdonarme y decidí dedicar mi vida a organizaciones benéficas, aunque todavía no sabía cómo. Cuando cumplí 18, estaba tratando de averiguar qué hacer con mi vida e involucrar mi pasión por ayudar a los ancianos cuando mi mamá me entregó una carta.

“Tu abuela escribió esto cuando nos fuimos de vacaciones hace muchos años. Pero ella me pidió que te lo regalara en tu cumpleaños número 18”, reveló.

Lo abrí de inmediato y comencé a leer. "Mi queridísima Leonor, lamento no haber podido ver la playa contigo. También lamento no haberte explicado lo que estaba pasando conmigo. Espero que puedas perdonarme por eso en el futuro”, escribió.

Publicidad

Mujer con un niño. | Foto: Shutterstock

“Sé que las últimas palabras que me dijiste te perseguirían por un tiempo. Pero tienes que saber que no me los tomé en serio. Eras solo una niña. Le pedí a tu madre que guardara esta carta hasta tu cumpleaños número 18 porque hice un fondo universitario para ti".

Publicidad

“Pero también agregué dinero a una cuenta de ahorros. Puedes hacer lo que quieras con eso. Me hubiera encantado estar allí para tu graduación, para tu boda y para lo que sea que vayas a hacer en el futuro. Pero eso no sucederá. Espero que este regalo les demuestre que siempre estaré ahí”.

"Con todo mi amor, abuela Lucy", terminé de leer. Las lágrimas corrían por mi rostro. Eran de tristeza y alegría. Finalmente supe que ella no me guardaba rencor por esas duras palabras. Estaba feliz y sabía exactamente qué hacer con ese dinero.

Fui a la universidad, estudié negocios y luego comencé mi organización benéfica. Creé un programa en el que los niños de los orfanatos podían visitar hogares de ancianos y pasar tiempo con personas que necesitaban amor.

Publicidad

Lee también: Abuela de 86 años encendió una vela para que su nieto tenga suerte en un examen y perdió todo

A todos les encantó y mis padres estaban increíblemente orgullosos de mí. "Ella también habría estado orgullosa de tía, Leonor", me aseguró mamá.

"Eso espero. Todo fue por ella”, dije.

Manos unidas. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Reflexiona antes de dejar que la ira hable por ti: A veces no queremos decir todo lo que decimos cuando estamos enojados, pero debemos tener cuidado. Esas palabras podrían ser las últimas cosas que le digamos a alguien.

Siempre existe la posibilidad de redimirse: Leonor trabajó duro el resto de su vida para compensar por no haberse disculpado nunca con Lucy. Cualquiera puede tener esa oportunidad también.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad