Entretenimiento

30 de septiembre de 2021

Anciana le pide a su hijo que le compre un celular nuevo, al día siguiente su esposa la llama y comienza a gritar - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Le pedí a mi hijo que me comprara un teléfono nuevo porque el viejo me estaba dando problemas. Cuando su esposa se enteró, se enfureció.

“No puedo escucharte, Antonio. ¿Puedes hablar un poco más alto?”. Estaba en una llamada con mi hijo. Iba a venir a visitarme y quería saber a qué hora llegaría.

“5… alrededor de 5:30…”, algo así contestó. No pude escuchar correctamente y luego colgó la llamada. Era la tercera vez que ocurría lo mismo esta semana mientras hablaba con Antonio.

Anciana mira con tristeza la pantalla de su equipo electrónico. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Como soy bastante mayor y no tan inteligente como los niños de la Generación Z, que usan iPad y dispositivos elegantes para comunicarse con sus amigos, uso mi teléfono móvil para hablar con mi familia. 

Últimamente ha sido difícil porque mi teléfono me estaba dando problemas. Entonces, cuando Antonio llegó a casa ese día, le pedí que fuera a la tienda y me trajera el teléfono más básico y más duradero que pudiera encontrar. 

También transferí el dinero a su tarjeta de inmediato. Mi hijo se había ofrecido a pagarlo, pero sabía que ya estaba luchando para pagar su hipoteca y otros compromisos.

A la tarde siguiente, me trajo un teléfono nuevo. No era de alta tecnología, pero tenía todas las características esenciales que necesitaba. Antonio ya había configurado todo, así que no tuve que preocuparme por eso.

Publicidad

Esa noche, estaba a punto de llamarlo e invitarlo a él y a su esposa a cenar (había pasado mucho tiempo desde que pasamos tiempo juntos, así que pensé que sería una gran idea) cuando, de repente, vi que mi nuera me estaba llamando.

"¿No te avergüenza lo que hiciste? ¡Sabes que Antonio y yo estamos pagando el préstamo del apartamento! ¡No tenemos dinero extra para tus caprichos!", me gritó.

Quedé perpleja. “Creo que hay un malentendido, Melinda. ¡No le pedí nada a Antonio!”.

Publicidad

“¿Ah, de verdad? Entonces, ¿quién pagó por tu teléfono? ¿No lloraste frente a Antonio por ese estúpido y viejo teléfono tuyo?”. Melinda estaba furiosa.

Mujer joven haciendo una llamada telefónica. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Bueno, eso no es…”, comencé a hablar, pero Melinda me interrumpió. “¿Cómo puedes hacer eso? ¡Nunca hubiera pensado que una madre podría quedarse con el último centavo de su hijo!”.

“Pero Melinda, no lo hice. Estoy segura de que es un malentendido. Hola… ¿Melinda?” Había cortado la llamada.

Después de colgar, me senté a solas un rato, preguntándome por qué mi nuera había dicho eso. Le había enviado el dinero a Antonio. Revisé la factura y el costo del teléfono fue solo unos centavos más que el dinero que le había transferido. 

"¿Qué ha pasado exactamente? ¿Hubo otra pelea entre Antonio y Melinda?", me preguntaba. De repente, escuché el timbre de la puerta. 

Publicidad

Abrí y encontré a Antonio en el umbral con una bolsa. “¿Puedo quedarme aquí esta noche, mamá? Peleé con Melinda y quiero quedarme fuera de casa por un tiempo”, me dijo.

“Seguro, Antonio. Puedes quedarte aquí todo el tiempo que quieras, pero ¿qué pasó exactamente? ¡Melinda me llamó y parecía muy enojada!”, dije.

“¿Por dónde empiezo, mamá? Durante algunas semanas, Melinda ha estado actuando de manera extraña…”, comenzó a explicar.

Dijo que Melinda no le creyó y pensó que había comprado el teléfono con sus ahorros. Antonio le había mostrado la transferencia bancaria que había hecho, pero tampoco la convenció.

Publicidad

Celular viejo. | Foto: Shutterstock

Melinda pensó que Antonio y yo lo arreglamos todo para que ella no sospechara nada. Pero ese no era el verdadero problema. Antonio me dijo que recientemente había tenido varias discusiones con su esposa. 

Publicidad

Primero, quería que él le comprara un iPhone, a lo que Antonio se negó porque no podía pagarlo; eso la molestó. Luego, comenzó a salir hasta tarde y malgastaba dinero en fiestas con sus amigos. Cuando Antonio se opuso, ella lo enfrentó.

También hubo otras cosas, como que Melinda estaba evitando a Antonio y apenas se había molestado en cuidar de la casa. Cuando él le pidió que aceptara un trabajo ella se negó, alegando que no quería trabajar, y así sucesivamente.

De alguna manera consolé a Antonio diciéndole que todo estaría bien y que las parejas se pelean todo el tiempo. En el fondo, sabía que Melinda había perdido el interés en Antonio y su matrimonio. Lamentablemente, mis sospechas se confirmaron al día siguiente.

Publicidad

Cuando Antonio se fue a trabajar a la mañana siguiente, Melinda volvió a llamarme. “Bueno, ¿estás contenta? ¡Por tu maldito teléfono, Antonio y yo nos vamos a divorciar!”.

Me quedé impactada. ¿Una riña ridícula por teléfono y ahora divorcio? Las cosas simplemente no tenían sentido. Melinda parecía estar inventando una excusa para alejarse de Antonio.

Cuando Antonio regresó del trabajo, le pregunté qué había pasado y si era cierto que se iba a divorciar de Melinda, pero no dijo nada. Sin embargo, cuando fui a llamarlo para cenar, noté que estaba llorando desconsoladamente.

Una pareja discutiendo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Resultó que Melinda había tenido una aventura con uno de sus compañeros de trabajo y él la había pillado con las manos en la masa.

"No puedo creerlo, mamá. ¡Me dejó por otro hombre solo porque era más rico! ¿Cómo pudo Melinda hacer eso? ¡La amaba tanto!"

Antonio estaba devastado al descubrir el engaño, pero de alguna manera me sentí aliviada. Sabía que Melinda no era la compañera adecuada para él. 

No podía soportar que me quedara con ellos después de casarse con Antonio, así que lo obligó a buscar otro apartamento y ahora lo estaba engañando.

Afortunadamente, Antonio conoció a una mujer llamada Clara tres meses después. Se casaron después de solo unos meses de salir juntos. 

Publicidad

¿Y adivinen qué? Ahora vivimos juntos. Clara fue quien propuso que me mudara con ellos. Me considero afortunada de tener una nuera así.

Por cierto, un día Melinda regresó a nuestra casa. Su supuesto amor la había dejado en la calle porque había conocido a una mujer más joven. Ella le rogó a Antonio que la perdonara, pero él le cerró la puerta en la cara y le dijo que se fuera.

Pareja de enamorados miran el ocaso del Sol. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La vida es un círculo. Se recoge lo que se siembra. Melinda dejó a Antonio por un hombre rico, pero luego él la abandonó.

Hay una razón detrás de todo lo que sucede en la vida. Antonio y Melinda se divorciaron porque él estaba destinado a encontrar una mejor compañera de vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector, pero escrito por un escritor profesional. Todos los nombres se han cambiado para proteger las identidades y garantizar la privacidad. Comparte tu historia con nosotros, tal vez cambie la vida de alguien.

Publicidad