Entretenimiento

09 de octubre de 2021

Llamé a la policía por un mendigo que resultó ser alguien que yo conocía - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Evité a un mendigo en la calle fuera de mi edificio e incluso hice que la policía se lo llevara. Luego me di cuenta de quién era.

A los 52, pensé que sabía todo lo que había que saber sobre la vida, sobre las luchas y dificultades, pero estaba equivocado. Me había criado en el este de Cali, era hijo de una madre soltera y un padre adicto a la ausencia.

Mi infancia fue dura, mi adolescencia fue peor, pero logré salir adelante. Me abrí camino en la universidad con una beca parcial de atletismo y trabajos de baja categoría. Hoy soy un hombre rico.

Policía arrestando a un vagabundo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Nunca imaginé que mi pasado volvería a perseguirme. Soy uno de los hombres de negocios más exitosos de la ciudad. Tengo una casa enorme en una zona exclusiva, una “cabaña” de verano en una playa privada y un viñedo.

Estoy casado con una mujer hermosa y soy padre de tres hijos. El chico amargado que había dejado su inocencia en las calles del este de Cali se había ido, o eso creía yo.

Había olvidado que nuestro pasado es parte de nosotros hasta que hagamos las paces con él. La sede de mi negocio estaba en los tres pisos superiores de un edificio de oficinas que tenía en el centro de la ciudad.

Publicidad

Se trata de una propiedad de primera clase y es una de mis primeras adquisiciones. Estaba orgulloso de ese edificio.

Una tarde, me disgustó ver que un vagabundo se hubiera instalado al lado de la puerta principal.  Allí la fachada ofrecía sombra y protección del ardiente sol.

Hombre con los brazos cruzados vestido de traje. | Foto: Unsplash

Publicidad

El hombre estaba sucio, agachado sobre una hoja de cartón y con los brazos alrededor de las piernas. Estaba temblando y murmurando, extendiendo su mano hacia los transeúntes que se estremecían y algunos de ellos eran mis inquilinos o clientes.

Me indigné. Había pagado una fortuna por esta propiedad y mis inquilinos pagaron bien por la exclusividad y la comodidad. Tener que enfrentarse a un mendigo quejumbroso cada vez que salían por la puerta no formaba parte del paquete.

Llamé al administrador de mi edificio y le pregunté por qué ese hombre estaba allí. Cogí mi teléfono y llamé a la policía. Les dije que un indigente había intentado entrar en mi edificio de oficinas.

Publicidad

No mucho después, disfruté al ver a dos oficiales llevándose al hombre esposado. Mi deleite duró poco. Al día siguiente, el hombre regresó. Llamé a la policía, pero dijeron que a menos que el señor cometiera una infracción, no podían arrestarlo.

Estaba furioso. Nunca me había enfrentado a un problema que no pudiera resolver, y había un mendigo inmundo que se había convertido en un objeto inamovible. Empecé a usar la salida trasera para no tener que verlo cada vez que entraba a la oficina.

Un vagabundo sentado en el suelo. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día estaba lloviendo y no había traído un paraguas, así que detuve mi auto frente a la entrada principal. Le tiré al portero las llaves del auto. “Jorge, hazme un favor y lleva el automóvil al garaje”.

Me dirigí hacia la puerta cuando una voz me detuvo en seco. “Luisito, ¿eres tú?”.

¡Conocía esa voz! Me giré y vi que pertenecía al mendigo. Se puso de pie a trompicones, sonriendo, sus manos sucias se estiraron hacia mí. “Luis! ¡Oye, Luisito! ¡Hombre, eres tú! ¡Eres realmente tú!”.

Estaba mirando ese rostro arruinado, la amplia sonrisa. Un lento recuerdo se agitó. Conocía esa cara, lo conocía a él. “¡Daniel!”, susurré, “¿Dani?”.

Publicidad

“¡Soy yo!”, la sonrisa se hizo mucho más amplia. “¡Hombre, han pasado treinta años! ¡Te ves bien, hombre, te ves realmente bien!”.

Di un paso adelante y lo agarré por los hombros. De repente, las lágrimas me quemaban los ojos. “Dani, ¿qué te pasó, hombre? ¿Qué pasó?”.

Dos niños diciéndose un secreto. | Foto: Shutterstock

Publicidad

En mis ojos, los años pasaron, y el rostro que me miraba tenía 12 años, brillando con picardía y risas, mi mejor amigo, mi único amigo. Dani había entendido por qué a veces salía con la cara amoratada y compartía su almuerzo conmigo cuando tenía hambre.

Fue en su casa en la que me había colado para dormir cuando el último novio de mi madre me había golpeado con una correa. Daniel había sido mi refugio, mi hermano, mi amigo. No dudé en abrazarlo y lloré.

“Dani, hombre, ¿qué te pasó?”, pregunté de nuevo.

Publicidad

Y me lo dijo. Se había unido al ejército recién habiendo salido de la escuela secundaria y había sido enviado al extranjero. Conoció a una chica y se casó con ella. Durante un tiempo, me dijo, la vida había sido muy buena, luego todo se vino abajo.

A su esposa le diagnosticaron cáncer y nada de lo que hicieron los médicos pudo salvarla. Tenía solo 28 años cuando murió y Dani empezó a beber. Mucho. Continuó en el servicio durante los siguientes años, hasta que su forma de beber se salió de control.

Hombre mayor con apariencia descuidada. | Foto: Pexels

Publicidad

Desafortunadamente, sucedió en el momento equivocado. Dani no reaccionó a tiempo y tres hombres lo pagaron con su vida. Después de eso, mi amigo renunció, regresó a Cali y siguió bebiendo.

Mantuvo una especie de control sobre sí mismo hasta que su madre falleció, y cuando ella se fue, él vendió la casa y quedó en la calle. Había dejado de beber hacía un tiempo, pero de alguna manera simplemente no podía encontrar una salida.

“Dani”, le susurré, “te vienes a casa conmigo, yo te cuidaré”. Y lo hice.

Él está en camino de volver a ser él mismo de antes y, lo mejor de todo, está ayudando a otros a hacer el mismo difícil viaje. Abrí un refugio y una casa de rehabilitación para personas como mi amigo. Buenas personas que habían tropezado en la vida y no podían levantarse solas.

Publicidad

Dani encabeza el proyecto. Conoce los problemas que afrontan las personas a las que queremos ayudar, habla su idioma. Hoy miro hacia atrás al hombre que era, el orgulloso arrogante que se había burlado de un mendigo acurrucado en la puerta.

Habitación con varias camas. | Foto: Pexels

Publicidad

Sé que yo pude haber sido ese hombre. Le tocó a mi amigo, pero podría haber sido yo. Podría ser cualquiera de nosotros. Recuerda eso cuando miras hacia otro lado para juzgar como yo solía hacerlo. Podrías ser tú.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El sufrimiento y la desesperación pueden destruir cualquier vida. Dani no pudo soportar la pérdida de sus seres queridos y terminó viviendo en la calle.

La persona a la que apartas la mirada podría ser alguien que conozcas. Luis se sentía disgustado con el mendigo hasta que se dio cuenta de que era su mejor amigo.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar. 

Publicidad