Sobre AM
Entretenimiento

09 de octubre de 2021

Anciana excluye a su hijo del testamento y deja su herencia a un extraño - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Adela odiaba a la nueva novia de su hijo por muchas razones y le dijo que no se casara. Él siguió adelante con la boda, así que ella decidió darle su dinero a su nueva vecina. Pero había una trampa.

La señora Adela Flores crio a su hijo Henry en Argentina. Su difunto marido falleció cuando el chico era un adolescente, pero ambos provenían de una familia adinerada.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Henry nunca tuvo que preocuparse por el dinero. Sin embargo, era un poco ingenuo con las chicas. Adela no quería convertirse en una "suegra monstruo", pero siempre le advirtió a su hijo sobre las mujeres vividoras. Cuando Henry conoció a Bárbara, Adela estaba encantada.

Bárbara también era millonaria y había creado su propio negocio después de la universidad. Nunca estuvo detrás del dinero de Henry, y se enamoraron rápidamente. Ambas familias ayudaron a pagar su boda, y pronto anunciaron el embarazo de Bárbara.

Desgraciadamente, ella sufrió una grave hemorragia durante el parto y murió en la mesa. Henry estaba devastado, pero su hijo, Darío, sobrevivió.

Cargando...

Publicidad

"Cariño, sé que este es el momento más difícil de tu vida, pero tienes que recuperarte por este bebé. Es un milagro, y Bárbara sacrificó su vida por él", le dijo Adela a su afligido hijo.

"Lo sé, mamá. Pero no sé cómo ser padre. Odio que mi bebé crezca sin su madre", se lamentó Henry.

"Todos estamos aquí para ti. La madre de Bárbara me dijo que podía ayudarte siempre que lo necesitaras, aunque ella también está de duelo. Pero Darío les alegrará la vida. Es un regalo", continuó Adela.

Cargando...

Publicidad

Henry se propuso salir adelante por su hijo. Al cabo de unos meses, confiaba en sus habilidades como padre, pero echaba de menos a su pareja. Por suerte, conoció a Dayana en una cafetería. Era guapísima y le encantaban los niños.

Le presentó a Darío rápidamente, y ella se portó muy bien con él. Entonces llegó el momento de que conociera a su madre. "Dayana, esta es mi madre, Adela Flores", le dijo cuando llegaron a la casa de su progenitora.

Cargando...

Publicidad

"Encantada de conocerte, Dayana", dijo Adela amablemente, pero solo estaba fingiendo. Bárbara había muerto hace unos meses, y desaprobaba que su hijo saliera con otra mujer tan rápido.

"Sí, yo también, Adela. Esta es una casa ENORME", contestó Dayana, mirando alrededor del vestíbulo. Adela se incomodó cuando la llamó por su nombre de pila. Bárbara era mucho más educada, pensó.

A medida que avanzaba la noche, Dayana no dejaba de hacer comentarios que molestaban a Adela. Admiraba todo lo que había en la casa y hablaba de todas las cosas caras que quería. La dama también dijo que no le gustaba la casa de Henry tanto como la de Adela.

Cargando...

Publicidad

Dayana habló de viajar por todo el mundo ahora que estaba saliendo con alguien exitoso como Henry. "Aunque no se puede viajar tanto con un nuevo bebé", comentó Adela mientras cenaban.

"Oh, podemos dejarlo con una niñera o algo así. Al fin y al cabo, el dinero no es un problema para nosotros", respondió ella.

Un mes después de su encuentro, Henry le dijo a su madre que se habían comprometido. "No puedes casarte con esa mujer. Es una cazafortunas, y puedo ver lo poco que le importa Darío. Por favor, escúchame, Henry", le rogó Adela.

"Madre, he estado tan cansado y triste desde el fallecimiento de Bárbara. Necesito a Dayana. Ella me hace sonreír, y Darío necesita una madre de una forma u otra", explicó Henry.

Cargando...

Publicidad

"¡No apoyaré este matrimonio, Henry! Ella no es adecuada para ti", continuó Adela.

"¡Sé lo que es mejor para mí, mamá! Esta boda se va a celebrar te guste o no", dijo Henry por teléfono y colgó.

Cargando...

Publicidad

Adela se negó a ir a su boda, sobre todo cuando se enteró de que Dayana había exigido a Henry que dejara a Darío con los padres de Bárbara durante todo el fin de semana de la boda. Una mujer amable habría incluido a Darío en el cortejo del enlace nupcial, pensó Adela.

Esta chica es una cazafortunas, concluyó Adela. Intentó apartar a Henry un segundo para hablar de sus preocupaciones, pero él la ignoró. Esa noche se fueron, y su hijo siguió saliendo con esa mujer.

Adela se sentó en el porche de su casa y lloró de frustración. Su nueva vecina, una joven llamada Julia, la vio y decidió acercarse a ella. Necesitando desahogar su corazón con alguien que la escuchara, la madre le contó a Julia todo lo que estaba pasando.

Cargando...

Publicidad

"Oh, Dios mío. Es mucho para procesar", dijo Julia después de escuchar toda la historia. "Mis padres me han advertido sobre las relaciones con hombres vividores, y yo siempre pongo los ojos en blanco. Supongo que debería tener cuidado".

Esa tarde, Adela aprendió más sobre Julia. Descubrió que su familia era tan rica como la de ella. Se sintió a gusto con la chica y vio en ella un corazón bondadoso.

Unos días después, le pidió a Julia un gran favor para salvar a su hijo. La joven protestó al principio porque era un gran compromiso, pero aceptó después de que Adela le rogara desesperadamente.

Cargando...

Publicidad

Cuando Adela enfermó años después, Dayana no ayudó a cuidarla y se limitó a salir de compras. Ni siquiera pudo ocultar su alegría cuando la anciana falleció. Se moría de ganas de ver lo que iban a recibir de su herencia.

Cargando...

Publicidad

Pero cuando el abogado de Adela leyó el testamento, se sorprendió al saber que la mujer había cedido todo a Julia. Solo le dejó a Henry un poco de dinero para que no impugnara el testamento. Dayana estaba furiosa.

Llevaba años gastando el dinero de Henry, pero se habían quedado sin el apoyo de Adela. Contaban con su patrimonio, y ella siempre codició esa gran casa.

A Henry también le sorprendió que su madre no dijera nada al respecto antes, pero no quería lidiar con los horribles lloriqueos de su esposa. "¡Dayana, no podemos hacer nada! Era el dinero de mi mamá y se lo ha regalado a una desconocida. Yo tampoco puedo creerlo, pero ya está hecho", dijo Henry, frustrado.

Cargando...

Publicidad

Para sorpresa de Henry, Dayana le entregó los papeles del divorcio unos meses después. También le exigía la manutención del cónyuge y la mitad de su casa. Henry tuvo que venderla y alquiló un apartamento barato para vivir con Darío. Por primera vez en su vida, tenía problemas de dinero.

Pero un día, Julia apareció en su puerta. "Julia, ¿qué haces aquí? No te he visto desde la lectura del testamento", dijo Henry y la invitó a entrar.

"Bueno, he tenido que esperar a que finalizara tu divorcio", reveló Julia.

"¿Qué?", preguntó Henry confundido.

"Hay algo que deberías saber", comenzó Julia. "Tu madre no me dejó su dinero. Tu hijo es el verdadero heredero de sus bienes y del dinero de tu padre. Pero Adela pensó que Dayana se aprovecharía de la herencia de Darío".

Cargando...

Publicidad

"¿Cómo es posible?", se preguntó Henry, asombrado de que su madre pensara tanto en el futuro.

"No estoy muy segura de los aspectos legales. Tendrás que llamar a los abogados para eso. Pero teníamos un contrato. Yo heredé el dinero con la promesa de que se lo daría todo a Darío cuando fuera mayor de edad o cuando Dayana te dejara definitivamente. Lo que ocurriera primero", explicó Julia.

Cargando...

Publicidad

"¿Aceptaste sin más?", se preguntó.

"Tu madre se ofreció a pagarme, pero lo rechacé. Mi familia también tiene mucho dinero. Me pareció mal. Solo quería ayudar", respondió Julia.

"Bien. Eso es bueno. Así Darío no tendrá que preocuparse por el dinero", murmuró Henry. Gracias, mamá. Debería haberte hecho caso, pensó.

"Bueno, ambos no tendrán que preocuparse por el dinero. Quiero darles todo. Es de Darío, pero tú eres su padre. Deberías guardarlo", reveló Julia. Henry no podía agradecerle lo suficiente por haber accedido a los deseos de su madre.

Cargando...

Publicidad

Empezaron a verse a menudo, y Henry vio cómo Julia se encariñó enseguida con Darío. Le pidió que saliera con él y estuvieron juntos durante varios años antes de que le propusiera matrimonio.

Cargando...

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Que hay que tener cuidado con la gente que entra en tu vida: Nos gusta creer lo mejor de la gente, pero no todo el mundo tiene las mejores intenciones, especialmente cuando se trata de dinero.

No dejes que la pena te ciegue: Henry no escuchó las advertencias de su madre porque todavía estaba de luto por su difunta esposa.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad