logo
Shutterstock
Shutterstock

Pensé que mi esposo tenía una hermana hasta que la dejó embarazada - Historia del día

Dejé que mi esposo trajera a su hermana embarazada a casa cuando su novio la echó, pero nunca imaginé lo engañada que me tenían ni sus motivos.

Publicidad

Después de un par de años de matrimonio, noté que mi esposo regresaba a casa a horas extrañas de la noche. Solía ​​estar aquí para cenar puntualmente, pero últimamente, apenas podía esperarlo. No quería pensar lo peor.

Nunca entendí a esas mujeres increíblemente celosas que siempre fisgoneaban en los teléfonos de sus maridos, preguntándose si él estaba teniendo una aventura. Pero ahora las entiendo. Él actuaba de forma extraña y distante de mí. ¿Había otra mujer?

Mujer embarazada con la mano en su rostro junto a un ventanal. | Foto: Shutterstock

Mujer embarazada con la mano en su rostro junto a un ventanal. | Foto: Shutterstock

Una noche, no pude soportarlo más y lo senté para una verdadera charla al respecto. “Tienes que decirme la verdad. ¿Tienes una aventura, Enrique?”, le pregunté.

“¡Mariana! ¡No! ¿Cómo puedes preguntar eso?”, respondió.

Publicidad

“¡Tienes que decirme la verdad! Sé que no estás en el trabajo todo el tiempo. Eso es simplemente imposible. E incluso cuando estás aquí, siempre estás al teléfono. ¿Qué pasa?”, cuestioné. No cedería hasta que me dijera la verdad.

“OK. Tengo que decirte algo. Es una situación difícil y no sabía qué hacer”, comenzó. “Mi hermana está embarazada, pero su novio no quiere tener al bebé. La está echando de su casa”.

“¿Qué hermana? Me dijiste que no tenías hermanas cuando nos casamos”, le dije, sospechando de la situación.

Una pareja hablando sentada en un sofá. | Foto: Shutterstock

Una pareja hablando sentada en un sofá. | Foto: Shutterstock

“Ella tuvo una gran pelea con la familia por elegir huir con su novio. Mis padres no lo aprobaban. Parecía un vagabundo. Hubo una gran pelea y ella se fue”, explicó Enrique.

Publicidad

“¡Qué horrible! No es de extrañar que la esté echando”, respondí, comprendiendo por qué nunca había oído hablar de ella hasta ahora.

“Sí. Es un hombre horrible, y solo supe de ella de nuevo hace unos meses, después de años de nada. Estoy feliz de tenerla de vuelta en mi vida, pero no sé qué hacer para ayudarla”, continuó.

“¿Por qué no me lo dijiste antes? Podría haber ayudado. De hecho, tengo una idea. Ella puede mudarse aquí con nosotros por el resto de su embarazo y resolveremos algo”, le dije.

“¿Está segura? Es mucho pedir”, dijo Enrique, luciendo esperanzado. “¡Por supuesto! Ella es familia. No podemos simplemente abandonarla”, le aseguré.

Una pareja hablando sentada en un sofá. | Foto: Shutterstock

Una pareja hablando sentada en un sofá. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Gracias. Gracias. Un millón de gracias”, dijo Enrique y me abrazó. Se veía tan feliz que se sentía como si tuviera a mi esposo de vuelta.

Al día siguiente, conocí a Ariana. Ella era hermosa y tenía una hermosa barriga. También era increíblemente amable y servicial en casa. Tenerla aquí estaba sanando una parte de mí que no sabía que me dolía.

Durante años, Enrique y yo habíamos intentado tener hijos en vano. Simplemente no sucedía, pero ahora, pronto habría un bebé en la casa. Nos hizo a todos muy felices.

Mi esposo también tenía excelente estado de ánimo. Los tres teníamos conversaciones animadas y nos reíamos a menudo. Iba bien. La única salvedad era que la hermana de Enrique odiaba lo que había sucedido con su familia en el pasado.

Mujer con rostro angustiado sentada en un sofá. | Foto: Shutterstock

Mujer con rostro angustiado sentada en un sofá. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Ella se negaba a hablar sobre su gran pelea cada vez que le preguntaba, así que dejé de preguntar para evitar molestarla. Pero quería saber más sobre su vida.

Un día, estábamos tomando un café y sin hablar de nada. “Estoy muy feliz de estar aquí. Es como si tuviera una familia real ahora”, dijo Ariana. “¿Qué quieres decir?”, pregunté, genuinamente curiosa por ese extraño comentario.

“Toda mi vida ha sido muy complicada. Crecí en un orfanato y nunca fui adoptada. No recibí una educación adecuada”.

“¿Qué?”, interrumpí después de procesar lo que había dicho. La mujer parecía confundida al principio, pero se dio cuenta de lo que había dicho. “Oh. Yo... yo no quise decir eso. Lo que quise decir fue”, comenzó.

“¿Quién eres? ¡Quiero la verdad ahora, o te vas de esta casa!”, grité. “Lo siento, Mariana. Lo siento mucho. No soy la hermana de Enrique. Soy... su novia”, dijo a regañadientes.

Mujeres teniendo una conversación seria. | Foto: Shutterstock

Mujeres teniendo una conversación seria. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Quedé anonadada. Esto no podía estar sucediendo. Mis sospechas habían estado en lo cierto todo el tiempo. Mi esposo no solo había mentido acerca de tener una amante, sino que también la había traído a nuestra casa.

“¿Ese bebé es de Enrique?”, pregunté. Fue una de las preguntas más difíciles que jamás formulé. “Sí”, respondió Ariana vacilante.

En ese momento, entró Enrique. “¿Cómo están mis chicas favoritas en todo el mundo?”, preguntó después de cerrar la puerta y nos miró con una sonrisa. Su rostro cambió cuando nos vio.

“¿Cómo pudiste mentirme de esta manera?”, le pregunté. “¿De qué estás hablando?”, cuestionó. Pero él volvió a ver mi rostro y Ariana tenía lágrimas en los ojos. "Escucha, Mariana. No es tan malo como te imaginas”.

“Eres el peor hombre del mundo entero. Te pedí la verdad, ¡y ni siquiera pudiste hacer eso! Te odio”, lloré.

Mujer llorando con las manos sobre su rostro mientras otra la mira junto a ella. | Foto: Pexels

Mujer llorando con las manos sobre su rostro mientras otra la mira junto a ella. | Foto: Pexels

Publicidad

“No por favor. La verdad es que me enamoré de Ariana, y cuando su novio se enteró, la echó. Es mi bebé. No podía dejarla varada. Pero también te amo a ti. No sabía qué más hacer”, trató de explicar enrique.

“Podría haber entendido que tenías una amante. Incluso podría haber entendido que la dejaste embarazada. ¿Pero esta mentira? Esto es algo que nunca podré entender. No eres el hombre que pensé que eras”, dije finalmente.

Ese día hice las maletas. Ariana estaba embarazada del bebé de Enrique. El niño tenía prioridad, y terminé con él. Les deseé todo lo mejor y me fui con la cabeza en alto.

Por suerte, mi familia me recibió con los brazos abiertos y me apoyó mientras superaba esta situación. Unos años más tarde, conocí a Ernesto y me casé. Él era el verdadero amor de mi vida y quedé embarazada casi inmediatamente después de la boda.

Mujer cerrando una puerta a sus espaldas sosteniendo una caja grande. | Foto: Pexels

Mujer cerrando una puerta a sus espaldas sosteniendo una caja grande. | Foto: Pexels

Publicidad

El universo sabía que Enrique no era el hombre para mí y nunca me había bendecido con un bebé por eso. Pero ahora, ¡finalmente puedo ser feliz!

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las mentiras no conducen a nada bueno. Mentir solo puede arruinar las cosas al final. Si Enrique hubiera sido honesto, podrían haber resuelto las cosas de manera diferente.

Algo mejor te está esperando. Mariana podría haberse regodeado para siempre sobre lo que había hecho su ex, pero un hombre mejor la estaba esperando.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Cuidé de mi marido discapacitado durante 9 años, un día llegué temprano a casa y lo vi de pie - Historia del día

25 de octubre de 2023

Tras años de búsqueda, una mujer encuentra a su padre en la residencia donde trabaja - Historia del día

27 de octubre de 2023

Seguía a mi hijo después de encontrar cigarrillos en su escritorio, resulta que es un pandillero - Mi historia

29 de octubre de 2023

Mi madre de 75 años se niega a mudarse a mi casa y suplica que la dejen en una residencia - Historia del día

05 de noviembre de 2023

Encontré a mi futuro hijo adoptivo en el maletero de un auto de alquiler - Historia del día

26 de julio de 2023

Mi esposo me dejó por estar "demasiado delgada" tras perder 90 kilos para quedar embarazada - Historia del día

05 de noviembre de 2023

Descubrí que mi cliente habitual, que siempre deja grandes propinas, es mi padre - Historia del día

08 de noviembre de 2023

Mi suegra puso a mis hijos en mi contra - Historia del día

27 de octubre de 2023

Señora mayor recibe llamada de una mujer que dice ser la hija que creía muerta al nacer hace 46 años - Historia del día

09 de agosto de 2023

Vivo sola a los 68 años porque mis hijos han olvidado que existo - Historia del día

25 de julio de 2023

Mujer descubre a esposo quitándose anillo de boda cuando sale de casa, lo sigue una vez - Historia del día

29 de septiembre de 2023

Mi adorable futuro hijo apareció en mi habitación al día siguiente de saber que yo era infértil - Historia del día

06 de septiembre de 2023

Mujer mayor da de comer a niño hambriento en Halloween, ve la imagen de su hijo perdido cuando él se quita la máscara - Historia del día

20 de septiembre de 2023

Exalumno me salvó de la pobreza cuando perdí a mi esposo y a mi hija en un solo día - Historia del día

05 de octubre de 2023