Sobre AM
Historias Inspiradoras

13 de octubre de 2021

Padrastro se apresura a buscar al niño que fue echado de casa por su propia madre - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Un niño se encontraba en la calle después de que su madre lo echó de casa y el rescate llegó desde el lugar más inesperado.

Leona García creía que estaba viviendo una vida perfecta. Estaba felizmente casada con el hombre de sus sueños y tenían un hijo adorable.

Su esposo, Leandro, era un hombre guapo y encantador que hacía que ella se sintiera como si estuviera viviendo un romance de cuento de hadas.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Desafortunadamente, un día ese cuento de hadas llegó a su fin. De la nada, el hombre llegó a casa y anunció que se iba. Cuando la desconcertada mujer preguntó por qué, él fue brutalmente honesto.

“Mira, cariño, lo pasamos bien, ¿verdad? Pero conocí a alguien más, alguien más joven”. Él sonrió con esa sonrisa encantadora. “Lo entiendes, ¿verdad?”.

Pero Leona no entendía nada. Seguía enamorada de su esposo. No podía entender cómo el hombre que había sido tan cariñoso y atento hace una semana podía, de repente, dejar de amarla.

Cargando...

Publicidad

Ella se hundió en una profunda depresión y todo lo que quería hacer era revolcarse en su dolor. Pero su hijo, que también se llamaba Leandro, tenía solo ocho años y la necesitaba. Así que la madre se vio obligada a recuperarse.

El chico era dulce, cariñoso y brillante, y amaba a su madre. Pero desafortunadamente para él, era una copia en miniatura de su apuesto padre infiel. Cada vez que Leona lo miraba, recordaba su dolor y humillación.

Cargando...

Publicidad

Así que la mujer comenzó a castigar al pequeño por todo el dolor que su padre le había hecho pasar. El hombre estaba fuera de su alcance, pero el pequeño estaba allí, y era demasiado joven y vulnerable para defenderse.

Leona se consideraba una buena mujer, por lo que nunca golpeaba a su hijo, pero hacía que cada minuto de la vida del chico fuera miserable. Nada de lo que hacía el niño era lo suficientemente bueno para ella.

De hecho, cuanto más trataba de complacer a su madre, más parecía enojarla. La vida del pequeño se volvió cada vez más difícil durante los siguientes dos años hasta que su madre conoció a Marcos Sánchez.

Cargando...

Publicidad

Por un tiempo, Leona incluso pareció olvidar que el pequeño Leandro existía. Estaba enamorada de un hombre nuevo que la adoraba aún más de lo que lo había hecho su primer marido. Finalmente, la vida le estaba dando lo que sentía que se merecía.

El hombre le propuso matrimonio y ella aceptó con alegría. “Leona”, dijo Marcos, “te prometo que amaré a tu hijo como si fuera mío”. Leona sonrió, lo besó y admiró el anillo brillante que acababa de poner en su dedo.

Cargando...

Publicidad

En cuanto a Leandro, esperaba que Marcos fuera amable con él. Que fuera como un nuevo padre. Alguien que jugara a la pelota con él y asistiera a sus partidos de fútbol.

Y su nuevo esposo era todo eso y más. Se sentaba con el chico y lo ayudaba con su tarea, y a menudo intervenía cuando Leona era demasiado dura.

Pero si Leandro había esperado que volver a casarse felizmente suavizaría la actitud de su madre hacia él, se llevó una triste sorpresa. Para ella, el chico era un amargo recordatorio de su infelicidad y fracaso pasados.

Cargando...

Publicidad

Además, lo consideraba como una advertencia de que todo podría volver a suceder. Leona era dulce, sexy y divertida con su esposo, pero dura, fría y cruel con su hijo.

Marcos estaba entristecido por su actitud hacia el chico, pero nada de lo que decía perecía tener efecto, solo hacía que Leona se enojara más con el pequeño.

Cargando...

Publicidad

El hombre pensó que tal vez un cambio de escenario les haría bien a todos, así que compró tres boletos a Cancún y los reservó en un resort familiar.

Llegó a casa y le dijo a Leona que hiciera las maletas. “¡Nos llevaré a todos a México por una semana!”, Marcos dijo sonriendo.

“¿Todos nosotros?”, la mujer preguntó sorprendida. “¿Qué quieres decir con 'todos nosotros'?”.

“Tú, yo y Leandro”, contestó su esposo. “¡Unas verdaderas vacaciones en familia!”.

Leona estaba lejos de sentirse feliz por la inclusión del niño en lo que había pensado que sería una escapada romántica, pero ocultó su disgusto.

Cargando...

Publicidad

¡La semana en México había sido el mejor momento de la vida de Leandro! Marcos siempre encontraba la manera de incluirlo en sus actividades e incluso le enseñó a surfear. En el ambiente relajado de su resort tropical, Leona se suavizó.

Cargando...

Publicidad

El chico estaba encantado. ¡Quizás su mamá estaba cambiando, convirtiéndose en la dulce mujer que había sido una vez! Pero una vez que regresaron a casa en la capital, fue como encender un interruptor. La vieja y desagradable Leona había vuelto con ganas de vengarse.

Una noche, Marcos llegó temprano a casa del trabajo para pasar un rato con Leandro, pero se dio cuenta de que se había ido. “¿Leona?”, preguntó. “¿Dónde está Leandro? Le dije que trabajaríamos en matemáticas, pero no en su habitación”.

“No está en la casa”, respondió Leona con voz fría.

“¿Ha ido a casa de Javier?”, preguntó Marcos.

Cargando...

Publicidad

“¡Se puede haber ido al infierno, para lo que me importa!”, gritó la mujer. “Le dije que quería que su habitación estuviera impecable y que era una pocilga. ¡Ya tuve suficiente Marcos, se ha ido!”.

“¿Se ha ido?”. El hombre estaba desconcertado. “¿Qué quieres decir con que se ha ido?”.

Cargando...

Publicidad

“¡Lo eché a patadas!”, gritó Leona. “¡Puede irse con su padre, si es que logra encontrarlo!”.

“¡Leona!”, jadeó Marcos. “¡Solo tiene 12 años! ¿Lo echaste de la casa?”.

“¡Es mi casa y es mi hijo!”, gritó la mujer. “¡Así que no te atrevas a juzgarme!”.

Marcos le dio la espalda y salió. Durante las siguientes ocho horas, fue de hospital en hospital buscando a Leandro. Visitó a su mejor amigo, Javier, y fue a la estación de policía local para presentar el informe de una persona desaparecida, pero no había señales del niño.

Justo cuando estaba perdiendo la esperanza, el hombre vio una pequeña figura acurrucada en una puerta cerca de la escuela de Leandro. ¡Era él! Estaba temblando y empapado, pero lo encontró vivo y ahora estaría a salvo.

Cargando...

Publicidad

Marcos llevó al chico a su apartamento de soltero, lo metió en la cama y lo alimentó con sopa caliente. Durante la semana siguiente, cuidó al triste niño hasta que recuperó la salud. “Marcos, ¿por qué mi mamá no me ama? ¿Qué está mal conmigo?”, preguntó el pequeño.

Cargando...

Publicidad

“Escucha, amigo, no tienes nada de malo”, le dijo con firmeza. “El problema es tu mamá, no eres tú. Ella no sabe qué es el amor”.

Sorprendido por la actitud de Leona, los sentimientos de amor que Marcos sentía por ella desaparecieron y se divorció. Pidió la custodia del niño y, un año después, lo adoptó como su propio hijo.

En cuanto a la mujer, no podía entender el hecho de que Marcos la hubiera dejado. Leona volvió a culpar a su hijo de todo, sin darse cuenta de que ella era la única responsable de su infelicidad.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Cargando...

Publicidad

El amor y los amantes van y vienen, pero nuestros hijos son nuestro tesoro. Leona culpaba a su hijo por su divorcio y le quitó su felicidad. Por eso terminó sola.

Lo que hace a una familia es el amor y la bondad. Leandro descubrió a un padre verdadero y amoroso en Marcos a pesar de que no era su padre biológico.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Cargando...
Cargando...

Publicidad