Sobre AM
Historias Inspiradoras

14 de octubre de 2021

Hombre sin hogar ofrece a una mujer rica sus últimos $7 porque ella los necesitaba - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Ricardo se enamoró de una mujer rica y donó sus últimos 7 dólares para ayudarla. Pero, ¿qué futuro tendrían siendo él un indigente?

Ángela y su esposo Eduardo eran dueños de un negocio en Colombia. Ángela se encargaban del departamento de marketing y la empresa estaba en su mayor auge.

Sin embargo, todo se vino abajo cuando ella descubrió que él la engañaba. Ángela se enfrentó directamente a Eduardo, pero el hombre no se avergonzó de ello y la echó de la empresa, dejándola en la bancarrota.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Habiendo perdido todo, excepto una casa que, por suerte, estaba registrada a su nombre, la dama vagaba un día por las calles. Reflexionaba sobre el rumbo que tomaría su vida, cuando se cruzó con un vagabundo llamado Ricardo.

El sujeto aspiraba a convertirse en un pintor famoso, aunque hasta ahora, los únicos lugares donde había expuesto su arte eran restaurantes.

Evidentemente, la suerte no había estado de su lado en todos estos años, y apenas se había arreglado con el dinero que ganaba con su trabajo.

Una tarde, Ricardo estaba ordenando sus cuadros, cuando le llamó la atención una mujer que cruzaba la calle. Parecía tener unos treinta años y ser adinerada.

Cargando...

Publicidad

Así que Ricardo, que temblaba de frío y buscaba a alguien que le comprara una de sus obras para poder comer, decidió acercarse a ella. "Disculpe, señora, ¿podría comprar algo de mi puesto? Hace tiempo que no como y sería muy amable si pudiera ayudarme".

Se fijó en los ojos rojos y brillantes de la mujer al levantar la vista. Parecía disgustada, y la hinchazón bajo sus ojos sugería que había llorado mucho. "Lo siento, pero no puedo ayudarte. Todo ha terminado...", Ángela empezó a llorar.

Ricardo pensó que quizás le había ocurrido algo terrible. Así que le preguntó suavemente: "¿Podría sentarme aquí, si no le importa? Sé que no es de mi incumbencia, pero tal vez hablar de ello le haga sentir mejor".

Cargando...

Publicidad

La mujer, con los ojos llorosos, le miró y finalmente asintió. Permanecieron sentados un rato, pero ella seguía sollozando incontroladamente. Finalmente, Ricardo rompió el silencio. "Bueno, está bien si no quiere hablar de ello, pero si no le importa, ¿puedo darle un abrazo?.

Cargando...

Publicidad

La mujer lo miró por un momento, perpleja por su reacción, antes de abrazarlo cariñosamente.

"No sé cómo expresar lo terrible que ha sido este día para mí. Hoy cumplo 30 años y siento que toda mi vida se ha derrumbado a mi alrededor", dijo entre sollozos.

 "Mi marido tiene una aventura con mi mejor amiga y he perdido mi trabajo. Gracias a él, estoy técnicamente en bancarrota, y todo lo que tengo ahora es una casa para vivir sin nadie", agregó.

"Todo va a salir bien", le aseguró Ricardo. "Estoy seguro de que se le ocurrirá algo. En realidad, espere aquí", dijo mientras corría hacia su puesto, donde había colocado sus pinturas.

Cargando...

Publicidad

 Sacó sus últimos 7 dólares de ahorro y se los entregó. "Sé que no es mucho dinero, pero espero que le ayude". En este punto, ella no pudo luchar contra sus lágrimas.

"No puedo quitarte esto", dijo secándose las lágrimas. "Sin embargo, gracias por ser tan generoso y escucharme, ya me siento mejor. Me aseguraré de recuperarme y empezar a trabajar de nuevo. Por cierto, soy Ángela Martínez".

"Encantado de conocerla, Ángela", dijo Ricardo. "Soy Ricardo Santana. ¿Le gustaría ver mis cuadros?".

Este fue el primer encuentro de Ángela y Ricardo, pero poco después se convirtió en algo habitual. Ángela recorría con frecuencia las calles en las que Ricardo instalaba sus quioscos de pintura. A veces, se reunían en una cafetería por las tardes y hablaban de todo lo que se les ocurría: sus días, sus cuadros y, por supuesto, de ellos mismos.

Cargando...

Publicidad

Pronto, Ángela consiguió un trabajo en una editorial y, gracias a su ayuda, Ricardo conoció a un contacto que le hizo un gran pedido de sus cuadros. El pintor estaba encantado, hasta que los propietarios cerraron el local donde creaba sus obras y tiraron sus pertenencias a la calle.

Cargando...

Publicidad

Esa noche, cuando Ángela volvía del trabajo, encontró a Ricardo sentado y desolado en su puesto. "¿Qué pasa, Ricardo? ¿No se supone que deberías estar trabajando por tu contrato?", le preguntó ansiosa.

"Ya no tengo un lugar donde vivir, Ángela", sollozó Ricardo. "Solía guardar todos mis suministros de pintura y obras de arte en un viejo almacén abandonado. Pero cuando he ido hoy, todo estaba en la calle. Todo se había arruinado".

"Si ese es el problema, ¿por qué no te quedas en mi casa?", sugirió Ángela. "De todos modos, vivo sola, así que no será un problema".

Cargando...

Publicidad

"¿Pero estás segura? Quiero decir, tienes un trabajo, y sería una molestia", dijo.

"Nada de eso, Ricardo. Puedes usar el lugar cómodamente todo el tiempo que quieras", aseguró Ángela.

Esa noche, Ricardo durmió en casa de Ángela. Y al día siguiente, antes de que ella se levantara, se dio una buena ducha, se afeitó bien y preparó un delicioso desayuno para los dos.

Cuando Ángela lo vio, no lo reconoció. "¿Eres realmente tú, Ricardo? Oh Dios, pareces diferente, ¿y cuándo has preparado todo esto?" Se quedó atónita al ver que Ricardo lo había cocinado todo solo.

Cargando...

Publicidad

Ricardo sonrió. "¿No quieres probar un bocado y decirme qué te parece?"

"Oh, sí, lo haré", exclamó Ángela alegremente.

Cargando...

Publicidad

A partir de ese día, se convirtió en un ritual para Ricardo preparar el desayuno cada mañana para ella. Lo hacía para poder ver la sonrisa de ella. Cuando Ángela se iba a trabajar, él seguía pintando y, cuando ella volvía, pasaban la noche juntos.

Ricardo ya estaba enamorado de ella, pero no estaba seguro de que Ángela sintiera lo mismo. Así que, durante mucho tiempo, nunca se lo confesó. Pero, para su sorpresa, un día ella le dijo que le gustaba y que quería tener una familia con él.

Ricardo también le confesó sus sentimientos, pero decidió tomarse un tiempo hasta que se recuperara. Afortunadamente, no tardó mucho porque fue contratado como artista en una editorial poco después de terminar su primer proyecto.

Cargando...

Publicidad

Un año después, Ricardo estaba en una posición estable para abrir su propia editorial. Y fue más o menos al mismo tiempo que él y Ángela decidieron casarse.

Unos meses más tarde, celebraron una bonita boda con sus amigos. Cuando Ricardo subió al escenario, se arrodilló y declaró con valentía delante de todos, que estaría agradecido a Ángela el resto de su vida. Afirmó que si no la hubiera conocido y ella no le hubiera apoyado, nunca habría conseguido tanto.

Cargando...

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Una persona puede ser generosa y servicial incluso con pocos recursos: La generosidad de Ricardo al ayudar a Ángela y ofrecerle sus últimos 7 dólares es una excelente muestra de ello.

Las parejas están predestinadas: Ricardo y Ángela estaban hechos el uno para el otro, y por eso el primer matrimonio de Ángela no funcionó.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire. 

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad