Historias Inspiradoras

16 de octubre de 2021

Bomberos cuidan a una anciana durante 27 años porque su hija la echó - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La anciana adoraba a su hija. Ella le dio el amor de padre y madre después de que su esposo murió en un trágico incidente. Pero la mujer más joven terminó echándola a la calle.

El esposo de la Sra. Martínez, Jorge, había servido en el departamento de bomberos de Colorado durante diez años. Pero ella siempre estuvo en contra de ese trabajo porque no era bien pagado.

“Tenemos una hija pequeña”, le gritaba a su marido. “¿De verdad crees que tu trabajo podrá darle el sustento necesario?”.

Camiones de bomberos en una estación. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Bueno, hemos hablado de eso muchas veces, Grecia”, respondía el hombre. “Sabes cuánto significa este trabajo para mí. Mi padre deseaba que yo fuera bombero. Después de todo, estoy vivo gracias a uno de ellos”.

La Sra. Martínez siempre fruncía el ceño ante las excusas de su esposo, y finalmente perdió la esperanza de que él la escuchara.

A veces, ella apagaba intencionalmente su teléfono. De esa forma, si recibía una llamada urgente, él no se enteraría, lo despedirían del trabajo y comenzaría a buscar un nuevo empleo.

Publicidad

Un día, Jorge se enteró y peleó con ella antes de partir hacia la estación de bomberos. Lamentablemente, ese fue el día en que nunca regresó.

El fuego había invadido el edificio al que habían llevado a su equipo. Antes de que pudiera escapar, las llamas lo habían rodeado. Era demasiado tarde.

Su hija Daniela tenía solo 5 años cuando esto sucedió. Desde entonces, la Sra. Martínez hizo todo lo posible por recomponerse para criar a su retoño y darle el amor de una madre y un padre.

Anciana observando la fotografía de su difunto esposo. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero, a medida que la mujer envejecía, el trauma de su última pelea con Jorge terminó menguando su salud. Entonces comenzó a sufrir de Alzheimer. Debido a esto comenzó a olvidar las cosas más triviales.

Daniela, que estaba estudiando en la Universidad Estatal de Santa Elena, corrió hacia su madre cuando se enteró de su condición. Pidió un permiso de sus estudios para cuidarla y se le otorgó para asistir a clases de vez en cuando.

Pero a pesar de su cuidado, nada cambió con el tiempo. La Sra. Martínez siguió extrañando a su esposo y, con el tiempo, su Alzheimer se convirtió en demencia.

En un momento, la mujer fue al mercado a comprar algunos comestibles. Pero no regresó hasta altas horas de la noche, cuando uno de sus vecinos la notó sentada sola en la calle.

Publicidad

Daniela no podía dejar sola a su madre, así que se mudó de nuevo después de graduarse. Trabajaba a tiempo parcial en una empresa de la misma ciudad donde conoció al hombre de sus sueños, Kevin.

Había quedado huérfano a una edad temprana y había crecido en la casa de sus abuelos hasta que fallecieron.

Trozos de comida, tapas y botellas en el suelo. | Foto: Pexels

Publicidad

Estaban perdidamente enamorados y se casaron rápidamente. Luego se mudaron a la casa de la Sra. Martínez para cuidarla. Sin embargo, la forma en que trataban a la mujer mayor era horrible.

Un día, mientras todos comían, la Sra. Martínez dejó caer la comida por accidente. Su hija Daniela perdió la calma. “¿Qué te pasa, mamá? ¿No puedes hacer siquiera una cosa correctamente?”.

“Lo siento, cariño”, se disculpó la anciana. “Fue un error. No te preocupes, lo limpiaré”. “¡¿ERROR?!”, Daniela le gritó. “Estás en lo correcto. ¡Cuidar de ti es sin duda un error! Quiero decir, ¿cuánto quieres drenarnos a Kevin ya mí?”.

Publicidad

“Ya estamos luchando por cuidarte, pero sigues cometiendo los mismos errores una y otra vez. ¡Es la tercera vez esta semana que esto sucede!”.

“Pero cariño...”.

Antes de que pudiera decir algo, Kevin la interrumpió. “Su hija tiene razón, Sra. Martínez. Ella realmente se preocupa por usted y está haciendo todo lo posible para ayudarla”.

Anciana caminando con un bastón en un parque. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Lo mínimo que puede hacer es mostrarle su aprecio! De todos modos, será mejor que limpie el desorden ahora antes de que toda la habitación empiece a oler a comida”.

La anciana se levantó de la mesa, con los ojos llorosos, y lentamente comenzó a limpiar el pequeño desorden que había hecho.

Pero incluso en este punto, Daniela no se inmutó. “No hay necesidad de hacer todo eso. Esta casa ha tenido suficiente de tolerarte. ¡Ya no te vas a quedar aquí! De hecho, ¡te vas ahora mismo!”.

Daniela empacó el equipaje de su madre y lo tiró fuera de la casa. La pobre dama luchaba por contener las lágrimas mientras agarraba su bolso y se alejaba.

Publicidad

La Sra. Martínez vagó por las calles por un tiempo hasta que sus piernas cedieron. Se detuvo en un parque y casi se echó a llorar mientras tomaba asiento. Recordó todos los momentos felices que había pasado con Jorge y Daniela

La mujer sollozó hasta quedarse dormida en el parque esa noche y fue despertada por una voz masculina al día siguiente. “¿Sra. Martínez?”, preguntó el hombre. ¡Soy yo, Juan! ¿Qué está haciendo aquí?”.

Anciana durmiendo en el banquillo de un parque. | Foto: Pexels

Publicidad

La anciana no lo reconoció. Temiendo al hombre, agarró su equipaje con fuerza. “No te conozco. ¡Aléjate de mí!”.

Juan, que era un amigo cercano de los Martínez y el compañero bombero de Jorge, se sorprendió cuando ella no lo reconoció. Pero por su expresión aterrorizada, pudo adivinar que algo no estaba bien.

Así que preguntó amablemente. “Está bien, señora. No me acercaré a usted, pero ¿Por casualidad se acuerda de Juan Fernández? ¿El compañero bombero y amigo de Jorge?

“Bombero… ¿Juan? ¡Ah, sí, Juancito! Eres Juancito, ¿verdad? ¿Podrías llamar a Jorge y decirle que ya no tengo casa? Nuestra hija está enojada y no quiere que me quede con ella”.

Publicidad

En este punto, el hombre comprendió que la Sra. Martínez no estaba en buena condición. Entonces le aseguró que pronto llamaría a Jorge. Luego la llevó a la estación de bomberos.

Los servidores del lugar la cuidaron y contrataron a una enfermera que la bañaba, la alimentaba y le lavaba la ropa. Al día siguiente, un médico la revisó y descubrieron que tenía Alzheimer. Eso explicaba por qué seguía pidiendo llamar a Jorge.

Anciana mirando hacia abajo sentada en un sofá. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Los médicos dijeron que la enfermedad aún se encontraba en las primeras etapas y que la anciana no mostraba síntomas con mucha frecuencia. Indicaron que, si la cuidaban adecuadamente, su condición no empeoraría.

Los bomberos se sintieron muy mal por la pobre dama e hicieron todo lo posible por cuidarla. Contribuyeron con dinero para alquilarle un pequeño refugio para que se quedara y, cuando se enteraron de cómo terminó en la calle, la ayudaron a demandar a su hija por su casa.

Meses después, la mujer mayor ganó en la corte gracias a la ayuda de los bomberos y recuperó su hogar. Y con el tiempo, su condición también pareció estabilizarse.

Publicidad

Sin embargo, incluso después de que ella había regresado a su casa, los servidores siguieron cuidándola. Así pasaron 27 años. Gracias al cuidado constante de estos bondadosos hombres, la progresión de la enfermedad de la anciana comenzó a ralentizarse.

Pero la mujer siempre estaba triste porque su hija o su yerno nunca la visitaban. De hecho, la única vez que su codiciosa hija había regresado a la casa de su madre para disculparse había sido cuando su supuesto esposo la había dejado y no tenía adónde ir.

Pero ya era demasiado tarde. La anciana se había ido a su morada celestial. Sin embargo, había dejado un testamento que había redactado unos años después de mudarse a su casa.

Publicidad

Parte frontal de una casa rodeada de naturaleza. | Foto: Unsplash

Daniela fue de inmediato a la oficina del abogado, pensando que tendría la casa para ella sola. Pero descubrió que su madre se la había dejado a los bomberos, quienes habían decidido convertirla en un museo dedicado a ella y a su heroico esposo.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No puedes evitar el karma. Daniela echó a su madre enferma de la casa y, al final, la señora Martín la despojó de la propiedad.

Las personas mayores necesitan amor y cuidado, y nunca debes abstenerte de dárselos. La forma en que los bomberos cuidaron a la Sra. Martínez es un brillante ejemplo de esto.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad