Historias Inspiradoras

18 de octubre de 2021

Anciano camina sobre una fina capa de hielo para rescatar a bebé en cochecito en el lago congelado - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Sofía decidió dar un paseo por el parque con su bebé para encontrarse con su amiga, Diana. Se distrajeron y el cochecito de la pequeña rodó hasta el medio del lago helado. Entonces apareció un héroe e hizo lo imposible.

Sofía abrigó a su bebé, Bárbara, para dar un agradable paseo. El clima empeoraba en El Calafate, pero aún era manejable. Pronto, el invierno los golpearía con toda su fuerza y ​​no podrían salir a caminar hasta la primavera.

Quería encontrarse con Diana y su perro en el parque, así que partieron. Su primera parada fue para comprar un café con leche con especias de calabaza y un chocolate caliente para su amiga.

Publicidad

Un cochecito sobre un suelo nevado. | Foto: Shutterstock

Fue un recado rápido, y pronto, Sofía estaba en el parque con su bebé en su cochecito. Acordaron reunirse en los bancos cerca del lago, donde podrían conversar pacíficamente.

Publicidad

Diana las vio y empezó a saludar. La lengua de su perro colgaba, lo que significaba que ya habían estado allí por un rato.

“¡Hola! Lo siento, llegué tarde. Tenía que abrigar bien a Bárbara. No esperaba que hiciera tanto viento hoy”, saludó la madre.

“No te preocupes. Jugaba con Chispita y disfrutaba del paisaje. Mira, el lago ya está congelado. El invierno está a la vuelta de la esquina”, comentó la mujer.

“Sí. Pero es hielo fino. Todavía no hace tanto frío. Sentémonos y pongámonos al día. Querías hablarme de algo, ¿verdad?”, dijo Sofía mientras colocaba el cochecito al lado del banquillo. Se sentaron y el perrito siguió su ejemplo a su lado.

Publicidad

Diana comenzó a hablar de su vida y su amiga respondió de la misma manera. De repente, se levantó el viento, pero continuaron su conversación. En un momento, el perro comenzó a ladrar fuerte. “Chispita, siéntate”, ordenó su dueña, sin mirarlo.

Un perro ladrando en medio de un paisaje nevado. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero el can no se callaba. Se levantó y seguía ladrando hacia el lago. Sofía aprovechó ese momento para girarse y ver cómo estaba Bárbara, ¡pero el cochecito no estaba!

“¡AY DIOS MÍO!”, Diana gritó. Sofía se giró y vio a su amiga señalando el lago. El cochecito de alguna manera había rodado hasta el delgado hielo. “¡MI BEBÉ!”, gritó y comenzó a correr hacia el coche. Diana la agarró del brazo con fuerza.

“¡Sofía, no puedes ir hasta allá! ¡Es hielo fino! ¡Se romperá con tu peso! ¡No sé cómo el cochecito no lo rompió ya!”, advirtió su amiga. “¡Pero es mi bebé! ¡Tengo que salvarla!”, gritó la madre histéricamente.

“No, tenemos que llamar a emergencias. Oh, mejor aún, déjame llamar a algunos de los guardaparques. Sabrán qué hacer”, sugirió Diana y corrió hacia la entrada del parque con Chispita. Sofía lloraba al borde del lago.

Publicidad

“¿Cómo pude dejar que esto sucediera?”, se reprendió a sí misma. En ese momento, se le acercó un hombre mayor con un bastón.

Un hombre mayor con un bastón. | Foto: Pexels

Publicidad

“Señora, ¿qué está pasando? No se acerque tanto al borde, es peligroso”, le advirtió el anciano.

“Lo sé, señor. Pero mi bebé está allá. El viento sopló su cochecito y yo estaba demasiado distraída para notarlo. ¡Soy la peor madre del mundo!", Sofía le gritó al extraño.

“Vaya. Bueno, tenemos que hacer algo antes de que el peso del cochecito rompa el hielo. No se preocupe, señora. Soy el capitán Doménico Bracho. Fui bombero durante 40 años antes de jubilarme. Puedo hacer esto”, dijo el hombre.

“¡No señor! ¡También es peligroso para usted!”. Sofía le suplicó que se detuviera, pero él ya había comenzado a pisar el fino hielo.

Publicidad

“No se preocupe. Iré despacio”, le aseguró el anciano. Dio pasos lentos y firmes a través del lago helado con su bastón, y parecía que iba bien. Pero el hielo debajo del cochecito se rompió inesperadamente.

“¡Oh no!”, Sofía gritó.

El hielo de un lago congelado agrietándose. | Foto: Pexels

Publicidad

“Por favor, cálmese”, la consoló Bracho. Entonces el hombre mayor se arrodilló y extendió su cuerpo sobre el hielo. Se arrastraba para llegar al cochecito, pero había otra grieta. De repente, el cochecito se movió hacia un lado.

La bebé comenzó a llorar y Sofía se puso aún más histérica. “¡Bárbara, mamá está aquí! ¡Voy a ir por ti!”, gritó y estaba a punto de pisar el hielo cuando Diana la agarró.

“¡Detente! ¡Estás loca! ¡El hielo ya agrietó! ¡¿Qué está haciendo ese anciano?! ¡Esto es muy peligroso!”, Diana intentó razonar con ella.

Publicidad

“¡El cochecito está a punto de hundirse! ¡Es mi hija!”, Sofía gritó y trató de apartarla, pero su amiga no se movió.

Mientras tanto, el señor Bracho se había acercado lo suficiente para enganchar su bastón en la parte inferior del cochecito y evitar que se hundiera.

Pronto, Diana llegó con dos guardaparques, y uno de ellos se arrastró rápidamente a través del hielo hacia el hombre mayor.

Mujer llorando con las manos sobre su rostro. | Foto: Pexels

Publicidad

El otro intentó acercarse al cochecito desde otro ángulo para evitar romper más el hielo. Se las arregló para agarrarlo y tirar de él lo mejor que pudo hasta que llegó al borde del lago. Sofía agarró a su hija y la abrazó con fuerza.

Los guardabosques también llevaron al anciano al borde y lo ayudaron a levantarse. “¡Gracias! ¡Muchas gracias a todos! No tienen idea... ¡Nunca podré pagarles!”, la madre lloraba mientras mecía a su bebé en sus brazos.

“Fue un placer, señora”, respondió el señor Bracho con una sonrisa. Los guardaparques les dijeron que sin el anciano no hubiera actuado, el cochecito se habría hundido en el lago antes de que lo alcanzaran.

Publicidad

Diana les dio las gracias a todos y los hombres volvieron a sus puestos. El señor Bracho también estaba a punto de irse, pero la amiga de la madre lo detuvo.

“Señor, permítanos invitarle a un poco de chocolate caliente. Acaba de salvar la vida de una bebé. Es lo mínimo que podemos hacer”, insistió.

Mujer sosteniendo a su bebé en sus brazos en medio de un paisaje nevado. | Foto: Pexels

Publicidad

“No, gracias, señora. Desde hace mucho tiempo, salvar vidas era mi trabajo, y me aburrí tanto en la jubilación que casi olvido por qué elegí ser bombero. Gracias por recordarme eso. ¡Pero tengan cuidado la próxima vez!”, dijo el anciano con humor y se alejó.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Presta atención a tus alrededores. Sofía debería haber notado cuando el cochecito comenzó a moverse, pero afortunadamente, Chispita las alertó.

Algunas personas nacen para ser héroes. Aunque el señor Bracho era mayor, nunca había olvidado su verdadera vocación y las ayudó.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad