Sobre AM
Entretenimiento

22 de septiembre de 2021

Extraño anciano va de puerta en puerta, todos lo rechazan sin saber su razón - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Todos le cerraban la puerta en la cara al anciano, con excepción de una mujer que lo vio, notó lo que estaba pasando y decidió escucharlo.

Javier estaba exhausto. Había estado tocando puerta tras puerta en el vecindario buscando trabajo, pero nadie quería escuchar lo que tenía que decir. Nadie quería hablar con un anciano.

Se paró frente a la casa más grande de la cuadra. Esta era su última oportunidad del día. Solo esperaba que el dueño fuera más educado que sus vecinos.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Todos los propietarios de la calle habían echado a Javier sin siquiera escuchar su propuesta. ¿Quizás esta vez sería diferente? Entonces tocó el timbre. En cuestión de minutos, una hermosa joven abrió la puerta.

“Buenos días”, dijo alegremente, “¿Qué puedo hacer por ti?”.

El anciano se sintió alentado por la alegre sonrisa de la chica y su actitud amistosa. “Buenos días, señorita”, dijo. “Trabajo con mantenimiento y estoy aquí para ofrecerle a usted y a su familia mis servicios”.

Cargando...

Publicidad

Este era el punto en el que la gente solía decir: “Vete” o “Piérdete, viejo” o “Ve a vender aceite de serpiente en otra parte”. Un hombre incluso había usado un lenguaje soez con Javier, pero la joven parecía interesada.

“¿Qué tipo de trabajo hace usted?”, le preguntó. “Hago todo lo que pueda necesitar, señorita”, dijo el hombre.

Cargando...

Publicidad

“Hago trabajos de carpintería, pintura, ebanistería, arreglo electrodomésticos pequeños, jardinería, cualquier cosa que necesite, y mis tarifas son muy razonables”.

“Adelante”, sonrió la mujer. “Tengo una mesa con una pata temblorosa que necesita ser arreglada, ¿y tal vez pueda pintar mi habitación de invitados?”.

Javier no podía creer lo que escuchaba. Entró en la hermosa casa de la mujer con su caja de herramientas en mano.

Primero, procedió a arreglar la mesa. Ella se había presentado como Ana y se sentó a verlo trabajar y a conversar con él. Luego el hombre miró la habitación de invitados. La joven le había dado dinero para que comprara pintura para arreglarla al día siguiente.

Cargando...

Publicidad

También le había pagado el doble de lo que había pedido por la mesa. “Pero, señorita”, protestó Javier. “¡Me ha dado demasiado dinero!”.

Cargando...

Publicidad

“No, no es así”, dijo la mujer con firmeza. “Mi papá siempre me dijo que pagara un precio justo por un trabajo bien hecho, ¡y eso es lo que estoy haciendo!”.

Durante las siguientes semanas, los vecinos de Ana se sorprendieron al ver al anciano entrando y saliendo de su casa con su caja de herramientas en la mano. De alguna manera ella siempre encontraba algo de trabajo para que Javier volviera.

Una tarde, una de sus vecinas, Marlene, vio al anciano irse y decidió averiguar qué estaba pasando. Llamó a la puerta de Ana. “¡Hola, Marlene!" dijo la mujer alegremente al abrir la puerta. “Entra, tómate una taza de café conmigo”.

Cargando...

Publicidad

La vecina entró en la hermosa casa de Ana y miró a su alrededor. “No veo por qué necesitas a una persona de mantenimiento los cinco días a la semana”, dijo Marlene. “Todo parece perfecto”.

“No lo necesito”, dijo Ana, mientras servía el café. “Pero Javier necesita el trabajo”. “¿Le estás dando trabajo solo porque lo necesita?”, preguntó Marlene. ¿Por qué?”.

Cargando...

Publicidad

“¿Qué mejor razón para darle trabajo a alguien además de que lo necesita?”, le preguntó Ana en voz baja. “Este hombre no está pidiendo una limosna, está pidiendo un buen trabajo honesto”.

“¿Tiene qué... setenta? ¡Casi ochenta, diría yo! ¡Debería estar jubilado!”, agregó Marlene.

“Sí, debería estarlo, pero desafortunadamente su esposa está muy enferma y su seguro no cubrirá todos los costos del hospital. Javier apenas tiene lo suficiente para vivir después de pagar las facturas médicas, por eso necesita trabajar”.

“Bueno, ¿por qué no le das el dinero?”, preguntó Marlene. “Si tanto quieres ayudarlo, ¡ahórrale todo ese trabajo duro! Puedes pagarlo”.

Cargando...

Publicidad

Ana negó con la cabeza. “No puedo hacer eso, eso sería darle una limosna. Prefiero darle trabajo para que pueda ganar el dinero y mantener su dignidad y respeto por sí mismo”.

Cargando...

Publicidad

Marlene se sintió conmovida por la amabilidad y consideración de Ana. Al día siguiente apareció y le preguntó a Javier si tenía tiempo extra para arreglar su vieja glorieta a tiempo para el fin de semana tras terminar su trabajo para Ana.

Javier entonces arregló la glorieta e hizo tan buen trabajo. Pronto todos los habitantes del vecindario lo tenían entre sus contactos. El anciano se había convertido en la persona de mantenimiento local y ganaba lo suficiente para llegar a fin de mes.

Incluso después de que su esposa se recuperó de su enfermedad y fue dada de alta del hospital, El hombre siguió trabajando para Ana y sus otros clientes. Gracias a la amabilidad de la mujer, Javier tuvo la oportunidad de ganar su dinero con dignidad y mantener a su familia.

Cargando...

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

1. Dar trabajo a un hombre le otorga dignidad y fortalece su autoestima. Ana podría haberle dado el dinero a Javier, pero se dio cuenta de que él también necesitaba sentirse útil y respetado.

2. Todos merecen la oportunidad de demostrar lo que pueden hacer. Los vecinos de Ana ni siquiera le dieron a Javier la oportunidad de explicar lo que quería; todo lo que vieron fue a un hombre al que consideraban “demasiado mayor” para trabajar. Ana le dio la oportunidad de demostrar lo que podía hacer.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Cargando...

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector, pero escrito por un redactor profesional. Todos los nombres se han cambiado para proteger las identidades y garantizar la privacidad. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad