Historias Inspiradoras

20 de octubre de 2021

Marido incendia la casa de su esposa para intentar recuperarla - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Olga tenía que escapar de su difícil matrimonio, debía encontrar la manera de salir de esa relación. Pero a pesar de sus esfuerzos, su marido se las arregló para volver a la familia.

"¿Llamas a esto comida? Mira este filete de aquí, te dije que no lo quería muy cocido ¿ves la sangre aquí? ¿La ves? Porque yo no", dijo Frank y procedió a pinchar el bistec frente a ella. "¿Ves eso? ¿Ves eso? Es como un trozo de goma. ¿Puedes masticar eso? ¿Esperas que lo mastique?".

Hombre molesto. | Foto: Pixabay

Publicidad

Procedió a dar unos cuantos golpes más al filete con el tenedor, antes de lanzar el plato contra la mesa de la cocina. El plato se hizo añicos con el impacto.

"No puedo creer que vuelva a casa para esto...", murmuró Frank mientras se alejaba hacia el salón.

Olga se quedó mirando los vidrios rotos en el suelo durante un buen minuto, tratando de contener las lágrimas... José estaba allí mismo, y sólo tenía cinco años... no podía dejar que viera esto. No podía permitir que su hijo viera a su madre llorar. Tenía que ser fuerte.

José se sentó junto a la mesa, con la cabeza enterrada entre las manos y era mejor que no dijera nada, o papá podría darle una buena paliza. Siempre lo hacía cuando se enfadaba.

Publicidad

Después de otros minutos de silencio ensordecedor, Olga finalmente se dirigió hacia los restos del plato y comenzó a limpiar el desorden.

Sacó una bolsa de basura y procedió a recoger los trozos rotos, uno por uno, y a meterlos en la bolsa de basura negra. Los fragmentos rotos le cortaron los dedos al recogerlos, pero ya se había acostumbrado al dolor.

No era la primera vez, y seguro que no será la última: tenía que encontrar una salida, y tenía que ser rápida. Al menos por José.

Publicidad

Unas horas más tarde, Frank simplemente se acostó en el sofá de la sala, mientras en la televisión pasaban la repetición del partido de béisbol de la semana pasada.

Televisor. | Foto: Pexels

Publicidad

Olga volvió al dormitorio y se acurrucó con una vieja manta, sin poder contener las lágrimas. Pensó en dónde podría ir: su familia prácticamente la había repudiado después de tener a José antes de casarse. No tenía ningún otro sitio al que ir.

Tampoco podía huir sola... no podía dejar que José se quedara solo con Frank. Dios sabe lo que le pasaría... José no se merecía esto, tal vez ella sí, pero no su hijo. El niño merece algo mejor.

Esa noche sacó su maleta y metió en ella todo lo que pudo. Luego fue a la habitación de José, lo llevó al asiento trasero de su Honda Civic del 95 y se marchó.

Se despidió de Bogotá y de cualquier asociación que tuviera con ella. Todo se acabaría, y trataría de vivir una vida lejos de este lío. Una nueva esperanza. Un nuevo comienzo.

Publicidad

O eso pensaba.

Fue un año después de dejar Bogotá para siempre. Simplemente dejó de hablar con todos los que conocía en  esa ciudad. Era el momento de empezar una nueva vida, y eso hizo.

Al principio fue un caos: no tenía dónde alojarse y se limitaba a saltar de un motel a otro. Pero después de uno o dos meses, encontró un trabajo en un restaurante.

No ganaba mucho, pero al menos era suficiente para vivir en un estudio de una habitación. Todo cambio era bueno, por pequeño que fuera.

Vista de la ciudad. | Foto: Pexels

Publicidad

En cuanto a José, le llevó algún tiempo adaptarse a su nuevo entorno. Pero finalmente empezó a reírse de nuevo, como debería hacerlo un niño normal.

Por la tarde, miraba por la ventana y sonreía a los pájaros que había en el exterior, bajo el brillante cielo azul, y a veces le hacía un gesto a su madre para que se acercara a mirar los pájaros con él.

Las aves se paraban en los cables del teléfono fuera de su ventana y les devolvían la mirada. Podían salir volando cuando pasaba un vehículo... pero siempre volvían alegres a los cables.

De repente el teléfono empezó a sonar en la casa.

Publicidad

Es extraño... pensó Olga. No hay mucha gente que llame a estas horas. Intrigada, fue a contestar la llamada.

"Hola...", dijo una voz familiar al otro lado de la línea, lo que provocó un escalofrío en Olga. Reconoció la voz, claro que sí... ¿por qué no iba a hacerlo? Era el hombre con el que estaba casada, por muy desafortunado que fuera. ¿Pero cómo había conseguido su número? Ella no tenía ni idea.

Había algo diferente en él, en su voz. Era suave y tierna... como cuando lo había conocido en el instituto. Dios, parecía que había pasado toda una vida.

Publicidad

Sin embargo, el miedo se apoderó de ella, los recuerdos de su miserable vida pasaron por su mente y, antes de darse cuenta, colgó el teléfono.

Teléfono. | Foto: Pexels

Publicidad

El teléfono empezó a sonar de nuevo.

Respiró hondo y decidió responder de todos modos: necesitaba resolver esto, y esa era la única manera de seguir adelante.

"Oye... sé que no he sido un buen padre o un buen marido... lo siento mucho por lo que hice. ¿Cómo está José? ¿Está bien?", dijo Frank.

"Está bien. ¿Cómo encontraste este número?", preguntó Olga.

"Mira, regresé a la Iglesia, y ... no espero que me perdones, pero quiero visitar a José. Es mi... nuestro hijo, después de todo", respondió.

Por alguna razón sonaba diferente. Su voz se volvió mucho más suave... incluso mansa.

Publicidad

"Puedo conducir hasta Medellín y encontrarme con ustedes allí; sólo quiero verlos. ¿Seremos adultos y lo hablaremos?", preguntó.

Ella miró a José, estaba observando los pájaros de fuera. Podía que Frank fuera una persona horrible, pero al fin y al cabo era el papá de su hijo, y José se merecía crecer con un padre. Si Frank podía cambiar, tal vez las cosas podrían ser mejores para el chico.

Parque. | Foto: Pexels

Publicidad

De mala gana, aceptó reunirse con Frank el domingo siguiente.

Acordaron reunirse en un parque. Era un lugar público y si Frank empezaba a portarse mal, al menos habría gente cerca para detenerlo. Olga lo había pensado todo: estaría bien, ella y José se encontrarían con Frank, y verían cómo estaba... quizá sí cambiara. Todo sería diferente.

Frank ya estaba sentado en el banco cuando llegaron al parque, y Olga pudo ver su camioneta aparcada en la esquina de la calle. Estaba bien afeitado, y ella tuvo que admitir que era una imagen bastante sorprendente.

Incluso llevaba una camisa; no recordaba cuándo había sido la última vez que lo había visto con una camisa limpia desde el día de su boda.

Publicidad

Mientras José jugaba con otros niños en el parque, mantuvieron una larga conversación sobre lo que había pasado durante ese año. Pueden pasar muchas cosas en un año, y no solo para Olga: Frank habló de sus propios problemas personales, de cómo se había dado cuenta de sus errores, de cómo entendió que necesitaba un cambio, de las conversaciones que había tenido con el cura...

Quizá un hombre pudiera cambiar de verdad.

"Se hace tarde. Deja que los acompañe... ven hijo, vamos", le indicó Frank a José que se acercaba a ellos.

Publicidad

En el camino de vuelta, hablaron de la gente que conocían en Bogotá. Oh, ¿Jorge se casó de nuevo? Dios, ¿qué es eso, su quinto matrimonio? ¿Y Marianne, que vivía sola en esa vieja casa? ¿Falleció? Que Dios la tenga en su gloria... ¿Su hijo Javier regresó alguna vez? ¿Se quedó en Japón? He oído que tienen buena comida allí. ¿Y Brenda que vivía abajo? ¿Chile? ¿En serio? Todo el mundo se muda a Chile en estos días...

Pareja caminando con un niño. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando se acercaron al lugar donde vivía Olga, pudieron ver una gran multitud reunida fuera, patrullas de la policía y camiones de bomberos alrededor del edificio, anillos de humo negro elevándose en el aire.

"¡Oye! ¿Qué está pasando aquí?", Frank comenzó a interrogar a la gente que los rodeaba.

"Alguien debe haber dejado la estufa encendida", dijo una anciana.

Olga miró la ventana a lo lejos, sin poder contener las lágrimas: su nueva vida, su nuevo comienzo, todo en llamas... ¿De verdad se dejó la estufa encendida? Tal vez sí. No lo recordaba, estaba ansiosa cuando salía de casa por la mañana. No era ella misma. Tal vez dejó la estufa encendida... tal vez lo hizo...

Publicidad

Frank se percató de las lágrimas de Olga y entendió que algo andaba muy mal.

"¿Es eso...?", empezó a preguntar, pero antes de que pudiera terminar su pregunta, Olga simplemente asintió.

"Oh Dios...", sostuvo la cabeza de Olga en su pecho, sosteniendo la mano de José con su otra mano.

"Oye, si no te importa, todavía tienes cosas en nuestra casa... podrías quedarte allí hasta que encuentres un nuevo lugar", sugirió.

Incendio. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de hacer unas cuantas llamadas telefónicas, condujeron de vuelta a Bogotá.

Su antigua casa les resultaba... familiar. Todo seguía en el mismo lugar, aunque se veía algo distante. Pero el mal olor seguía siendo el mismo. Había cajas de pizza de hace una semana impregnadas de pasta de microondas. Incluso la cocina de la cafetería en la que trabajaba olía mejor que esto.

Y en la esquina de su patio trasero, Olga pudo ver una pila de latas vacías, apiladas en un enorme, era impresionante.

"Oye, no soy muy bueno cuidando de mí mismo, ¿verdad?", Frank hizo un comentario burlón mientras miraba las cajas de pizza vacías.

Publicidad

"Las arreglaré mientras ustedes duermen un poco", dijo mientras se dirigía al baño.

Mientras tanto, José se limitó a permanecer en silencio.

A la mañana siguiente, Olga se despertó alrededor de las siete de la mañana. El rayo matutino brillaba a través de la ventana. Las cajas de pizza se habían movido de una esquina de la habitación a la otra, con algunas latas adicionales a su lado. La televisión seguía encendida, esta vez con una reposición de  ‘Jungla de Cristal’, muy poco apropiada teniendo en cuenta que aún faltaba medio año para la Navidad.

Mientras tanto, el teléfono de Frank seguía sonando, pero estaba tan sumido en el sueño que ni siquiera se dio cuenta de ello.

Publicidad

Casa. | Foto: Pexels

Allí estaba, acostado en el sofá, una vez más. Su camisa blanca ya no era blanca: era una mezcla de manchas de refresco y Dios sabe qué. No estaba segura de poder llamar a ese tono amarillo... parecía mucho más oscuro que el amarillo.

Publicidad

¿Había tomado la decisión correcta al volver aquí? Tal vez debería haber encontrado un motel en su lugar. Incluso el motel más barato en el que se alojó tenía mejor aspecto que éste, y eso es decir mucho.

Mientras se ahogaba en sus propios pensamientos, sonó su celular, esta vez un número desconocido.

"Hola. ¿Es la señora Fernández?", preguntó la voz.

"Sí, ¿con quién hablo?",respondió Olga.

"Soy el alguacil Martínez del Departamento de la Policía. Mire, sobre el incendio en su apartamento. Comprobamos las cámaras de seguridad y nos dimos cuenta de que un hombre había entrado en su casa ese mismo día.

Publicidad

Conseguimos al sujeto y lo trajimos para interrogarlo. Dijo que alguien le pagó para que lo hiciera", respondió el alguacil. "Dijo que nunca conoció al tipo, pero que tiene su número. Llevamos toda la mañana llamando al número, pero nadie responde", añadió.

Ahora todo tenía sentido, pensó Olga. Se dirigió al patio trasero y le dio en voz baja al agente su dirección y que sabía de quién se trataba. Al cabo de una o dos horas, la policía entró en la casa y se llevó a Frank bajo custodia.

Hombre detenido. | Foto: Pexels

Publicidad

José se despertó en su dormitorio. "¡Baja José, el desayuno se está enfriando!", gritó Olga.

Y qué serenidad, pensó Olga. Hacía ya unos cuantos años que había dejado Bogotá: Frank había sido acusado de ser el causante del incendio y estaba encerrado en Dios sabe dónde.

Ahora ella estaba feliz, muy lejos de él. Había firmado los papeles del divorcio, e incluso consiguió una orden de alejamiento contra Frank.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los niños se merecen lo mejor: Pase lo que pase, nunca, jamás, arrastres a los niños al drama. Y aunque tomemos malas decisiones en la vida, nunca es tarde para cambiar. 

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que inspire a la gente a compartir sus propias historias o a ayudar a otra persona.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Si eres víctima de maltrato y necesitas ayuda, o conoces a alguien que sufre violencia de género y requiere asistencia, llama a la línea de atención especializada que corresponda a tu país. Consulta aquí el número que debes marcar.

Publicidad

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.