Historias Inspiradoras

20 de octubre de 2021

Niño cree que su madre murió en una colisión y años después se la encuentra accidentalmente - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

La madre de Bernardo, Valeria, se fue de viaje de negocios y nunca regresó. Les dijeron que había muerto en un accidente automovilístico, pero Bernardo la conoció accidentalmente durante una conferencia en la universidad. Entonces un detective reveló lo que sucedió en ese momento.

"Bien, Bernardo. Ahora tengo que irme, pero volveré en unos días", le dijo Valeria a su hijo de 10 años, quien se agarraba a su pierna y se negaba a soltarla. Tenía que asistir a una conferencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Valeria Sifontes era profesora de la Universidad de Guadalajara y había sido elegida como ponente principal en ese simposio, así que debía asistir. Pero su hijo no quería que su madre se fuera durante varios días.

"No, mamá. Quiero ir contigo", dijo Bernardo.

"Bernardo, suelta a tu madre", le ordenó su padre, Paul, con una sonrisa.

"Lo siento, cariño. Pero esta es una conferencia para adultos. No puedes venir conmigo", dijo Valeria, apartando las manos de su hijo de las piernas. Su niño finalmente cedió y la soltó.

"¡Voy a convertirme en un científico como tú! E iremos juntos todo el tiempo", dijo Bernardo con vehemencia. Sus padres sonrieron y Valeria subió a su vehículo. Debía regresar tres días después, pero eso nunca ocurrió.

Cargando...

Publicidad

Paul recibió una llamada de un hospital, en la que le explicaban que su mujer había tenido un terrible accidente de tránsito. Debía trasladarse al sitio para poner las cosas en orden, así que dejó a Bernardo con su madre y se fue.

Por desgracia, fue imposible identificar el cuerpo, pero encontraron un bolso. Paul vio sus cosas y confirmó que era su mujer. Arregló todo y volvió a casa para conversar con Bernardo.

El chico se tomó muy mal la muerte de Valeria. Pero de adolescente, estaba decidido a convertirse en físico como le había prometido antes de morir. Sacó calificaciones sobresalientes y consiguió varias becas para cualquier universidad del país.

Cargando...

Publicidad

Pero eligió la Universidad de Guadalajara, donde su madre había dado clases. Todos en la familia estaban orgullosos de que Bernardo siguiera los pasos de Valeria, y le apoyaron en cada paso.

Cargando...

Publicidad

Sin embargo, él no solo quería ser físico. Quería ser el mejor. Así que tomó clases adicionales, asistió a conferencias especializadas y buscó por todas partes a los mejores profesores. A través de los foros en línea, vio excelentes críticas de un curso en el Instituto Politécnico Nacional.

"Está a más de dos horas de distancia, Bernardo. No veo cómo esa universidad tendrá algo mejor que ofrecer", dijo su padre cuando el chico le contó sus planes.

"Tengo que verlo por mí mismo. Las críticas son buenas y hablan de una gran profesora. ¿Te he dicho que su apellido también es 'Sifontes'?", añadió Bernardo. Unos días después, condujo hasta Instituto Politécnico Nacional y se apuntó a la clase.

Cargando...

Publicidad

El joven quedó sorprendido cuando vio entrar a la profesora. Era exactamente igual a su madre, solo que un poco mayor. ¡Esto es imposible!, pensó Bernardo mientras escuchaba su conferencia. Entonces tomó su teléfono y la buscó.

Envió una captura de pantalla a su padre, que le respondió que tenía que ser la misma mujer. Paul intentó llamarlo, pero Bernardo quería hablar primero con la profesora. Así que cuando la clase terminó, se acercó a ella.

"Disculpe, profesora. ¿Puedo hablar con usted un momento?", le preguntó tímidamente.

"¡Claro! ¿Es sobre la clase?", contestó Sifontes.

Cargando...

Publicidad

"No. ¿Solías vivir en Guadalajara y tenías un hijo llamado Bernardo?", preguntó él.

"Oh, ¿por qué me preguntas eso?", dijo ella frunciendo el ceño.

Cargando...

Publicidad

"Profesora, no quiero ser grosero. Es que usted se parece a mi madre, que murió hace unos diez años. Tiene usted el mismo apellido que yo. Solo necesito saberlo", dijo Bernardo.

"Oh, Dios mío", murmuró. "Yo... no sé qué decir. Pero hace unos diez años, me desperté en una zanja al lado de la carretera con algunas heridas y sin saber quién era. Una amable pareja mayor me ayudó, pero nunca recuperé la memoria".

"Estás viva", consiguió decir Bernardo. Después de 10 años, no podía creer que estuviera frente a su madre. Las lágrimas invadían sus ojos.

Cargando...

Publicidad

"Lo único que recordaba era ser conocida como la profesora Sifontes. Intenté ir a la policía, pero no pudieron ayudarme sin ninguna identificación. Ojalá hubiéramos tenido redes sociales en aquella época", explicó la dama.

"¿Qué pasó después?", preguntó Bernardo, queriendo saber más sobre cómo el tiempo le robó años a su madre.

"También recordé que era buena en física, y la pareja mayor que mencioné antes eran profesores en esta universidad. Me ayudaron a conseguir un trabajo aquí. Elegí el nombre de Valentina, pero me quedé con el apellido que recordaba", explicó.

Cargando...

Publicidad

"Mi padre tiene que venir aquí. Tenemos que averiguar qué ha pasado", concluyó Bernardo.

Unas horas más tarde, Paul llegó y, al igual que Bernardo, no pudo evitar que se le saltaran las lágrimas al decir que su mujer, a la que creía muerta, le miraba fijamente. Fue el día más feliz de su vida.

Los tres acudieron a la policía para iniciar una investigación. Hicieron una prueba de ADN a Bernardo y confirmaron que coincidía con el de Valeria. El departamento de policía investigó el asunto mientras toda la familia se esforzaba por rehacer su vida.

Valeria no estaba preparada para volver a su papel de madre y esposa, ya que había perdido el recuerdo de esa parte de su pasado, pero se tomaron las cosas con calma. Varios meses después, un detective les visitó.

Cargando...

Publicidad

"Fue difícil reconstruir las cosas, y todavía hay algunos espacios en blanco que estoy tratando de resolver, pero lo más probable es que esto es lo que pasó", comenzó el detective Hugo. Bernardo y sus padres escucharon atentamente.

"Señora Sifontes, según me ha contado, usted acudió a una conferencia aquí hace diez años. Pero usted iba con una colega llamada Janet Pérez. Ella conducía cuando usted fue atropellada por un hombre borracho en una enorme camioneta. Usted fue arrojada a la cuneta fuera de la carretera", continuó el detective Hugo.

"¿El equipo de rescate no la vio?", preguntó Paul.

"No, lo que explicaría por qué la señora Sifontes se despertó en esa zanja", respondió el detective.

Cargando...

Publicidad

"¿Pero no habrían sabido que había dos personas en el coche?", cuestionó Bernardo.

"No. Según los informes, solo había un bolso en el coche, que pertenecía a la señora Sifontes. Sospecho que la señora Pérez había dejado el suyo en el hotel por accidente. Pero como su madre desapareció, pensaron que el bolso pertenecía a la señora Pérez", explicó el detective.

Cargando...

Publicidad

"Y el cuerpo de esa pobre mujer estaba irreconocible, así que asumieron que era la dueña del bolso", continuó Paul. 

"Exactamente", confirmó el detective. "Además, la señora Sifontes fue atendida en otro hospital días después de que se confirmara la muerte de la señora Pérez, que ellos creían que era la señora Sifontes. No pudieron sumar dos y dos".

"Esto es horrible", sollozó Valeria.

"Mamá... quiero decir, profesora, quiero decir... no sé cómo llamarte ahora mismo. Pero lo superaremos ahora que estamos juntos", la consoló Bernardo.

Cargando...

Publicidad

"¿Nadie buscó a Janet Pérez?", preguntó Paul antes de que el detective se fuera.

"Nadie denunció su desaparición. Sospecho que no tenía familia, o que si alguien la denunció, nunca encontraron pistas", respondió Hugo y se marchó.

Cargando...

Publicidad

En las semanas que pasaron, los Sifontes se esforzaron por recuperar lo que tenían como familia. Valeria aceptó su verdadero nombre y se convirtió en madre de Bernardo. Le costó un tiempo, pero finalmente volvió a enamorarse de Paul. Renovaron sus votos dos años después.

Además, Valeria volvió a ser profesora en la Universidad de Guadalajara y Bernardo se graduó con honores.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca hay que salir indocumentado: Identificaron mal a Janet Pérez, ya que no llevaba sus documentos personales, y fue una tragedia para varias personas.

Cargando...

Publicidad

Tener cuidado al conducir: Use el cinturón de seguridad y tenga cuidado ahí fuera. Es imposible evitar todos los accidentes, pero la precaución puede salvar vidas.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad