Historias Inspiradoras

21 de octubre de 2021

Hombre sin techo se enamora de una chica adinerada que conoció en el parque y todos los días espera que ella vuelva - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Tras una vida signada por muchas desgracias familiares, Tomás pensó que su suerte había cambiado después de conocer a Mercedes en un parque, pero estaba equivocado.

La familia de Tomás vivió una ciudad pequeña durante muchos años. Su padre, Julián Guevara, tenía un trabajo de oficina hasta que comenzó a tomar una clase con un gurú de los negocios, quien prometió enseñarle a ser su propio jefe.

Eso nunca sucedió. La verdad es que este “gurú de los negocios” no era más que un líder de culto que logró extorsionar a la gente, incluido Julián. Tomás tenía solo 14 años cuando ocurrió este desastre.

Un indigente descansa en un banco público. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Trató de advertir a su padre e instó a su madre, Carmen, a hacer algo. Pero nunca fue escuchado. Finalmente, Julián renunció a su trabajo y se fue para seguir los “planes” del gurú de los negocios. Su madre había sido ama de casa en ese momento.

Cuando Julián se fue, Carmen luchó por conseguir un trabajo para pagar las facturas, ya que su esposo se había llevado la mayoría de sus ahorros con él. Tomás comenzó a trabajar a los 16 años. 

Tuvo que abandonar la escuela secundaria cuando su madre se enfermó de cáncer. Desafortunadamente, ella murió un par de años después del diagnóstico y Tomás se quedó solo. 

Después de pagar sus facturas médicas, no pudo pagar su hipoteca y el banco embargó la casa de su familia. Así que Tomás tomó los pocos cientos de dólares que logró ahorrar y se mudó a la capital, con la esperanza de encontrar mejores oportunidades. 

Publicidad

Pero su bolso fue robado en su última parada de autobús y la policía no pudo hacer nada. Derrotado, caminó hacia un parque público y durmió en uno de los bancos esa noche. “¡Saldré de esto mañana!”, se prometió a sí mismo antes de quedarse dormido. Sin embargo, cada día fue más desafiante que el anterior.

Nadie quería contratarlo porque no tenía domicilio fijo. Así que el parque se convirtió en su residencia permanente y Tomás perdió la esperanza de que alguna vez cambiaría su situación. 

Un día, vio a una mujer joven en el parque. Estaba sentada junto a un árbol leyendo un libro. Nunca había visto a nadie más hermoso y quería acercarse a ella. “No querrá hablar con un vagabundo sucio como yo”, pensó Tomás con tristeza. 

Publicidad

Una linda joven lee sentada en la grama de un parque. | Foto: Pexels

Cada día él esperaba con ansias el momento en que ella apareciera. Sorprendentemente, una tarde la joven se le acercó.

Publicidad

“¡Hola! Soy Mercedes. ¿Quieres la mitad de mi sándwich? Ya estoy satisfecha”, le ofreció la mujer sorprendentemente.

“Sí, gracias”, asintió Tomás de inmediato. “Te veo leyendo aquí todos los días”.

“Ah, sí. Mi casa es un caos. Todavía vivo con mis padres, pero mi mamá siempre está ocupada con algo, y este es el único lugar donde puedo leer tranquilamente”, respondió Mercedes.

“Bueno, este parque es mágicamente pacífico. Aunque puede ser bastante ruidoso por la mañana con todo el mundo haciendo ejercicio y demás”, añadió Tomás. Mercedes lo miró con simpatía y se sentó en el banco.

Publicidad

Hablaron de muchas cosas y luego ella le preguntó cómo terminó en su situación. “Es difícil de explicar, pero este sistema hace que las personas sin hogar no puedan encontrar un trabajo real”, reveló Tomás.

“Hay escasez de trabajo en todas partes en este momento. Igual es difícil creer que te rechazarán”, dijo Mercedes, confundida.

“Tú piensas, con toda lógica, que deberían contratarme en todas partes. Pero no tengo teléfono. Y no ayuda que haya abandonado la escuela secundaria, aunque no veo cómo me hubiera preparado para voltear hamburguesas. Puedo hacerlo fácilmente”, dijo con humor.

Un hombre sentado en un banco público mira distraido su entorno. | Foto: Pexels

Publicidad

Mercedes sonrió y cambió de tema a algo alegre. Ella decidió ayudarlo y le traía comida todos los días. “Pero también te traje este libro que te preparará para graduarte de la secundaria. ¡Lograrás salir de esta situación!”, insistió.

Tomás no podría estar más agradecido. Después de un mes de hacer esto, no pudo contener sus sentimientos por más tiempo. Pero ella dudaba.

“Tom, yo… admito que siento afecto. Pero no lo sé… mis padres… no estoy segura. Ni siquiera les he dicho que te estoy ayudando”, admitió ella preocupada. Tomás dejó ir el tema, por ahora, prometiendo volver a intentarlo cuando tuviera un hogar.

Finalmente consiguió su título y postuló a algunos trabajos con la ayuda de Mercedes. Aún no habían tenido buenas noticias cuando Mercedes lo sorprendió aún más.

Publicidad

“Yo también tengo sentimientos por ti, Tomás. Tampoco puedo ocultarlos más. Pero, ¿qué les diré a mis padres?”, preguntó, preocupada. Él la consoló y le dijo que estaba bien mantenerlo en secreto por ahora.

Pero un día, su madre, la Sra. Melisa Lang, vino al parque inesperadamente porque Mercedes no estaba contestando el teléfono. Los sorprendió besándose y comenzó a gritar. La mujer tomó a su hija del brazo y la llevó a casa.

“Mamá, es un buen hombre. Tiene mi edad, pero no creerás lo horrible que ha sido su vida. ¡No todo el mundo tiene suerte como yo!”, explicó a su madre.

“¡Es un vagabundo! Eres una linda jovencita de una familia adinerada, Mercedes. También eres hermosa, inteligente y tienes mucho potencial. ¡No puedes estar con alguien así!”, gritó la madre.

Publicidad

Pareja de ancianos. | Foto: Pexels

Su padre, el Sr. Hugo, las escuchó gritar desde su estudio y salió para ver qué estaba pasando. Melisa le contó todo y él estaba igual de enojado. “¡Te prohíbo que lo veas!” dijo el hombre con frialdad.

Publicidad

“Si hacen esto, huiré. Les pido que le den una oportunidad. Es un hombre agradable y maravilloso. Ya verán”, les suplicó Mercedes. Sin escucharla, mantuvieron la prohibición de salir de la casa a partir de ese momento.

Tomás estaba desconsolado. Durante días, esperó a que Mercedes regresara, pero no ocurría. Le preocupaba no volver a verla nunca más. “¿Y si sus padres la convencieron de que dejara de verme?”, se preguntó.

Pero los Lang no pudieron mantener a Mercedes encerrada en su casa por mucho tiempo. Un día, se escapó y finalmente vio a Tomás, quien sintió como si le hubieran quitado un peso de los hombros cuando la vio de nuevo.

Publicidad

Mercedes trató de convencerlo de que se escapara con ella, pero él vaciló porque no quería que se separara a sus padres. Pero ella era terca. Regresó a casa y les dio un ultimátum a sus padres. 

“O lo conoces y nos dejan hacerle cambiar de opinión, o me voy para siempre”, les dijo. Los Lang cedieron y lo invitaron a cenar.

Tomás hizo todo lo posible por asearse apropiadamente, y se vistió con su mejor atuendo, que eran solo jeans y una camisa abotonada que Mercedes le dio para sus entrevistas de trabajo. Pero funcionó, y Melisa vio lo guapo que era el joven ahora que estaba limpio. 

Se sentaron a comer y le preguntaron sobre su pasado. Los padres de Mercedes se identificaron con él porque Hugo había oído hablar del estafador “gurú de los negocios”.

Publicidad

Hombre anciano precede una mesa durante la comida. | Foto: Pexels

“No puedo creer lo que le está haciendo a la gente”, comentó.

“Esto es horrible. Cuéntenos qué más pasó”, instó Melisa. Al final de la noche, el Sr. Lang le ofreció a Tomás un trabajo en su empresa de construcción.

Publicidad

“Pero seré sincero contigo. Es un trabajo duro ser un constructor y quiero más para mi hija. Vas a necesitar romperte la espalda y estudiar para convertirte en un hombre digno de ella”, advirtió el padre.

Tomás le dio las gracias y empezó a trabajar de inmediato. Uno de sus compañeros de trabajo le ofreció una habitación en su casa y oficialmente ya no estaba sin hogar. 

Su salario era lo suficientemente decente para pagar sus facturas y abrir una cuenta de ahorros. Pero también comenzó clases nocturnas en el colegio comunitario.

Publicidad

El Sr. Lang vio lo duro que trabajaba y nunca volvió a objetar su relación con Mercedes. Cuando Tomás se graduó, obtuvo un nuevo puesto en la empresa del suegro y se abrió camino.

Unos años más tarde, él y Mercedes se casaron con la total aprobación de los padres de su novia.

Una pareja de recién casados se da un beso mientras a su alrededor todos celebran. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No se deje engañar por estafadores, gurús, personas influyentes, etc. Algunos de estos “gurús” son simplemente líderes de cultos glorificados y no tienen nada bueno que ofrecerle a usted ni a su familia.

Todos merecen una oportunidad. El Sr. y la Sra. Lang dudaban en dejar que su hija saliera con una persona sin hogar hasta que escucharon su historia. Y le dieron la oportunidad de mejorar.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad