Viral

22 de octubre de 2021

Abuelos no pueden contener las lágrimas cuando reciben una visita inesperada de su nieta

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Si has estado separado de tu familia durante un largo período, sabes lo difícil que puede ser cuando todo lo que deseas es un cálido abrazo de tus seres queridos. Cuando a dos abuelos se les concedió este deseo, no pudieron dejar de llorar.

Los abuelos son un regalo de la vida. Aun así, en algunos casos, los nietos, especialmente cuando son adultos, se olvidan de pasar tiempo de calidad con ellos.

En 2019, sin embargo, una nieta no estaba dispuesta a dejar que la distancia le impidiera darles un abrazo y celebrar el cumpleaños de su abuelo. Hizo un esfuerzo adicional para hacerles saber cuánto los amaba.

Una nieta dando un abrazo a su abuela. | Foto: Facebook.com/LightWorkersOfficial

Publicidad

UNA SORPRESA FELIZ

Una abuela estaba en casa con su esposo mientras hablaba con su nieta a través de su teléfono celular. La señora le preguntó cómo estaba, a lo que la jovencita respondió extrañamente: “Estoy bien. De hecho, realmente tengo que ir al baño. Lo siento mucho, abuela”.

La anciana se quedó mirando la pantalla del teléfono con sorpresa, mientras su nieta se colaba por la puerta detrás de ella. Ninguno de los abuelos notó que la chica había entrado a la casa. De pronto, comenzó a preguntar si había un baño allí.

La abuela la vio parada a su lado y comenzó a gritar con desbordante alegría; ambas se fundieron en un fuerte abrazo. El abuelo, mientras tanto, dijo en broma que estaba sufriendo un infarto. La abuela expresó:

Publicidad

“Podrían haberme traído un millón de dólares y no habría sido tan bueno”. 

Publicidad

Los abuelos no podían parar de llorar de alegría, y dejaron saber que su nieta era el mejor regalo que podrían haber deseado. Después de dos años separados, esta familia finalmente se pudo reunir nuevamente.

JUNTOS OTRA VEZ

El vínculo entre nietos y abuelos es increíblemente profundo, por lo que sus reuniones siempre están llenas de sollozos reconfortantes. 

El reportero del New York Times, David Gelles, captó uno de estos momentos en su propia familia. Compartió el adorable clip en Twitter, y explicó que él y su hija Franny sorprendieron a su madre y a su abuela en su 75° cumpleaños. 

Publicidad

Publicidad

Usando la misma técnica que la nieta de la historia anterior, padre e hija se acercaron sigilosa y lentamente a la anciana de 75 años.

Cuando la madre de David finalmente los percibió y se dio cuenta de que su hijo y su nieta estaban junto a ella, la emoción la inundó. Franny corrió a abrazar a su abuela y ambas se apretaron con fuerza.

¿Qué tan cerca estás de tus abuelos, los extrañas? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Publicidad