Historias Inspiradoras

22 de octubre de 2021

Hijo perezoso se niega a buscar trabajo - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Un hijo ignoraba las continuas solicitudes de su madre para que consiguiera un trabajo y la ayudara económicamente. Poco después se arrepintió, cuando la vida le enseñó una valiosa lección.

José ya había cumplido 18 años. Por lo general, uno esperaría que un joven de esa edad fuera un poco más maduro y comprensivo, pero él no lo era. De hecho, lo único que le importaba era disfrutar su vida y cumplir sus deseos.

El padre de José había muerto hacía unos años y todo lo que le había dejado a su familia era una casa vieja. La madre de José, Susana, trabajaba en una pizzería que pagaba muy poco, pero nunca decía que no a las demandas de su hijo. 

Publicidad

Mujer llora sin consuelo. | Foto: Pexels

A pesar de tener una madre tan cariñosa, José nunca le tendió una mano y gastaba el dinero que tanto le costaba ganar en cosas como videojuegos.

Publicidad

Cansada de enfrentar problemas financieros, Susana habló con su hijo y le pidió cortésmente que consiguiera un trabajo. José no solo ignoró a su madre, sino que empezó a evitarla. 

Las cosas fueron así durante casi un mes. José veía a su madre pasarla mal todos los días, pero nunca se molestó en ayudarla. Pronto llegaron las vacaciones de verano y todos sus amigos empezaron a trabajar a tiempo parcial. Como José tenía mucho tiempo libre, Susana le pidió una vez más que consiguiera un trabajo. 

“José, ¿qué opinas sobre aceptar un trabajo a tiempo parcial? Puedes ayudarme en la pizzería. Tus amigos también trabajarán este verano. Si me ayudas, nuestras finanzas mejorarán”. En lugar de comprender la difícil situación de su madre y ayudarla, José la atacó.

Publicidad

“¿Por qué sigues molestándome? Te he dicho tantas veces que NO QUIERO TRABAJAR. ¡Solo tengo 18 años! ¡Quiero disfrutar de la vida! ¡Deja de compararme con los demás!”

“Pero hijo, si sigues gastando dinero en cosas como videojuegos y salidas, un día no tendremos dinero ni para enviarte a la universidad”, dijo la pobre madre.

“¿Me estás amenazando? ¿Estás diciendo que no pagarás las mensualidades?”, preguntó José enojado.

“No hijo. Estaba diciendo…” Antes de que Susana pudiera terminar la frase, José salió de la habitación y golpeó la puerta con rabia. Ella se quedó llorando. Sabía que era un niño malcriado, pero no esperaba que fuera tan grosero.

Publicidad

Joven enfurecido con una computadora en su mano. | Foto: Pexels

Un mes después, las vacaciones de verano terminaron y llegó el momento de pagar la universidad de José. Los peores temores de Susana habían resultado ser ciertos: el dinero era escaso y ella ya no podría pagar su educación.

Publicidad

Había tratado de mantenerlo en secreto para él, asumiendo que pronto podría obtener el dinero, pero los secretos tienen una forma de filtrarse, y un día él se enteró.

“¿Quién diablos te crees que eres? ¿Estás tratando de controlar mi vida? ¿Te estás vengando porque no quise buscar un trabajo?”, le gritó a su madre después de regresar de la universidad.

“José, realmente ya no puedo pagar las mensualidades. No me estoy vengando. Soy tu madre. ¿Cómo puedes siquiera pensar eso?”, dijo Susana, y sus ojos se llenaron de lágrimas.

“¡Me tengo que ir! No quiero tus lágrimas falsas. ¡Quiero mis cuotas universitarias!”, gritó José a todo pulmón.

Publicidad

“No te preocupes, hijo. Me aseguraré de que no te pierdas la universidad. Soy tu mamá, después de todo”.

“¡Sí, me da igual!”, dijo con desprecio y salió de la habitación.

Mujer mayor con expresión de mucha tristeza. | Foto: Pexels

Publicidad

Al día siguiente, Susana se incorporó a una empresa y trabajó incansablemente para que su hijo no se perdiera de nada. Pero desafortunadamente, debido al exceso de trabajo, pronto se enfermó. 

Los médicos dijeron que necesitaba reposo completo en cama durante al menos unos meses o no podría volver a trabajar nunca más. Fue entonces cuando José se dio cuenta de su error.

Se prometió a sí mismo que cuidaría de su madre y comenzó a enviar solicitudes de trabajo. Afortunadamente, después de un tiempo, ingresó en un restaurante local. 

Trabajó muy duro y, al ver su dedicación y trabajo arduo, el líder de su equipo lo ascendió al puesto de gerente a fines del primer mes.

Publicidad

Con su primer salario, José compró un hermoso ramo de lirios y una gran canasta de frutas para su madre. En el momento en que Susana recibió los regalos de su hijo, rompió a llorar.

“No llores, mamá. Te mereces toda la felicidad de este mundo. Siento haber sido tan irresponsable todo este tiempo. Es solo por ti que me doy cuenta de la importancia del dinero ahora”.

“Ay, José…”, dijo Susana y lo abrazó con fuerza, “Estoy muy orgullosa de ti”.

“Gracias mamá. Estoy muy contento de escuchar eso de ti. ¡Te quiero!”, añadió José.

Una madre se funde en un emotivo abrazo con su hijo. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No desperdicies dinero y utilízalo sabiamente.

Trata a tus padres con amor y respeto.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad