Historias Inspiradoras

22 de octubre de 2021

Mujer descubre que su madre biológica, quien la dejó abandonada, vive al lado - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Anna siempre supo que fue adoptada y amaba mucho a sus padres. Pero se hizo una prueba de ADN por si acaso para ver si había coincidencias. No pasó nada durante años hasta que su familia se puso en contacto y quiso conocerla por una extraña razón.

A la edad de 43 años, Anna decidió conocer más sobre su genética y procedencia. Para eso compró un kit de prueba de ADN. Ella no sabía nada sobre su línea de sangre, y se suponía que estas pruebas le brindarían mucha información. No solo sobre las conexiones genéticas, sino también sobre la salud.

No tenía ningún interés en conocer a su familia biológica. Su madre adoptiva, Linda, dijo que la encontraron al costado de la carretera durante una horrible tormenta de nieve. Anna les preguntó sobre eso cuando tenía solo ocho años.

Publicidad

Bebé llorando en la nieve. | Foto: Shutterstock

“Tu papá detuvo el auto a unas pocas millas de nuestra casa, pensando que vio algo en la carretera, pero estaba demasiado oscuro para ver mucho más allá de las luces del auto”, recordó Linda. "Creo que fue el destino o algo así".

Publicidad

"¿Qué pasó después?", preguntó Anna a los 8 años.

“Salimos del auto y le dije a tu papá que hacía demasiado frío. Necesitábamos volver a casa con tus hermanos y hermanas. Pero avanzó unos pasos. Fue entonces cuando escuchamos tus gritos", explicó Linda. "Alan corrió y te vio gateando junto a una canasta en la nieve".

"¡Guau!", exclamó Anna.

"Sí. Bueno, te llevamos a casa. No sabíamos qué hacer. Debías tener alrededor de seis meses en ese momento. Ya teníamos seis hijos, pero luego nos enamoramos de ti y nunca miramos atrás. Tú también eras nuestra hija”, dijo Linda para luego darle un abrazo a la niña de 8 años.

Publicidad

Anna nunca olvidó ese recuerdo, pero de adulta conoció la historia real. Linda y Alan estaban luchando por mantener la economía en su hogar y sostener a su gran familia. Nadie estaba adoptando en la nevada ciudad de Bozeman, Montana.

Habrían enviado a Anna a un orfanato de inmediato, pero Linda se negó a permitir que eso sucediera porque ella ya había pasado por muchas cosas cuando era un bebé. No tenían el corazón para que la niña fuera abandonada nuevamente.

Así que la adoptaron a pesar de sus problemas económicos y la amaron como si fuera suya. Sus hermanos también eran estupendos y ella era la más cercana a su hija menor, Ofelia. De hecho, fue ella quien quiso experimentar con las pruebas de ADN.

Publicidad

"¿Qué es lo peor que puede pasar?" dijo la hermana mayor de Anna. “Descubres algunos primos perdidos y tal vez aprendes si tienes alguna huella genética acerca de algunas enfermedades. Eso podría ser de ayuda. Todos deberíamos hacerlo".

Niña sonriendo junto a su madre. | Foto: Pexels

Publicidad

Hicieron las pruebas juntas y descubrieron algunas marcas genéticas a tener en cuenta, pero no era nada demasiado serio. Por otro lado, no hubo coincidencias para Anna. La especialista explicó que solo significaba que nadie de su bio-familia se había hecho las pruebas todavía.

"No te preocupes. Las pruebas están ganando mucha popularidad en este momento. Apuesto a que alguien lo tomará en algún momento, y eso nos llevará en la dirección correcta”, alentó Ofelia.

"No estoy triste por eso. Nunca he sentido tanta curiosidad por ellos. Nuestros padres son maravillosos”, respondió Anna.

"Sí. Pero si encontramos a tus padres biológicos, podemos gritarles por dejarte en la nieve. Podrías haber muerto si papá nunca hubiera detenido el auto", insistió Ofelia y se cruzó de brazos.

Publicidad

“Es un poco dramática, pero la amo”, pensó Anna para sí misma.

Pasaron los años y no escuchó nada sobre las pruebas de ADN. Se olvidó de eso hasta que su teléfono le notificó un nuevo correo electrónico un día. Al principio, Anna pensó que era correo no deseado, pero lo leyó de todos modos.

"¡Hola! Mi nombre es Estela Ferrante y encontré tu información de contacto gracias a 23andMe. Recientemente hice la prueba y me emparejó contigo. Dice que eres mi prima. Es una larga historia, pero siempre pensamos que mi tía nunca tuvo hijos", decía el mensaje.

Publicidad

“Cuando le mostré mis resultados, ella lloró y lloró durante mucho tiempo. Luego, la tía Emily reveló que tuvo que renunciar a un bebé hace más de 40 años porque no tenía dinero. Pero ella realmente quiere conocerte ahora. No sé por qué".

Mujer frente a una computadora. | Foto: Pexels

Publicidad

“Déjame saber si te gustaría conocernos. Todos vivimos en Montana, pero podemos ir a verte donde sea que estés. Espero tener noticias tuyas, Estela".

Anna terminó de leer el correo electrónico en estado de shock. Al principio dudó, pero recordó las palabras de Ofelia. “Al menos podría preguntarle por qué me dejó al costado de una carretera”, pensó.

Así que Anna le respondió a su presunta prima y, después de varios mensajes, Estela reveló que también vivían en Bozeman. Luego intercambiaron números de teléfono.

"No podía saber con certeza si te habías mudado. Lo único que las pruebas no revelan son las direcciones de las personas", dijo Estela cuando Anna la llamó.

Publicidad

“Esto es un poco extraño. He estado en esta ciudad toda mi vida. Probablemente nos encontramos en algún momento. ¿Puedo preguntar dónde vive exactamente?”, consultó Anna.

“Oh, mi mamá y mi tía Emily viven en West Bozeman, pero yo estoy en South Downtown. ¿Y tú?", reveló Estela.

“¿Viven en West Bozeman? Yo también. No puedo creerlo. ¿Quieres decir que mi madre biológica ha sido básicamente mi vecina todos estos años?”, Anna preguntó con asombro.

"¡Ohh! Ahí es donde crecí. ¿Cuándo te mudaste al vecindario?", respondió Estela.

“Me mudé aquí hace 15 años. Espera un minuto. ¿Cuál es el apellido de soltera de tu mamá?", fue otra de las interrogantes de Anna.

Publicidad

Sosa. Mi mamá es Janys Sosa y mi tía es Emily Sosa”, respondió Stella.

Mujer hablando por celular. | Foto: Pexels

"¡Ay Dios mío! ¿La Sra. Sosa? ¿La dama pelirroja que vive a mi lado? ¿Ella es mi madre biológica?". Anna estaba llorando mientras hablaba con Estela por teléfono. No podía creer que esto estuviera sucediendo.

Publicidad

“Yo… bueno, sí. Guau. Nunca imaginé que estaría tan cerca de ti. ¿Puedo contarle sobre esto? ¿Podemos encontrarnos en alguna parte?, instó Estela.

"Dile a ella. Nos vemos en mi casa esta noche. Quiero escuchar todo. Pero también invitaré a mi hermana”, ofreció Anna, y colgaron. Llamó a Ofelia de inmediato y le pidió que se apresurara a ir a su casa. A las 6:00 p.m. alguien llamó a su puerta.

Janys y Emily estaban en la puerta de su casa con una mujer joven que tenía que ser Estella. "Bienvenidas, pasen, por favor", les saludó Anna. Ofelia les sirvió té y galletas a todas, y se sentaron en la sala de estar.

Al principio guardaron un silencio absoluto. "Esto es incómodo. Nos hemos saludado durante años. ¿Cómo es esto posible?", dijo Janys para romper el hielo.

Publicidad

"Si. Es una locura. Bozeman es mucho más pequeño de lo que imaginamos", agregó Ofelia con humor. Todos rieron torpemente, pero al menos ya no estaban en silencio. Así que Anna decidió ir al grano.

“Emily, supongo que sabes que soy tu hija biológica. Linda y Alan me adoptaron. Ofelia es mi hermana. He vivido una vida maravillosa con ellos. No sé qué más decir", comentó Anna, y Ofelia la tomó de la mano para mostrar su apoyo.

"Es maravilloso escuchar eso, querida. No sé cómo explicar lo que pasó hace años. No pasaba por un buen momento, pero eso suena como una excusa”, dijo Emily. "Mi vida era tan diferente y sentí que no tenía otra opción".

Publicidad

"Está bien. Solo necesito escuchar la verdad y por qué insististe en conocerme ahora”, respondió Anna.

Mujer mayor posando. | Foto: Pexels

Publicidad

“En ese entonces, me quedé embarazada a los 17 y el chico se fue. Era joven y estúpida. Pero el aborto estaba fuera de discusión. Decidí retenerte y te crie durante varios meses. Pero ahora sé que sufrí de depresión posparto”, explicó Emily.

“Janys trató de ayudarme, pero nadie estaba tratando eso en aquel momento. Se ignoró la salud mental. No sabía lo que estaba pasando. Además, no tenía dinero. Nuestros padres murieron años antes... Fue un desastre. Apenas recuerdo esos meses, pero recuerdo vívidamente la noche en que te dejé”.

“Recuerdo que te dejé en un barrio con muchas familias. Pensé que alguien te recogería y te llevaría a salvo a otro lugar. Pero cuando llegué a casa, empezó a nevar muy fuerte. Volví a salir, pero ya no estabas. Alguien te había rescatado".

Publicidad

“Eso significa que Anna solo estuvo allí por un corto tiempo. Nuestros padres nunca pudieron adivinar”, comentó Ofelia.

“Probablemente fue una hora más o menos, creo. Bueno, mi memoria no es la mejor en estos días. Pero, de todos modos, eso es lo que pasó. No escuché a nadie hablar de bebés desaparecidos ni nada por el estilo. Luego dejé la ciudad por un tiempo y mejoré. Tuve una carrera lucrativa”, indicó Emily.

“Volví para estar cerca de Janys cuando tuvo a Estela. Pero nunca tuve una familia propia. Estaba envuelta en culpa por dejarte. Quería buscarte, pero tenía miedo de interrumpir tu vida. Sentí que no merecía encontrarte. Pero ahora, es un poco urgente", reveló la mujer mayor.

Publicidad

"¿Qué está pasando, tía Emily? No supe qué decirle a Anna cuando me instaste a que la contactara", se preguntó Estela.

"Estoy enferma, Estela. Solo Janys lo sabía. He visto a varios médicos y todos me dieron la misma respuesta. No me queda mucho tiempo", reveló Emily. Todos jadearon y Estela la bombardeó con preguntas, pero Emily miró a Anna y continuó.

“Quería dejarle todo a Anna. Es lo mínimo que podía hacer", agregó con vehemencia.

Anna miró a Ofelia con los ojos muy abiertos y levantó las manos. "¡No! Posiblemente no podría aceptar nada. Yo también tengo una buena carrera. Quiero decir, no éramos ricos ni nada, pero estudié mucho y ahora me siento bastante cómoda", compartió.

Publicidad

Mujer con un bebé. | Foto: Pexels

“Oh, Anna. Sé que nunca podré reparar el daño que te hice por haberte abandonado así. Pero esta es la única compensación en la que puedo pensar”, precisó Emily.

Publicidad

“Ya obtuve lo que quería. Me preguntaba por qué me habías abandonado y ahora lo sé. No puedo juzgarte basándome en tu historia, ya que puedo ver cuán culpable te sientes por eso. Eso significa que me amabas, y una familia maravillosa me encontró y me amó también”, aclaró Anna.

"Es maravilloso escuchar eso", agregó Emily con lágrimas cayendo por su rostro.

El resto de la conversación fue mucho más agradable. y después de ese día, Anna y Emily hablaron a menudo y se unieron. Anna no consideraba a la mujer mayor como su madre, pero no era una mala persona.

Varios meses después, Emily fue hospitalizada porque su enfermedad había avanzado. Anna y Ofelia llegaron al hospital con Janys y Estela. Estaban al lado de Emily cuando dejó este mundo.

Publicidad

Como Anna había rechazado el dinero de Emily, la mujer mayor entregó todas sus posesiones a una organización que acogió a niños abandonados y los ubicaba con familias amorosas. Anna, Estela y Ofelia se ofrecieron como voluntarias para ayudar tanto como podían.

Voluntaria de organización benéfica. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Hay una explicación para todo: Anna y su familia adoptiva se preguntaron por qué la habían abandonado con tanta crueldad. Pero descubrieron lo que realmente sucedió, y no fue tan cruel como imaginaban.

Si tienes el dinero, hazte una prueba de ADN: Como Ofelia le dijo a Anna, ¿qué es lo peor que puede pasar? Tenemos que aprovechar la tecnología actual.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad