logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Indigente encuentra un libro en la basura y un viejo sobre con una foto cae desde dentro - Historia del día

Georgimar Coronil
27 oct 2021
15:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La madre adoptiva de Sebastián murió cuando él cumplió 18 años, y tras hacerse de malas compañías, él terminó en la calle.

Publicidad

Una vez, rebuscando en la basura, descubrió una copia de su libro favorito de la infancia. También tenía una foto y una dirección. Nunca imaginó lo que encontraría allí.

"Lo siento, señor Campos. No podemos hacer nada para ayudarle. El banco tendrá que embargar su casa", le dijo un ejecutivo del banco hace dos años. Sebastián recordaba bien aquella conversación.

Contenedores de basura en la calle. | Foto: Shutterstock

Contenedores de basura en la calle. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Su madre adoptiva, Linda, murió cuando él tenía 18 años. Por desgracia, él comenzó a juntarse con Leo, que pronto se convertiría en un traficante de drogas y un delincuente.

Leo robó todos los ahorros de Sebastián, dejándolo incapaz de pagar la hipoteca de su casa. El banco la embargó tras varios meses de advertencias.

Así que, a los 20 años, Sebastián se quedó sin casa. Encontrar un trabajo era casi imposible sin una dirección. El joven se adaptó a su nueva vida, buscando comida entre la basura.

No sabía nada de su familia biológica. “Debieron de tener una razón para abandonarme en aquel entonces”, reflexionó Sebastián mientras caminaba por las calles en busca de un contenedor. Halló uno en un callejón vacío.

Publicidad

Lee más: Niña obliga a su madre adoptiva a buscar a su "verdadera mamá", y se arrepiente de inmediato - Historia del día

Por suerte, había una vieja caja de pizza con unas cuantas porciones que todavía estaban lo suficientemente buenas para comer. Sebastián también se fijó en una enorme caja llena de libros viejos. Probablemente podría vender algunos de estos en una tienda de segunda mano.

Tomó la caja y empezó a clasificar algunos. Fue entonces cuando descubrió ‘Los tres mosqueteros’, su libro favorito de la infancia. Su madre se lo leyó por las noches durante varios años, y había algo en D'Artagnan que lo interpelaba.

Publicidad

“Tal vez mi subconsciente sabía que algún día sería pobre”, pensó Sebastián con sarcasmo. Solo esperaba poder hacer una fortuna algún día. Al final, solo pudo llevar unos cuantos libros en su bolsa, entre ellos ese.

Sebastián vendió los libros al dueño de la tienda de segunda mano local, que a menudo se apiadaba de él. Pero se quedó con ‘Los tres mosqueteros’. Era agradable tener un recuerdo de su madre, ya que no pudo conservar nada de la casa de su infancia cuando el banco se la embargó.

Hombre leyendo un libro. | Foto: Pexels

Hombre leyendo un libro. | Foto: Pexels

Publicidad

Aquella noche, bajo el puente que llamaba "casa", Sebastián leyó las líneas que había memorizado de niño. Se vio transportado a un mundo de aventuras muy diferente de su situación actual.

Iba casi por la mitad del libro cuando cayó un sobre de entre las páginas. La parte delantera no tenía nada, salvo la dirección del remitente.

Sebastián lo abrió y vio una fotografía. Mostraba a una pareja con dos niños. Uno de ellos debía de tener unos diez años y el otro era uno más pequeño.

Sebastián centró su atención en el hombre adulto de la foto. Extrañamente, el hombre se parecía a él. Luego vio a los niños, y su mirada se posó en el pequeño que tenía una manta roja. Sebastián recordaba haber usado la misma manta.

Publicidad

“¿Podría ser mi familia biológica?”, se preguntó. “¿Por qué estaba esta foto dentro de este libro?”. Tenía muchas dudas y la dirección del sobre era su única esperanza de responderlas.

A la mañana siguiente fue hasta la zona. La dirección conducía a un edificio de apartamentos. No podría entrar con su aspecto, pero Sebastián decidió pedir ayuda al guardia de seguridad. Le preguntó si conocía a las personas de la foto, pero le dijo que no.

"Señor, ¿le importaría dejarme entrar?", dijo Sebastián, esperanzado.

"No, hombre. Perdería mi trabajo si dejara entrar a un extraño", le dijo el guardia.

Publicidad
Edificio de apartamentos. | Foto: Pexels

Edificio de apartamentos. | Foto: Pexels

Sebastián esperó fuera a que la gente saliera y preguntó a cada uno si reconocía a alguien de la foto. Algunas personas le ignoraron, y otras respondieron "no".

Publicidad

Pero entonces una señora mayor se acercó a la entrada del edificio. Llevaba dos bolsas llenas de comida. "Hola, señora. ¿Puede ayudarme? ¿Conoce a alguna de estas personas?", preguntó Sebastián. La mujer se detuvo y miró el cuadro.

Frunció el ceño y miró a Sebastián. "¿Cómo te llamas, joven?", le dijo.

"Me llamo Sebastián Campos, señora. Fui adoptado cuando era pequeño. Pero mi madre murió. Ahora, estoy tratando de encontrar a mi familia biológica. Creo que soy el niño de la foto. ¿Sabe algo de la pareja?", preguntó Sebastián.

Lee más: Mujer castiga a su hija adoptiva y la separa de su hermano, pero él lo usa en su contra - Historia del día

Publicidad

"Toma. Ayúdame con estas bolsas. Vamos a entrar", respondió la mujer de manera imperturbable. Sebastián cogió las bolsas y la siguió al interior.

"Me llamo Emilia Blanco. Puedes llamarme señora Blanco. Necesitas una ducha, una muda de ropa y una comida decente. Aquí está el baño", dijo la mujer cuando entraron en su apartamento.

"Señora, no necesito nada de..."

"Tonterías ¡Vamos, vamos!" La señora Blanco interrumpió y dio una palmada para que Sebastián se pusiera en marcha. Él siguió sus instrucciones y ella le cocinó la mejor comida que había probado en años.

Publicidad
Mujer madura mirando con una sonrisa leve. | Foto: Pexels

Mujer madura mirando con una sonrisa leve. | Foto: Pexels

"Por favor, Sra. Blanco. ¿Puede decirme algo sobre esta familia?", expresó Sebastián.

"Sí, los conocía. La pareja eran Oscar y Joselyn Martínez. El niño mayor se llama Camilo y el bebé es Sebastián", reveló la señora Blanco. A Sebastián se le aguaron los ojos, pero la mujer mayor no había terminado.

Publicidad

Le explicó que sus padres habían muerto en un accidente de coche. El amigo de Oscar, Juan, acogió a Camilo, pero no sabía cómo manejar a un niño más pequeño, así que arregló la adopción de Sebastián.

"¿Está segura de todo esto, señora Blanco?", inquirió Sebastián.

"No tengo ninguna duda. Ahora que estás limpio, puedo ver que eres la viva imagen de Oscar. Es asombroso", confirmó la señora Blanco. Le ofreció un lugar para pasar la noche, pero Sebastián le pidió la dirección de Juan. Quería conocer a su hermano mayor.

Esa misma noche visitó a Juan. El hombre mayor abrió la puerta y se le desencajó la mandíbula. "¿Oscar? ¿Eres tú?", se preguntó Juan con asombro.

Publicidad

"Hmmm, bueno, no. Soy Sebastián", respondió.

Sebastián le explicó todo a Juan y cómo había encontrado su dirección. El amigo de su padre le invitó a entrar y se sentaron a charlar.

Hombre maduro sonriendo. | Foto: Pexels

Hombre maduro sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

"No te vas a creer cómo me he culpado por no acogerlos a los dos. Pero yo era soltero. Tu padre y yo teníamos un negocio de pizzas que estaba creciendo. Pensé que criar a un casi adolescente sería más fácil", aclaró Juan.

"No la pasé mal. Mi madre adoptiva era maravillosa, pero murió hace unos años. Hice algunas cosas de las que no estoy orgulloso y terminé sin hogar", dijo Sebastián.

"Bueno, esos días han terminado. Conseguí hacer crecer nuestra pizzería hasta convertirla en un imperio aquí en Argentina. ¿Conoces la pizzería El Italiano? Es mía, y ahora también tuya", añadió Juan.

"Oh, guau. Bueno, estuve allí unas cuantas veces con mi madre hace años. No puedo creer que allí trabajara mi padre", se maravilló Sebastián. "Pero, quiero decir... legalmente, no tienes ninguna obligación de darme algo".

Publicidad

Lee más: Bebé sobrevive un aborto y 27 años después conoce a su madre biológica - Historia del día

"¡Claro que sí! Esta es mi oportunidad de redimirme, y además podrás conocer a Camilo. Hace poco se convirtió en el director general del negocio", añadió Juan.

El amigo de su padre le ofreció un lugar para alojarse esa noche, luego le ayudó a alquilar un apartamento cercano y le ofreció un trabajo en uno de los locales de la pizzería.

Sebastián también tuvo la oportunidad de conocer a su hermano mayor, que lo tomó bajo su tutela inmediatamente.

Unos meses después, Juan le visitó y le dio un cheque. "¿Más dinero Juan?, no puedo aceptar esto. Ya me has ayudado demasiado", dijo Sebastián tratando de rechazar la oferta.

Publicidad
Hombre sacando dinero de su billetera.| Foto: Pexels

Hombre sacando dinero de su billetera.| Foto: Pexels

"No, no es suficiente. Viste mi casa, ¿verdad? Viste el apartamento de Camilo, ¿verdad? El dinero vino de años de construir este negocio, que también te pertenece. Tú también te mereces una parte. Mira el cheque", insistió Juan.

Publicidad

"¿DOS MILLONES DE DÓLARES? ¿QUÉ?", exclamó Sebastián conmocionado. Juan sonrió y le ofreció un abrazo. Sebastián lloró en su hombro, agradecido por haber encontrado a Juan, que se convirtió en la figura paterna que nunca tuvo realmente.

Mientras tanto, Camilo se convirtió en su mejor amigo. "¿Puedo preguntarte algo?", le dijo un día cualquiera. "Sabes que encontré un sobre y una foto de nuestra familia en un libro desechado de Los Tres Mosqueteros. ¿Sabes por qué estaba ahí?".

"Oh, ahí es donde fue a parar. Juan guardó esa foto y el sobre de nuestra casa. Su teoría era que papá iba a enviársela a alguien, pero no tuvo la oportunidad. Yo miraba esa foto todos los días y la escondía dentro de mi libro favorito", respondió Camilo.

Publicidad

"¡También es mi libro favorito! Linda, mi madre adoptiva, me lo leyó todas las noches durante muchos años", explicó Sebastián.

"Es curioso. Nuestra madre también lo hacía", reveló Camilo. Sebastián se rio y no podía creer la coincidencia. El libro lo mantuvo conectado a su familia de diferentes maneras y, al final, también lo salvó a él.

Mujer leyendo un libro a su hijo. | Foto: Pexels

Mujer leyendo un libro a su hijo. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La familia no está necesariamente relacionada con la sangre: La madre adoptiva de Sebastián lo amó y lo crio. Por su parte, Juan también quería a Camilo y acogió a Sebastián sin rechistar.

Nunca se sabe lo que se puede encontrar escondido en un libro: Puede ser una cita o una historia inspiradora y, a veces, puede haber algo dentro que logre salvar una vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Operador ignora a niño de 4 años que llama a pizzería pidiendo ayuda para su madre embarazada - Historia del día

18 de febrero de 2022

Años después de ser echado por su hermana, indigente conoce a policía y descubre que es millonario - Historia del día

16 de marzo de 2022

Hijo humillado por su familia adoptiva encuentra cartas que le escondieron – Historia del día

29 de marzo de 2022

Hombre sin hogar salva a chica de un robo: ella ve su foto en el escritorio de su padre esa noche - Historia del día

24 de abril de 2022

Dueño de restaurante finge ser indigente tras ver a mesera llevándose las sobras - Historia del día

18 de abril de 2022

En su boda, novia se entera de que su prometido ha tenido 4 esposas y que todas huyeron de él - Historia del día

09 de abril de 2022

Dueño de cafetería finge no tener hogar para poner a prueba a sus amigos: todos lo ignoraron excepto un hombre pobre - Historia del día

03 de marzo de 2022

Mesera le da comida a indigente cada día tras reconocer botas de su infancia - Historia del día

04 de febrero de 2022

En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

21 de mayo de 2022

Indigente cría durante años a niña que encontró en un basurero hasta que aparece su madre - Historia del día

21 de marzo de 2022

Mujer se entera de la desaparición de hijo que se fue de campamento con su padrastro, con quien no se lleva bien - Historia del día

24 de mayo de 2022

Mujer descubre que madre biológica que la abandonó en el frío vive al lado - Historia del día

16 de abril de 2022

Mujer deja a papá en silla de ruedas en la calle y promete volver pronto: regresa 12 años después - Historia del día

19 de abril de 2022

Hijo en duelo guarda foto de su madre fallecida: accidentalmente ve mensaje en el reverso y se da cuenta de que no es ella - Historia del día

23 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited