Historias Inspiradoras

27 de octubre de 2021

Hombre invita a cenar a anciana indigente a un restaurante de lujo, y los demás clientes se indignan - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Carlos Holgado se dirigía a un restaurante de lujo cuando notó a una anciana acurrucada en medio de la calle, pidiendo comida. El hombre le ofreció ayuda, pero había una razón por la que se sintió atraído hacia ella.

Carlos Holgado era abogado de profesión y propietario de uno de los bufetes de abogados más prestigiosos de la capital. El hombre era bastante guapo a sus 70 años, con ojos color avellana y un tinte grisáceo en el cabello.

Desafortunadamente, los estudios de Derecho nunca le dieron tiempo para aprovechar su encanto y, como resultado, Carlos no tenía esposa ni hijos. Su único compañero era Arturo, quien se ocupaba de sus comidas, y a veces, escuchaba sus historias sobre la corte. 

Publicidad

Una mujer indigente se protege del frío en una esquina. | Foto: Unsplash

Sin embargo, después de que Arturo pidiera unas vacaciones, Carlos decidió que era mejor comer en un restaurante que usar sus habilidades culinarias y llenar la cocina con desperdicios de comida.

Publicidad

Como resultado, esta noche se dirigía a “El Bernardin” para disfrutar de una buena comida. Justo cuando cruzaba la primera calle después de su casa, notó a una anciana que estaba acurrucada en una esquina.

Estaba nevando y la mujer estaba temblando, mirando con ojos necesitados, pero todos la ignoraban. Carlos se sintió conmovido por sus ojos inocentes, como los que había visto años atrás, y decidió acercarse a ella. 

“Oye, mi nombre es Carlos. ¿Te gustaría acompañarme a cenar esta noche?”, preguntó gentilmente.

Marta, que había estado hambrienta durante días, se sorprendió cuando vio que un hombre vestido con un esmoquin se le acercaba y la invitaba a cenar con él. “Bueno, me encantaría”, admitió ella, luchando contra las lágrimas por su generosidad. 

Publicidad

“Sin embargo, estoy perpleja de por qué ayudaría a una mujer sin hogar como yo”.

“Bueno, cenaré solo esta noche y me encantaría tener la compañía de alguien”, explicó. “Entonces, ¿nos vamos?”.

Marta le agradeció una vez más su ayuda y lo acompañó al restaurante. Pero en el momento en que tomó asiento en el lujoso establecimiento, los invitados comenzaron a burlarse de ella.

Un concurrido restaurante de lujo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Dios mío, ¿quién es ella? ¿Y qué está haciendo en un restaurante tan lujoso?”, gritó una de las damas en la mesa del frente.

“¡Sí, cierto! Me pregunto cómo la dejaron entrar. Mírala. Está vestida pobremente y apesta a basura”, se quejó otro. “¡La deberían haber echado de aquí enseguida!”.

Uno de ellos decidió llamar al gerente. “Ella no pertenece aquí, Sr. Suárez”, le dijo. “Soy cliente de este restaurante desde hace años. No sabía que permitirías que alguien de la calle entrara así. ¡Será mejor que te deshagas de ella ahora mismo!”.

Cansado de escuchar las quejas y de que los visitantes miraran con disgusto a Marta, el gerente se acercó a la mesa de Carlos y le pidió que acompañara a la mujer a la salida. 

Publicidad

“Lo siento, señor, pero su acompañante debe irse. Nuestros otros clientes están expresando su descontento, y no podemos dejarlo pasar”.

Carlos le lanzó una mirada fría. “Bueno, no tienen derecho a echarla. ¡Se quedará conmigo!”.

“Por favor, no me obligue a llamar a seguridad, señor”, advirtió el Sr. Suárez. “¡Si no sale por las buenas, tendré que echarla!”.

“¿Está seguro?”, preguntó Carlos. “¿Entiende la ley Sr…”?, dijo mientras examinaba la placa de uniforme del Sr. Suárez.

Grupo de mujeres frente a una mesa servida. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Sr. Javier Suárez”, prosiguió. “Espero que esté familiarizado con la ley. Si no, puede visitar mi oficina. Tampoco es difícil de encontrar porque supongo que ha oído hablar de Holgado y Compañía. Por favor, tome esto”, dijo mientras le entregaba su tarjeta de presentación.

Los ojos del gerente se agrandaron. “Lo siento, señor”, se disculpó de inmediato. “No sabía que era abogado. Pido disculpas por las molestias”.

“Está bien, Sr. Suárez”, dijo. “Ahora, espero que nos envíe un camarero en lugar de perder el tiempo juzgándome. Ya es tarde para la cena”.

“Claro, señor. Enviaré a uno de nuestros camareros de inmediato. Lo siento de nuevo”, dijo el gerente y se alejó.

Publicidad

Cuando un camarero se acercó a la mesa, Carlos hizo un pedido y se disculpó con Marta. “Lamento las molestias; tal vez debería haber buscado un mejor restaurante”.

“Oh, no, no es tu culpa”, dijo Marta. “De hecho, te agradezco tu ayuda. Espero poder devolverte el favor algún día”.

“Bueno, ya me estás haciendo un favor al brindarme compañía esta noche, así que no te avergüences de nada”, dijo Carlos con una sonrisa.

Pronto, el camarero les trajo la comida y, mientras Marta comía, Carlos no pudo apartar la mirada de ella. “Realmente no había comido en días. Es bueno que la encontré y la traje aquí”, pensó el abogado.

Publicidad

Hombre elegantemente vestido. | Foto: Pexels

De repente, Marta miró hacia arriba y lo sorprendió mirándolo. “¿Qué pasa? ¿Por qué me miras así?”, preguntó con la boca todavía llena de comida. “¿Hay algo en mi cara?”.

Publicidad

Carlos le sonrió. “¿Realmente no te acuerdas de mí, Marta?”.

Marta estaba atónita. “¿Qué? ¿Nos conocemos?”.

“Sí, Marta, lo hicimos”, dijo Carlos. “Todo sucedió hace 38 años…”

“Yo era una estudiante en quiebra que fue desalojado porque no podía pagar el alquiler. Entré a un café con la esperanza de al menos calentarme. Trabajabas de camarera allí y pensé me sacarías; en cambio, me ofreciste comida y no me cobraste ni un centavo.

Publicidad

“Me negué a rendirme ese día. Solicité pasantías y finalmente conseguí un puesto en un bufete de abogados. Gracias a ti, ahora soy dueño de uno de los bufetes de abogados más prestigiosos de la capital”.

Los ojos de Carlos se llenaron de lágrimas mientras continuaba. “Te reconocí enseguida cuando te vi en la calle… Sabes que volví a ese café buscándote, pero me informaron que te habían despedido.”

Plato de comida frente a un comensal. | Foto: Pexels

Publicidad

“Ah, ahora te recuerdo”, dijo Marta y comenzó a llorar. “En realidad, uno de mis colegas se quejó con mi jefe por ayudarte. Me despidieron y me tomó mucho tiempo encontrar otro trabajo.”

“Dondequiera que fui, encontré trabajo a tiempo parcial, así que sobreviví por un tiempo, pero todo ese trabajo duro me pasó factura y terminé perdiéndolo todo, desde mi salud hasta mi hogar.”

“Bueno, si te parece bien, puedes quedarte en mi casa”, ofreció Carlos. “Piensa en ello como una forma de recompensarte por tu amabilidad.”

Al reflexionar sobre cómo había estado viviendo durante casi un año, Marta aceptó la oferta de Carlos y se mudó con él. Y finalmente, unos años después, lo que comenzó como un encuentro para ayudar a un estudiante quebrado se convirtió en amor.

Publicidad

La pareja recientemente decidió casarse, y ahora Marta se está preparando para abrir su propio restaurante.

Una pareja muestra en sus manos sus anillos nupciales. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Sé amable con otros; no cuesta nada. La forma en que Marta y Carlos se ayudaron mutuamente en momentos de necesidad es un hermoso ejemplo de esto.

Aquellos que están destinados a estar juntos, terminarán juntos. Exactamente cómo Carlos se reunió con Marta después de 38 años.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad