logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer abre vieja cartera heredada de su abuela y un anillo cae desde dentro - Historia del día

Mayra Pérez
29 oct 2021
01:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer heredó una fortuna de su abuela, escondida dentro de una vieja cartera deteriorada que su hermana odiaba. No tenía idea de la riqueza que contenía.

Publicidad

Rosa siempre había admirado a su abuela, Bella Brillo. La consideraba una mujer extraordinaria que había disfrutado aventuras en su juventud y hasta en la vejez.

Mientras que la mayoría de la gente echa raíces en sus 30, Bella había decidido viajar y divertirse con sus amigos. Juntos viajaron a lugares excelentes, y ninguno pudo olvidar lo que sucedió cuando fueron a Las Vegas.

Una anciana elegante mira a través de una ventana. | Foto: Pexels

Publicidad

Cada vez que hablaban de eso, Bella y sus amigos sonreían con cariño como si disfrutaran de una broma interna. Pero Rosa nunca lograba que la obstinada anciana hablara de ello.

No a muchos miembros de su familia les gustaba la forma en que Bella vivía; a menudo destinaba cada centavo a planificar viajes o hacer algo con sus amigos; las personas pensaban que sería mejor verla gastar en cosas más tangibles.

“Ellos no saben nada”, le decía Bella cuando hablaba de eso.

Rosa había comenzado a vivir con su abuela cuando su propia madre falleció durante el parto de su hermanito, quien también perdió la vida. El padre de Rosa, un soldado, había muerto meses atrás.

Publicidad

Debido a que Rosa y su hermana Julia no tenían a nadie más con quien quedarse, Bella tuvo que acogerlas. Eso le quitó la libertad de irse en viajes largos, pero accedió a asumir la responsabilidad porque era la familia.

No fue fácil; Bella de repente tenía dos bocas que alimentar, y su riqueza de recuerdos no podía ayudar. Aceptó trabajos y, por pura determinación, pudo cuidar de las dos niñas.

Al llegar a la adultez, Julia se mudó para buscar su propio destino, mientras Rosa se quedó para cuidar a su abuela.

“Necesito dejar esta ciudad y empezar a vivir mi propia vida”, le dijo Julia a su hermana en un día festivo que pasó en casa cuando se graduó de una universidad importante.

Publicidad

Mujer joven con actitud tensa. | Foto: Pexels

“Creo que me quedaré aquí con la abuela mientras decido lo que quiero hacer”, respondió Rosa.

Cuando Bella falleció, todo lo que quedó de ella eran un par de vestidos antiguos y una cartera vieja que había recorrido el mundo con ella. En su lecho de muerte, agradeció a Rosa por permanecer a su lado hasta el final.

Publicidad

“Gracias por cuidarme como lo hiciste estas últimas semanas”, le había dicho Bella.

“Es nada menos de lo que te mereces por acogernos, abuela”, había respondido Rosa.

“Sea como fuere, tengo un regalo para ti. Sé que no es mucho, pero quería darte algo”, dijo dándole la vieja cartera.

“¿Por qué esta cartera?”, preguntó Rosa.

“Bueno, ha estado conmigo durante mucho tiempo, y me ha traído mucha suerte. Creo que también te traerá suerte a ti.”

Rosa había dudado que el viejo bolso, que lucía un rasgón poco profundo en el costado, pudiera hacer eso, pero sabiamente se guardó su pensamiento para sí misma y la aceptó. “Le daré buen uso”, le dijo a Bella.

Publicidad

Cartera femenina en mal estado. | Foto: Shutterstock

Julia estaba fuera de la ciudad cuando Rosa la contactó con la noticia del fallecimiento de su abuela. “¿Qué pasó?”, le había preguntado Julia.

Publicidad

“La abuela tuvo un ataque al corazón y su sistema debilitado no pudo soportarlo.”

“¿Su sistema debilitado? ¿Le pasaba algo?”. La verdad es que Rosa sabía que Bella la había estado pasando terriblemente durante algún tiempo antes de su muerte, pero abuela y nieta habían decidido no contarle nada a Julia.

“Lamento que te lo ocultáramos, pero estabas en medio de cumplir tus sueños, así que no queríamos que dejaras todo y regresaras a casa. Lo siento”, le dijo Rosa a Julia cuando se encontraron cara a cara.

“Merecía saber la verdad. No debiste haber tomado esa decisión por mí.”

Publicidad

Julia llegó enojada a la casa, mientras organizaban el funeral. Su estado de ánimo empeoró aún más cuando se enteró de que Bella le había dejado a Rosa su preciada cartera como regalo. Se volvió rencorosa y no quería nada más que deshacerse de ella.

“Vamos a venderla en el mercado de pulgas”, dijo. “A la abuela probablemente le gustaría que terminara con alguien que lo apreciara más.”

“No fue para eso que me la dejó, Julia”, respondió Rosa. “Me gustaría quedármela en memoria de ella.”

Dos mujeres sentadas en un sofá, en actitud tensa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Pero Julia no quedó satisfecha con esa respuesta. Un día, cuando su hermana dejó la cartera a la vista, la tomó y la tiró a la basura. Rosa tardó mucho en recuperarla.

“Eso estuvo cerca”, susurró Rosa mientras limpiaba la vieja cartera.

Cuando la abrió, vio caer algo pequeño y brillante. Era un anillo de aspecto antiguo con una gema que no brillaba. Le quedaba exacto, así que lo usó todos los días hasta aquella fatídica mañana en que fue al centro comercial

Allí observó que un hombre se fijaba mucho en su mano. Ella apuró el paso hacia su auto, pero él la siguió.

Publicidad

Entre llevar todo lo que había comprado al vehículo y vigilar al hombre que la seguía, Rosa tuvo que tener cuidado para no tropezar. Cuando vio que no llegaría a guardar todo antes de que él llegara, se volvió para encararlo.

“¿Tiene algún problema?”, preguntó ella temblorosa.

“Para nada, simplemente tenía curiosidad por tu anillo. Es una pieza interesante sin duda. ¿Te importa si la miro más de cerca?”, preguntó.

A Rosa no le gustó su energía, así que lo rechazó, metió sus cosas en el maletero y se subió al coche para irse. Mientras pasaba a toda velocidad junto a él, escuchó al hombre gritar: “¡No te pertenece!”.

Publicidad

Hermoso anillo antiguo de diamante. | Foto: Shutterstock

“¿Qué quiso decir?”, pensó más tarde esa noche. Las cosas volvieron a la normalidad después de eso, pero Rosa estaba pendiente del extraño hombre.

Publicidad

Un día tenía prisa y se olvidó de ponerse el anillo. Solo se dio cuenta de esto cuando ya estaba en el metro. Consideraba al anillo como un amuleto de la suerte y no le gustaba estar sin él, así que se bajó en su siguiente parada y regresó a casa por él.

Al doblar la esquina hacia su casa, vio un automóvil que se alejaba a toda velocidad y, desde su perspectiva, parecía que lo habían estacionado en el camino de entrada.

Rosa sintió que la presión se acumulaba en su pecho mientras medio caminaba, medio corría hacia la puerta principal. Buscó su anillo por todas partes, pero no pudo encontrarlo.

“No está”, susurró. “¿Qué tan valioso era que hizo que el hombre lo robara?”.

Publicidad

Pero cuando Rosa entró al baño para lavarse la cara y regresar al trabajo, vio el anillo. Lo había dejado allí cuando se cepilló esa mañana.

Rosa estaba encantada y decidió ir a una tienda de antigüedades para que lo tasaran. Se llevaron el anillo durante unos días para hacer una prueba. Fue un momento difícil para Rosa, que tenía miedo de perderlo en una estafa.

“¿Qué pasa si el personal decide quedarse con él como pretendía ese hombre extraño?”, se preguntó Rosa con preocupación.

Mujer joven con las manos a ambos lados de su cabeza en actitud preocupada. | Foto: Pexels

Publicidad

Lee también: Hombre recibe una carta de un vecino enojado por no cuidar su jardín [Historia del día]

Su mente siguió volviendo al anillo mientras realizaba sus actividades diarias hasta que el resultado de la evaluación estuvo listo y fue llamada a la tienda.

“Este es un diamante blanco con forma de cojín de 25 quilates del siglo XVIII y solía pertenecer a una princesa holandesa, por lo que está valorado en 1,5 millones de dólares. Me sorprende que nadie te haya intentado robar”, le dijo el corpulento dueño de la tienda.

“¿Está seguro?”, preguntó Rosa, recordando todos los años que había usado el anillo y recordando cómo ocasionalmente había sorprendido a la gente mirándolo.

Publicidad

“Mucho. De hecho, si no supiera que lo heredaste, habría llamado a la policía”, dijo. “Si quieres, puedo ayudarte a organizar que se muestre en un museo por un buen precio.”

“Me complacería”, dijo Rosa, todavía conmocionada por su destino.

Obtuvo un número para comunicarse con el museo y Rosa dejó el establecimiento. Mientras ella salía de la puerta, el hombre murmuró sobre la suerte que tenía de haber heredado tal reliquia.

Afuera, Rosa miró hacia arriba; el cielo estaba hermoso y no había ni una sola nube. Sintió que podía ver directamente al lugar desde donde su abuela le regalaba la mayor sonrisa.

Publicidad

“Tenías razón abuela, tu cartera me trajo suerte.”

Mujer mira al cielo con una sonrisa de felicidad. | Foto: Shutterstock

¿Qué aprendimos de esta historia?

Publicidad

Los celos no son una emoción que debas cortejar. Cuando Julia se dio cuenta de que Rosa había recibido un regalo de su difunta abuela, se sintió abrumada por los celos. Eso la llevó a sugerir que se deshicieran de la cartera, y finalmente lo hizo tirándola a la basura. Afortunadamente, Rosa la encontró y la llevó a la riqueza.

Lo que importa es lo que hay dentro. El viejo bolso que Bella le dejó a Rosa no parecía gran cosa; estaba hecho jirones y desteñido. Aun así, tenía un anillo cambió la vida de Rosa. En un mundo donde muchos juzgan un libro por su portada, siempre es mejor mirar dentro.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Mujer se avergüenza de su abuela hasta que recibe un paquete de su parte - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad