logo
Shutterstock
Shutterstock

Todos se quejan del olor que viene de una vieja casa hasta que la policía rompe la puerta - Historia del día

Mayra Pérez
30 oct 2021
01:00

Los vecinos se preocupan cuando un hedor espantoso comienza a salir de la casa de al lado y se horrorizan cuando descubren la verdad.

Publicidad

Había una vieja casa en la esquina de las calles Robledal y Alameda, con el techo empinado y varias chimeneas. Debería haber sido un lugar hermoso alguna vez, pero ahora la pintura estaba ajada y al techo le faltaban tejas.

Los escalones que conducían al porche estaban deformados, y se podía ver que había pasado mucho tiempo desde que alguien se había molestado en cortar el césped o podar los arbustos; a la cerca blanca le faltaban listones.

Fachada de una casa deteriorada y descuidada. | Foto: Shutterstock

Fachada de una casa deteriorada y descuidada. | Foto: Shutterstock

Las personas mayores decían que esa casa había sido el orgullo del vecindario, y que sus dueños, el señor y la señora Curzon, habían ganado premios por sus rosas. Recordaban que el olor delicioso de las galletas recién horneadas siempre estaba en el aire.

Publicidad

Ahora las cosas eran muy diferentes. El Sr. Curzon había fallecido y los dos hijos adultos de la pareja estaban de vuelta, supuestamente para cuidar a su madre. Sin embargo, parecían pasar el tiempo bebiendo cerveza en el porche en camiseta.

En cuanto a la Sra. Curzon, rara vez salía, y cuando lo hacía, se veía muy pálida y débil y se apoyaba en el brazo de uno de sus hostiles hijos. Esto intimidaba a los vecinos, que evitaban saludarla o entablar una conversación.

Todo esto continuó durante mucho tiempo hasta que algo cambió. Un día, Tommy García y su amigo Alfredo Heredia pasaban en bicicleta frente a la casa cuando olieron algo extraño.

Tommy se detuvo y miró hacia la casa amarilla por encima del hombro. “Eso es realmente extraño”, le dijo a su amigo. “Huele mal, como una rata muerta.”

“¿Rata muerta?” se burló Alfredo. “¡Más bien como un elefante!”

“Eso es repugnante… ¿Cómo se puede vivir así?”, preguntó Tommy.

“Bueno, no creo que haya nadie viviendo allí”, dijo Alfredo. “Vi a los chicos Curzon irse hace una semana.”

Dos jóvenes sonrientes en una motocicleta. | Foto: Unsplash

Dos jóvenes sonrientes en una motocicleta. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Oh!”, dijo Tommy frunciendo el ceño. “Pero ¿qué pasa con la anciana Curzon?”

Los ojos de Alfredo se agrandaron hasta volverse redondos y se inclinó para susurrar: “¡Quizás la mataron y la enterraron en el sótano, y eso es lo que estamos oliendo!”

“¿En serio?”, preguntó Tommy, y sus ojos brillaron de emoción. “¿Un asesinato en nuestra calle?”

“Y si somos nosotros los que encontramos el cadáver… ¡Eso sería totalmente INCREÍBLE!”, exclamó el jovencito.

Los muchachos apoyaron sus bicicletas contra la desvencijada valla de la casa y se acercaron sigilosamente a la puerta principal. Tommy tocó el timbre, pero nadie respondió.

Miraron por las ventanas. La sala estaba llena de polvo y de botellas de cerveza vacías, al punto de que prácticamente no podían ver los muebles. “Vamos por atrás, tal vez la puerta trasera esté abierta”, dijo Tommy.

Mientras más se acercaban a la casa, el olor empeoraba, y Alfredo se tapó la nariz. “Tal vez deberíamos irnos a casa”, dijo. Pero Tommy ya miraba en puntas de pie por la ventana de la cocina.

“¡Alfredo!”, gritó, “¡hay una mujer en el suelo, rápido, llama a tu papá, llama al 911!”

Publicidad

“¿Qué?”, preguntó emocionado. “¿Hay un cadáver?”

Ventana a medio abrir de una casa deteriorada. | Foto: Unsplash

Ventana a medio abrir de una casa deteriorada. | Foto: Unsplash

“No”, dijo Tommy, subiendo al alféizar de la ventana y empujándola para abrirla. “¡La Sra. Curzon está en el suelo y creo que está muy herida!”. Saltó a la cocina y corrió al lado de la anciana.

La frágil dama estaba pálida y tenía los ojos cerrados. Algo en la forma en que giraba su pierna era muy extraño e hizo que Tommy se sintiera un poco enfermo. “¿Sra. Curzon?”, preguntó. “¿Puedes oírme?”

Tommy puso su mano sobre la frente de la Sra. Curzon y sintió como si estuviera ardiendo. Se acercó al grifo, llenó un vaso y le ofreció algo del agua. Suavemente, levantó la cabeza de la anciana y le humedeció los labios con el agua.

Publicidad

La Sra. Curzon abrió los ojos. Intentó hablar, pero Tommy la hizo callar. “La ayuda está en camino”, dijo, y así fue. Al poco tiempo, la policía y los paramédicos estaban allí y lo que encontraron los horrorizó.

Por lo que podían ver, los hijos la habían encerrado dentro de su propia casa y la habían dejado sola. La anciana aparentemente se resbaló y cayó, rompiéndose la cadera.

Más tarde, la policía encontró su teléfono celular arriba, fuera de su alcance. ¡Nunca podría haber logrado trepar los empinados escalones!

La anciana fue llevada al hospital, justo a tiempo. Los médicos dijeron que estaba en las últimas etapas de deshidratación y que no habría sobrevivido mucho más. El olor nauseabundo provenía de una tubería de alcantarillado rota. En realidad, toda la casa estaba en mal estado.

Anciana acostada en una cama de hospital. | Foto: Unsplash

Anciana acostada en una cama de hospital. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando la policía interrogó amablemente a la Sra. Curzon, ella explicó: “Mis hijos querían irse de vacaciones, pero les dije que no me iba a quedar allí sola, así que me encerraron…”

“¿Te encerraron?”, preguntó el oficial de policía. “¿En contra de tu voluntad?”

La Sra. Curzon se sonrojó. “Me dejaron comida, ya sabes… Pero luego la tubería de la alcantarilla se rompió y traté de arreglarla, me caí. Logré arrastrarme hasta la cocina, pero no pude salir por las cerraduras.”

La policía emitió de inmediato una orden de arresto de los hijos de la mujer y cuando los vecinos vieron lo que le habían hecho a la casa de su madre, se horrorizaron.

Todo el vecindario se unió y limpiaron, arreglaron y pintaron esa casa de arriba a abajo, y algunos incluso plantaron algunas rosas en el viejo jardín.

Para cuando la Sra. Curzon llegó a casa del hospital, su casa era tan bonita como solía ser, había flores en el jardín, y Tommy, Alfredo y los otros niños habían atado cientos de globos a los árboles viejos.

Publicidad

La dulce mujer no podía dejar de llorar y agradecer a todos, y Tommy estaba orgulloso de haber podido ayudarla. En cuanto a los hermanos sin corazón, terminaron pasando cinco años en prisión por lo que le habían hecho a su madre.

Un hombre esposado. | Foto: Unsplash

Un hombre esposado. | Foto: Unsplash

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca sabemos lo que sucede a puerta cerrada. Los vecinos nunca imaginaron que la Sra. Curzon estaba siendo maltratada por sus hijos.

Cuando todos nos unimos podemos mover montañas. Todo el vecindario unido arregló la casa de la Sra. Curzon y cambió su vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer plantada por tercera vez en el altar se entera de que su padre visitó a cada novio un día antes de la boda - Historia del día

21 de octubre de 2023

Mujer mayor da de comer a niño hambriento en Halloween, ve la imagen de su hijo perdido cuando él se quita la máscara - Historia del día

20 de septiembre de 2023

Papá pobre paralítico con 2 hijos crea tienda de buenas acciones, pronto tiene innumerables compradores - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Chico halla viejo tubo en desván de su abuela, su profesor de historia lo abre y se sorprende - Historia del día

06 de noviembre de 2023

"¡Mamá y papá se fueron de compras!", le dicen dos niños a vendedora de helados, sus padres nunca regresan - Historia del día

21 de julio de 2023

"¡Ayúdennos, por favor!": Tras la muerte del padre, empezaron a llegar hombres extraños a nuestra casa todos los días - Historia del día

30 de octubre de 2023

Mamá nota que su hijo está perdiendo peso y se entera de que su nuevo profesor le roba el almuerzo todos los días - Historia del día

29 de agosto de 2023

Hombre sin hogar encuentra sofá viejo en la basura: voltea el cojín y ve una cremallera larga - Historia del día

18 de septiembre de 2023

Mujer adopta a niño, a la mañana siguiente halla otros dos niños idénticos en su habitación - Historia del día

03 de octubre de 2023

Maestra visita a niño que no iba a la escuela y se entera de que cuida solo de su hermana pequeña - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Despiden a camarero por robar comida sin vender para vecina anciana, recibe oferta para dirigir restaurante más tarde - Historia del día

10 de septiembre de 2023

Mamá nota que hijo está perdiendo peso, se entera de que nuevo profesor le quita la comida a diario - Historia del día

02 de octubre de 2023

Adolescente trabaja duro para pagar operación de mamá postrada en cama, un día encuentra la suma necesaria en el porche de su casa - Historia del día

25 de septiembre de 2023

Mamá ignora un grano en la espalda de su hijo hasta que se agranda bruscamente y parece moverse - Historia del día

31 de agosto de 2023