logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciano que ha vivido solo toda su vida descubre que tiene hijos - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre había dedicado toda su vida a la carrera militar, pero su vida personal no había sido tan exitosa.

Publicidad

Orlando Bracho ya tenía 82 años y, aunque todavía gozaba de buena salud, con frecuencia reflexionaba sobre su vida. “Hice mucho con mi vida, pero nunca tuve familia”, pensaba a menudo, hasta que un día recibió una llamada extraña.

Él no se arrepentía. Su sueño siempre había sido servir en el ejército, al igual que su padre y su abuelo. Se había enlistado cuando cumplió 18 años.

Anciano caminando por una acera frente a un edificio. | Foto: Shutterstock

Anciano caminando por una acera frente a un edificio. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Pronto fue enviado a luchar por su país, pero cuando regresó, pasó a formar parte de la Guardia Nacional y trabajó en el ejército hasta su jubilación en 2004. A medida que envejecía, a veces se arrepentía de no haber tenido familia.

Pero Orlando descartaba esos pensamientos rápidamente, pues había servido con orgullo y honor a su país. Además, solo había salido con una mujer, Sofía, hace mucho tiempo.

Lee más: Anciano camina sobre una fina capa de hielo para rescatar a bebé en cochecito en el lago congelado - Historia del día

Se conocieron cuando él había regresado de su servicio militar y tuvieron una relación apasionada. Cuando a él lo transfirieron a una base en Ciudad de México a mediados de la década de 1970, la chica no había querido mudarse con él.

Publicidad

Esto provocó que su relación terminara, y nunca volvieron a hablarse desde entonces. No había pensado en ella durante todos estos años hasta que un día recibió una llamada extraña.

“¿Hola?”, dijo al atender el teléfono de su casa. “¡Hola! ¿Estoy hablando con el señor Orlando Bracho?”, preguntó un hombre.

Veterano vestido con un uniforme y muchas condecoraciones. | Foto: Pexels

Veterano vestido con un uniforme y muchas condecoraciones. | Foto: Pexels

Publicidad

“Soy el Coronel Orlando Bracho. ¿Le puedo ayudar en algo?”, contestó el anciano, exigiendo que se dirigiera a su rango.

“Ah, sí, Coronel Bracho. Esto va a sonar extraño, pero mi nombre es Daniel Gómez”, comenzó la voz en el teléfono. “Creo que soy su hijo”.

Mi madre era Sofía Gómez”, comenzó Daniel. “¿Creo que usted salió con ella a principios de los 70?”.

“Sofía...”, susurró Orlando con cariño. “No he pensado en ella en años. ¿Eres su hijo? ¿Cómo está ella?”. “Ah, señor. Mi madre murió el año pasado”, reveló Daniel.

“Lo siento mucho, muchacho”, respondió el anciano en tono de disculpa. “Entonces, ¿cómo puedo ayudarte?”. “Creo que soy su hijo”, dijo el hombre.

Publicidad

Orlando se quedó sin palabras. Eso era imposible, reflexionó. Sofía me lo habría dicho si hubiera quedado embarazada.

Una mujer embarazada mirando a través de un ventanal. | Foto: Pexels

Una mujer embarazada mirando a través de un ventanal. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Hola? ¿Sigue ahí?”, Daniel pidió romper el silencio.

“Lo siento. Sí, estoy aquí. Yo... ¿estás seguro?” dijo el hombre mayor, todavía luchando por procesar lo que acababa de conocer.

“Me hice una prueba de ADN hace unos meses y los resultados indicaron que hay un 99% de posibilidades de que seas mi padre. ¿También te hiciste la misma prueba, creo?”, Daniel explicó.

“Sí. Fue un regalo de un amigo mío. Todos nos hicimos la prueba para ver qué enfermedades deberíamos tener en cuenta... Pero, ¿cómo puedes ser mi hijo? Sofie nunca dijo nada”.

“En su lecho de muerte, mamá nos contó sobre ti y cómo se enteró de que estaba embarazada después de que terminaron su relación y te fuiste del estado”.

Publicidad

“Ella no sabía cómo contactarte, así que nos crio sola. Luego nos hicimos la prueba con la esperanza de encontrarte”, agregó Daniel.

Hombre mirando un teléfono celular frente a un ventanal. | Foto: Pexels

Hombre mirando un teléfono celular frente a un ventanal. | Foto: Pexels

Publicidad

“Ah, entiendo. Eso lo explica entonces, espera un minuto. Dijiste ‘nosotros’. ¿Quiénes ‘nosotros’?”, se preguntó Orlando, estupefacto.

“Mi hermano gemelo, Antonio. Escuche, vivo en Jalisco. ¿Hay alguna posibilidad de que podamos reunirnos?”, Daniel preguntó con entusiasmo.

Lee también: Hijos olvidan a su padre y él pasa la noche al aire libre en silla de ruedas - Historia del día

“Por supuesto, me mudé a Ciudad de México cuando Sofía y yo rompimos. Todavía estoy aquí. ¿Puedes viajar a la capital? “¡SÍ! ¡Estaremos allí esta semana!”, Daniel estuvo de acuerdo de inmediato y terminó la llamada.

Publicidad

Él y su hermano, Antonio, pronto viajaron para encontrarse con Orlando. Hablaron de todo y el anciano se disculpó por no haber estado en sus vidas.

Pero a los gemelos no les importaba porque entendían el motivo. “Nunca imaginé que esto pasaría en un millón de años. Después de retirarme, me sentía arrepentido de no haber tenido una familia propia, pero antes de eso no podía verme en ese papel”, dijo Orlando a los chicos.

Dos niñas corriendo descalzas en un patio. | Foto: Pexels

Dos niñas corriendo descalzas en un patio. | Foto: Pexels

Publicidad

“Honestamente, había pensado en ir al ejército en mi adolescencia, pero mi madre me animó a ir a la universidad”, le dijo Antonio.

“Eso tiene sentido. A Sofía no le gustaba esta vida. Probablemente te habrían enviado a Afganistán o Irak. Eso era un asunto serio. Muy peligroso”, dijo el anciano.

Los chicos también compartieron que habían formado sus propias familias y querían que Orlando conociera a sus nietos. El hombre mayor lloró esa noche en su casa e hizo arreglos para regresar a Jalisco tan pronto como pudiera.

Disfrutó de los últimos diez años de su vida en compañía de muchos niños a quienes les encantaba escuchar sus historias. Orlando solo lamentaba haberse perdido la educación de Daniel y Antonio, pero estaba agradecido de que Sofía los criara bien.

Publicidad

“Gracias por haberte comunicado conmigo, Daniel. Me hubiera perdido todo esto si nunca lo hubieras hecho. Tus hijos y las hijas de Antonio son increíbles. No puedo creerlo”, le dijo Orlando a su hijo un día después de una comida familiar al aire libre.

Anciano sonriente tomando una taza de té frente a un escritorio. | Foto: Pexels

Anciano sonriente tomando una taza de té frente a un escritorio. | Foto: Pexels

Publicidad

“Nosotros también estamos contentos. A mi esposa ya no le queda familia, y cuando mamá murió, los niños extrañaron mucho a su abuela. Creo que tener un abuelo fue lo mejor para ellos”, dijo Daniel efusivamente. “Gracias por mudarte aquí”.

Cuando Orlando murió, los gemelos descubrieron que su padre había hecho un testamento legando todos sus activos y propiedades a sus hijos. También les había dejado fondos fiduciarios para sus nietos para la universidad.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La familia es más importante que cualquier otra cosa. Si bien tener una carrera puede ser gratificante, tu familia siempre será más valiosa. ¡Aprécialos todos los días!

Publicidad

Nunca es demasiado tarde para cambiar tu vida. Orlando podría haberse negado a regresar a Jalisco, pues estaba asentado y satisfecho. Pero lo hizo y descubrió que había sido la mejor decisión en sus últimos años de vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hombre le prohíbe a su anciano padre sentarse en la misma mesa con su familia, pero su hija le enseña una lección - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Anciano que ha estado solo toda su vida ve en su puerta a un niño que le dice: "Abuelo, llegamos" - Historia del día

07 de mayo de 2022

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022

Hijos se enteran de que su anciana madre dejó mansión de $3,7 millones a un joven que no es su hijo - Historia del día

07 de marzo de 2022

Hombre presenta a su novia a los abuelos: abuela reconoce en ella a una mujer de su pasado - Historia del día

20 de abril de 2022