logo
Un bebé llorando | Foto: Shutterstock
Un bebé llorando | Foto: Shutterstock

Enfermera le da a la mujer el bebé equivocado, luego la madre primeriza se pone pálida - Historia del día

Georgimar Coronil
04 nov 2021
16:30

La enfermera examinó a los gemelos de Lucy antes de darles el alta, pero la madre se sorprendió cuando se los devolvió. La dama había traído dos niñas después del examen, y Lucy había dado a luz a un varón y una hembra.

Publicidad

Lucy y su marido Rodolfo llevaban mucho tiempo intentando concebir y, cuando descubrieron que estaban esperando gemelos, se alegraron mucho.

La ecografía había revelado que iban a tener un niño y una niña, y la pareja esperaba con ansias la llegada de los gemelos. Sin embargo, cuando la enfermera trajo a los bebés, Lucy se puso pálida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Dónde ha ido mi hijo? ¿Qué le han hecho exactamente? ¿Y de quién es esta otra niña?", gritó, mirando a la enfermera.

"Son sus hijas, señora", dijo la enfermera, Samanta, con los ojos fijos en los documentos. "He comprobado dos veces los informes y estoy segura de que no hay ningún error".

Publicidad

"¿Has perdido el sentido común?", espetó Lucy. "Tengo todos los informes conmigo como prueba de que se suponía que iba a entregar un niño y una niña. Y me informaron de lo mismo después del parto. Es imposible que los dos sean niñas".

Lucy notó el miedo en los ojos de la enfermera cuando levantó la vista de sus informes. Estaba a punto de decirle algo cuando entró la doctora Linda Contreras. "¿Podría guardar silencio, señora? Esto es un hospital y hay otros pacientes", le explicó a Lucy.

"¿Silencio? ¿En serio?" Lucy la fulminó con la mirada. "¡Su enfermera me trae un niño al azar y luego me dice que no se equivoca! ¿Es así como funciona la administración de su hospital? ¿Debo contactar con el médico jefe e informarle de la situación?".

"Estoy de acuerdo con mi mujer, doctora. Tampoco queremos montar una escena", intervino Rodolfo. "Pero su enfermera está mintiendo. No sabemos por qué lo hace, pero si no recuperamos a nuestro hijo, tendremos que llamar a la policía".

"Por favor, señor, cálmese", dijo la Dra. Contreras. "Estoy segura de que se trata de un malentendido. Samanta lleva varios años trabajando en este hospital. Quizá haya traído los documentos equivocados. Samanta, ¿puedo echar un vistazo a los documentos?", preguntó Contreras. Pero la enfermera no se los dio y, en cambio, empezó a tartamudear: "No hace falta, señora... Quiero decir que lo he comprobado y están bien".

Publicidad

La Dra. Contreras intuyó que algo iba mal y le dijo suavemente: "Está bien. Déjame revisar rápidamente los informes". Sin embargo, cuando los leyó, se dio cuenta de que Lucy tenía razón.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Por favor, deme un minuto, señora", dijo mientras pasaba las páginas. "Supongo que Samanta trajo la documentación incorrecta. Había otra paciente llamada Lucy Martínez y Samanta se confundió".

"Me alegro de que te hayas dado cuenta de tu error", dijo Lucy, mirándola con desprecio. "¡Te recomiendo que la próxima vez contrates a personas responsables como miembros del personal!".

"Lo siento, señora", se disculpó de nuevo la doctora Contreras mientras se giraba para mirar a Samanta. "¿Te importaría acompañarme, Samanta? Necesito que encuentres los informes correctos por mí".

Publicidad

Samanta se apresuró a seguir a la Dra. Contreras, pero Lucy vio las lágrimas en sus ojos mientras se alejaba. Tuvo la extraña sensación de que Contreras y Samanta estaban tramando algo, así que decidió seguirlas.

Las observó entrar en el consultorio de la Dra. Contreras y luego escuchó a alguien llorar. Tuvo que ser Samanta, razonó. Por suerte, la puerta estaba ligeramente entreabierta, así que Lucy se sentó en una de las sillas que había fuera de la habitación y escuchó lo que decían.

"¿En qué estabas pensando, Samanta?", habló la doctora en tono firme. "Lucy Martínez dio a luz a gemelos: un niño y una niña a las 10:30 de la mañana de hoy. Incluso los informes lo decían. ¿Por qué les mientes? Sé sincera".

"No tuve elección, señora", sollozó Samanta. "La otra niña recién nacida es de mi hermana. Su cónyuge la abandonó al enterarse del embarazo y, por desgracia, no sobrevivió al parto. Podría haberla adoptado, pero mi marido se negó".

"¿Por qué no la colocas en un hogar para niños?", propuso la Dra. Contreras. "Allí la cuidarían bien".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Me temo que no puedo, señora. Fue el último deseo de mi hermana que su hija creciera en un hogar con cariño", sollozó Samanta.

"Cuando vi a la señora Martínez esta mañana y cómo se apoyaban ella y su marido, pensé que serían una hermosa familia para ella. Así que decidí intercambiar al hijo de la señora Martínez con la hija de mi hermana y colocarlo en un hogar de ancianos en su lugar."

"Pero eso no está bien, Samanta", señaló Contreras. "No podemos dejar que eso ocurra. Traigan al hijo de la Sra. Martínez ahora mismo. Y, sí, esto debe ser confidencial entre nosotros. Déjame ver qué puedo hacer por ti".

Los ojos de Lucy se habían llenado de lágrimas al escuchar la historia. No había una intención nefasta detrás del intercambio de los niños. Una mujer desamparada quería que su sobrina terminara en una familia encantadora. Lo siento por la niña, sinceramente, reflexionó Lucy mientras volvía a su habitación.

Unos minutos después, la Dra. Contreras volvió a la habitación de Lucy y le entregó a su hijo recién nacido. "Siento la confusión, señora. Le pido disculpas en nombre de mi personal", dijo.

Publicidad

Conociendo ya la verdadera historia, Lucy decidió no presentar una queja contra ella. Pero cada vez que intentaba dormir en su casa esa noche, sus pensamientos volvían a la pobre niña, y su inocente rostro pasaba por delante de sus ojos.

"No puedo olvidarme de ella, Rodolfo", le dijo Lucy a su marido durante el desayuno del día siguiente. "Ayer tuve un sueño en el que veía a una niña que había llegado a nuestra casa por error y que vivía tranquilamente con nosotros. Sé que no tiene sentido, pero no puedo quitármelo de la cabeza".

"Es por lo que pasó ayer, cariño", explicó Rodolfo. "Intenta distraerte con otra cosa. ¿Qué tal si vamos a algún sitio? Te sentirás mejor".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"No, Rodolfo", le miró Lucy. "No me apetece dejar sola a esa niña. Quiero adoptarla".

Publicidad

"¡Pero cariño!", gritó Rodolfo. "¿Estás segura? Ya tenemos dos hijos que cuidar, ¡y un tercero sería demasiado! ¡No tomes decisiones emocionales! Tenemos que ser prácticos".

"Lo entiendo, Rodolfo, pero por favor. No puedo convencerme a mí misma. Lo he pensado toda la noche y he decidido adoptarla. ¿Podemos ir al hospital hoy?".

"Bueno, cariño. Estoy contigo en todas tus decisiones, pero me preocupa que sea demasiado trabajo para ti".

"Puedo manejarlo, Rodolfo. ¿Por favor?", insistió Lucy.

Rodolfo se opuso inicialmente a la adopción, pero sus sentimientos cambiaron cuando tuvo a la niña en sus brazos. Tenía ojos marrones con un ligero tinte verde y no dejaba de mirarle. Rodolfo se sintió conmovido por su mirada inocente, por no decir otra cosa.

"Estoy encantado de que hayan pensado en adoptarla, señor y señora Martínez. Tiene mucha suerte", les dijo el médico.

"Bueno, doctor, hemos intentado mucho por los niños, y ahora, cuando un niño quiere venir a nosotros, no podemos dejarlo pasar. Avíseme cuando podamos llevarla a casa", dijo Lucy.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Llevará algún tiempo, pero por ahora, presentaré los documentos para agilizar el proceso".

Como había dicho el médico, se necesitó algo de tiempo, pero Lucy y Rodolfo no se arrepintieron de su decisión. Cuando trajeron a la niña a casa, sintieron que su familia estaba por fin completa. Llamaron a la niña Amelia.

Samanta les visitó después de saber que Lucy y Rodolfo habían adoptado a la niña y no podía dejar de darles las gracias. Desde entonces, se ha convertido en una asidua de la casa de los Martínez, y pasa sobre todo los fines de semana con los hijos de Lucy: los gemelos Sofía y Marcos y Amelia.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad
  • Las relaciones se forman a través del amor y el cuidado, no necesariamente por la sangre: La adopción de Amelia por parte de Lucy y Rodolfo es un bello ejemplo de ello.
  • Algunos accidentes son hermosos: Samanta llevó a Amelia a Lucy simplemente porque quería que fuera adoptada por una buena familia, y al final, la pobre niña fue bendecida con una familia encantadora.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer descubre a esposo quitándose anillo de boda cuando sale de casa, lo sigue una vez - Historia del día

29 de septiembre de 2023

Chica llorando con ropa raída irrumpe en boda y se pone de parto justo a los pies del novio - Historia del día

30 de octubre de 2023

Huésped de hotel queda boquiabierto al encontrar a un bebé con una nota en su maleta - Historia del día

21 de noviembre de 2023

Hombre soltero adopta a niña de vecina pobre, una semana después ella le enseña bóveda en su casa - Historia del día

24 de octubre de 2023

Ex enfermera en apuros no puede pagar sus compras hasta que una voz le dice: "Nos toca ayudarte" - Historia del día

09 de septiembre de 2023

"Pide lo que quieras": Millonario encuentra a la mujer que lo salvó al caer a las vías del tren 31 años atrás - Historia del día

11 de noviembre de 2023

Huérfanos se reúnen en porche de anciana para recompensarla por cuidarlos de bebés - Historia del día

25 de octubre de 2023

Mamá abandona a su hija albina con el papá y recibe una inesperada invitación de la niña rechazada 17 años después - Historia karmática

12 de noviembre de 2023

Estaba a punto de llevar a mi esposa de parto al hospital cuando recibí la llamada de que mi mamá se estaba muriendo - Historia del día

05 de septiembre de 2023

4 familias se negaron a adoptarme en 5 años por culpa de mi madre biológica - Historia del día

28 de octubre de 2023

Mamá nota que hijo está perdiendo peso, se entera de que nuevo profesor le quita la comida a diario - Historia del día

02 de octubre de 2023

Chico rico mimado se burla de cliente ciego en tienda, descubre que es el jefe de su padre - Historia del día

12 de noviembre de 2023

Guardia de estación ve a niña recostada en un banco durante días: "Papá prometió volver...", dijo ella - Historia del día

05 de octubre de 2023

Mendigo muy querido en su barrio se entera de que tiene un hijo y se presenta en su cumpleaños al día siguiente - Historia del día

11 de septiembre de 2023