logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre ayuda a mujer a levantar el coche y ve que el bebé tiene el collar de cruz con el que enterró a su hijo - Historia del día

Vanessa Guzmán
03 ene 2022
08:45
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El único acto de bondad de un hombre lo lleva a él y a su esposa en un viaje que la reunió con sus hermanos que nunca supo que tenía.

Publicidad

Fue una hermosa noche en Santa Cruz cuando Julio Figueroa salió de su hotel. Decidió dar un paseo que lo ayudara a despejar su mente desordenada. Era un hombre de negocios que había viajado para una conferencia de negocios que lo ayudaría a promover su red en el mundo empresarial.

Esa noche, Julio estaba sintiendo el dolor punzante por la ausencia de su hija Judith a quien perdió meses antes. Él y su esposa Mercedes habían estado haciendo todo lo posible para superar la muerte, pero era difícil: La niña había sido su vida y su injusto fallecimiento los llenó de dolor.

Murió después de que un cirujano con exceso de trabajo cometiera un error al extirparle el apéndice. Desde entonces la pareja ha vivido momentos muy difíciles. Durante los primeros meses se enfocaron en asegurarse de que el médico y la institución fueran debidamente sancionados.

Publicidad

"No se trata de un acuerdo", dijo Mercedes a los periodistas que habían estado cubriendo el caso judicial, que comenzó cuando el hospital trató de encubrir el accidente.

"Solo queremos asegurarnos de que la gente esté al tanto de esto y que no les suceda a otras personas. No le deseamos a nadie una experiencia tan sórdida", dijo.

Después de que se hizo justicia, la pareja se quedó con su dolor y ambos recurrieron a diferentes mecanismos para afrontarlo. Megan pasó su tiempo llorando en la habitación de Judith y su trabajo como estilista quedó en suspenso.

Hombre extendiendo su manos en la soledad. | Foto: Pexels

Hombre extendiendo su manos en la soledad. | Foto: Pexels

Publicidad

Por otro lado, Julio se dedicó a su trabajo. Cuando no estaba consolando a su esposa, llorando a sus espaldas o durmiendo a ratos, estaba trabajando. Por eso, cuando se enteró de la conferencia de negocios decidió asistir sin pensarlo mucho.

El evento era lo que esperaba. Comenzaba por la mañana y terminaba a última hora de la tarde. Julio habría regresado en el primer vuelo de regreso a casa; sin embargo, todavía no estaba dispuesto a viajar, por lo que decidió regresar al día siguiente de haber terminado la conferencia.

Mientras descansaba en su habitación de hotel, el dolor se arremolinaba dentro de él, carcomiéndolo hasta que se sintió vacío. En un intento por deshacerse de la sensación, decidió salir a caminar justo cuando el sol se estaba poniendo.

Publicidad

No había estado caminando por mucho tiempo cuando vio a una mujer cargada con dos bolsas de la compra llenas que amenazaban con volcarla.

También luchó para hacer malabarismos con todo eso empujando un cochecito de aspecto pesado donde estaba su hijo en los escalones que conducían a su apartamento.

Lee también: Gemelas idénticas separadas al nacer se encuentran y reúnen por primera vez en su cumpleaños 36

Julio sintió una punzada de nostalgia al ver al niño, y como si tuvieran mente propia, sus piernas lo llevaron hacia la mujer y su hijo.

"¿Necesitas ayuda?", preguntó, poniendo su sonrisa más brillante.

Publicidad

Parecía evitar que la mujer hiciera impresiones negativas de él, por lo que respondió con sinceridad. "Sí, me encantaría, gracias", dijo, haciéndose a un lado para que él manejara el cochecito.

Miró al niño mientras se inclinaba para levantar el coche del suelo y subir los escalones. Era un bebé guapo con asombrosos ojos azules. Su mirada era hipnotizante, por lo que subir esos escalones pareció una eternidad.

Hombre viendo a bebé en una carriola. | Foto: Pexels

Hombre viendo a bebé en una carriola. | Foto: Pexels

Publicidad

"Gracias por ayudarme, soy Sabrina", dijo la mujer cuando llegaron arriba.

"Soy Julio y no fue una molestia", dijo, con los ojos fijos en su bebé.

"¿Tienes hijos Julio? Porque pareces sentirte muy en casa mirando el mío", dijo Sabrina, levantando a su bebé para acunarlo en sus brazos.

"Tenía una", dijo en voz baja.

"Lo siento mucho", dijo la mujer bastante condolida.

"Mi esposa y yo perdimos a nuestra hija hace unos meses. Ella tenía 9 años, error del cirujano", dijo mecánicamente, tratando de disociarse del dolor.

Publicidad

"¿Le gustaría cargarlo?", preguntó Sally.

"Me encantaría... eso", dijo agradecido.

Cuando le devolvió el bebé a su madre, notó algo alrededor de su cuello; era una cadena hecha a mano unida a un colgante y, mientras Julio la estudiaba. De pronto palideció.

"¿Estás bien?", preguntó Sabrina. "No te ves tan bien".

"¿Puedo tomar un vaso de agua?", expresó tembloroso.

"Por supuesto, dame un minuto".

Al día siguiente, Julio estaba en el primer vuelo de regreso a casa y tenía noticias importantes para su esposa. "Ayer tuve el encuentro más extraño con una mujer y su hijo", le dijo cuando llegó a casa.

Publicidad

"El niño tenía un collar hecho a mano alrededor del cuello, igual al que enterramos con Judith", contó.

Mujeres conversando. | Foto: Shutterstock

Mujeres conversando. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"¿Qué?", dijo Mercedes, sorprendida. "Eso no puede ser; era un accesorio hecho a mano que me hizo mi mamá antes de enviarme al orfanato. Tiene mis iniciales y lo recibí cuando cumplí la mayoría de edad. Solo hay uno".

"Esa mujer no me pareció una sepulturera", dijo Julio, y después de un momento de silencio, agregó: "¿Será que tienes una hermana?".

Lee también: Hermanas gemelas se encuentran 53 años después de haber sido dadas en adopción al nacer

Plantó la posibilidad en la mente de Mercedes y, al día siguiente, la llevó a la casa de la mujer. Allí, descubrió que la mujer tenía una réplica del colgante, pero con diferentes iniciales.

Publicidad

"Este colgante parece importante para los dos, así que creo que es correcto decirles que estaba alrededor de mi cuello cuando me enviaron al orfanato siendo una niña", precisó Sabrina.

"La cosa es", le dijo Julio a Sabrina, "mi esposa también tenía un colgante de ese tipo, pero lo enterramos con nuestra difunta hija, por lo que nos sorprende ver una réplica".

Pensando que esto era más que una coincidencia, todos decidieron averiguar más, por lo que contrataron a un detective privado que tomó una foto de la cruz y, después de varios días, regresó con información sobre el lugar donde se hizo.

Con Julio ocupado con el trabajo, las dos mujeres decidieron ir a la tienda donde conocieron a un anciano canoso.

Publicidad

"Recuerdo esta pieza", dijo con una lenta sonrisa. "Hice tres de ellos hace mucho tiempo para esta mujer que lo quería para sus tres hijos".

"¿Tres niños?", preguntó Sabrina.

Ante la pregunta, el hombre miró fijamente los rostros de las damas. Expresó que ambas eran muy parecidas la mujer del pasado.

"Ella los amaba mucho y estaba muy molesta por tener que darlos en adopción. Los envió a todos a diferentes orfanatos. Hizo los collares con la esperanza de que algún día pudieran unirlos. No suelo hacer esto. Pero como son sus hijos, revisaré mis registros de ventas y les diré su nombre".

Publicidad
Mujer cargando a su bebé. | Foto: Pexels

Mujer cargando a su bebé. | Foto: Pexels

Ante eso, las dos mujeres atónitas se miraron. Esto significaba que había una tercera persona que tenía la misma cruz: ¡tenían otro hermano!

Publicidad

"¿Por qué nos dejó?", preguntó Mercedes.

"Ella era una mujer enferma y no habría sobrevivido lo suficiente para criarlas", respondió el hombre en voz baja, luego se fue a revisar sus registros.

Pronto, las dos mujeres volvieron a hablar con el detective privado, dándole instrucciones específicas sobre a quién debía localizar. "Su nombre es Liliana Soler y vivió a las afueras de Santa Cruz entre 1999 y 2003", le dijeron.

Mientras tanto, Mercedes y Sabrina, quienes no podían creer su fortuna, comenzaron a pasar tiempo juntas. Finalmente encontraron a su hermano en una ciudad remota al otro lado del país, y justo a tiempo.

Publicidad

Descubrieron que lo habrían perdido si solo hubieran llegado un par de días tarde porque casi había perdido las ganas de vivir.

El hombre no tenía hogar y no tenía perspectivas de vida. Había sido adoptado en un orfanato por una buena familia, pero después de que murieran en un accidente; sus familias lo echaron para poder obtener su riqueza.

Había estado en la calle desde entonces, incapaz de seguir adelante en la vida y obligado a mendigar para sobrevivir.

Cuando conoció a las mujeres, se enteró de la historia de su madre y le dolía el corazón por él y sus hermanas. Lloró desconsoladamente cuando sus hermanas lo abrazaron, agradecidas por el reencuentro.

Publicidad

Mientras tanto, Julio se había quedado sentado en su automóvil esperando a su mujer y a Sabrina. Pasó el tiempo cuidando al bebé de la hermana de su esposa.

"No estoy llorando", le dijo al bebé que acunaba en sus brazos mientras buscaba su pañuelo. "Estoy feliz”.

Dos personas conversando. | Foto: Pexels

Dos personas conversando. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué aprendimos de esta historia?

Todo sucede por una razón: A pesar de lo triste que fue, la tragedia que Mercedes y su esposo soportaron fue lo que finalmente llevó al descubrimiento de sus hermanos y su madre. Fue un rayo de luz, una victoria desesperada y emocional para una mujer que acababa de perder algo precioso.

Sea útil; no sabes adónde te puede llevar: Cuando Julio decidió ayudar a Sabrina esa noche, nunca podría haber adivinado a dónde lo llevaría. Su recompensa por ayudarla fue el descubrimiento de la familia de su esposa.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Chica rica se burla de mesero pobre hasta que un día él le salva la vida a su padre - Historia del día

24 de marzo de 2022

Hijo humillado por su familia adoptiva encuentra cartas que le escondieron – Historia del día

29 de marzo de 2022

Mujer se divorcia de quien fue su marido por 36 años después de que su hijo se entera de que tiene un hermano - Historia del día

27 de abril de 2022

Joven madre le pide a sus vecinos que cuiden a su hija unas horas y desaparece por años - Historia del día

29 de abril de 2022