Historias Inspiradoras

10 de noviembre de 2021

Anciana deja a su hija embarazada fuera del testamento y su otra hija recibe una casa - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La Sra. Andrade eliminó a su hija, Camila, de su testamento después de que la desafió y se fugó con su novio. Pero varios años después, ella se lo agradeció.

"¿Qué te pasa, Camila?", arremetió la Sra. Andrade contra su hija. "¿Solo tienes 16 años, ni siquiera te graduaste, y estás pensando en tener un hijo con tu imprudente novio?".

"¡Mamá!", gritó Camila. "¿Cuándo vas a dejar de tener esa actitud por Kevin? Mira, sé que no te agrada porque no es una persona de dinero, pero lo amo. Nos casaremos tan pronto como nos graduemos".

Casa vieja pintada de blanco. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"No seas tonta, Camila", advirtió su madre. "Tienes todo tu futuro por delante. Estoy lista para apoyarte a ti ya tu hijo, ¡pero ese chico necesita estar fuera de tu vida! ¡No es el adecuado para ti!".

"¡No mamá!", dijo Camila rotundamente. "¡No voy a dejar a Kevin por nadie, ni siquiera por ti!".

"Está bien", dijo la Sra. Andrade con calma. "Voy a sacarte del testamento y nunca te volveré a incluir si no dejas a ese hombre".

"¡Haz lo que quieras, mamá! ¡Ya no soy una niña!", expresó Camila antes de alejarse.

La Sra. Andrade ciertamente odiaba la idea de que su hija se casara con alguien como Kevin, pero también sabía que él estaba detrás de la riqueza de la familia desde el día en que conoció a Camila.

Publicidad

Había notado que sus ojos brillaban ante la casa que el difunto padre de Camila les había dejado. De hecho, sus conversaciones siempre giraban en torno al hecho de que Camila recibiría la herencia de su padre.

Camila, como muchas adolescentes imprudentes de su edad, estaba tan enamorada de él que no se dio cuenta de sus nefastas intenciones. Y un día, la niña se fugó con Kevin en contra de los deseos de su madre.

Pero la Sra. Andrade no se quedó inmóvil. Inmediatamente llamó a su abogado y cambió su testamento, transfiriendo sus bienes a su hija mayor, Rory, que vive con su esposo en otra ciudad. Otros de los bienes fueron puestos a nombre del hijo de Camila que estaba por nacer.

Publicidad

Sin embargo, los recibiría después de que cumpliera 18 años. Su madre hacer uso de nada y eso fue la causa de una gran discusión. 

Mujer embarazada. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Crees que tu madre eventualmente te aceptará?", Kevin le preguntó a Camila un día, al poco tiempo de mudarse a un apartamento tipo estudio con sus ahorros. "¿Al menos luego  de que nazca nuestro bebé?".

"Bueno, no estoy segura", suspiró Camila. "Ella estaba bastante enfurecida, y podría tomar algún tiempo. Pero espero que las cosas mejoren pronto".

"Por supuesto que lo hará. ¿A quién le va a dejar toda su herencia?", Kevin bromeó. Camila le dio una mirada fría. "Estoy bromeando, Camila. ¡No necesito ese dinero! Lo único que quiero es que tú y nuestro hijo sean felices".

Unos meses después, cuando Camila dio a luz a la pequeña Eva, la Sra. Andrade ni siquiera vino a verlos una vez. Rompió todos los lazos con su hija menor después de que se fugó y se negó a ceder a pesar de los repetidos intentos de su hija de acercarse a ella.

Publicidad

Así pasaron los años, hasta que la Sra. Andrade se fue a su morada celestial. Su nieta tenía tres años para entonces. Cuando Rory llamó a Camila para invitarla al funeral y discutir el testamento de su madre, Kevin estaba encantado.

"¡Mira! ¡Tu madre estuvo fanfarroneando todos estos años! ¡Te amaba y te dejó su herencia! Ahora Eva puede crecer en una casa grande y no tendremos que preocuparnos por nada".

Camila esperaba seriamente que su madre no le hubiera dejado nada. Porque durante todos estos años, Kevin había demostrado ser el hombre horrible contra el que su madre le había advertido.

Pareja discutiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Siguió cambiando de trabajo, alegando que ninguno estaba a la altura de sus estándares, y apenas se molestó en ayudar a Camila con las tareas del hogar y su bebé.

“Obtener la herencia significa que este hombre ni siquiera se molestaría más en trabajar”, pensó Camila. “Mamá, espero que no nos hayas dejado nada”.

Sin embargo, cuando Camila voló de regreso a su casa para despedirse de su madre, se enteró de que la Sra. Andrade había dejado algunos bienes a nombre de Eva y la propiedad a Rory.

A Camila le dolió que su madre la hubiera excluido, pero se alegró mucho cuando se dio cuenta de que su madre se preocupaba por Eva. En cuanto a Kevin… él fue una historia completamente diferente.

Publicidad

"¿Qué diablos le pasa a tu mamá, Camila? ¿Cómo no puede dejarnos nada?", comentó de camino al aeropuerto. "¡Tu hermana es adinerada, y ni siquiera necesitaba nada de tu mamá! ¡Aun así, se quedó con la casa!".

"Wow, Kevin", Camila le dio una mirada severa. "No tenía idea de que estuvieras tan preocupado por lo que mamá nos dejaría".

El tono de Kevin cambió abruptamente. "No, cariño, eso no es lo que quise decir. Estoy hablando de Eva y su futuro. Solo estoy preocupado por nuestra hija".

"¡Bueno, entonces deberías haberte preocupado todos estos años cuando estabas poniendo excusas, cambiando de trabajo y no ayudándome en nada, aunque ambos teníamos un sueldo! ¡Sabes qué, he terminado!". Camila ordenó al conductor que detuviera el auto.

Publicidad

Joven angustiada y hablando por teléfono. | Foto: Pexels

"¡Todo ha terminado, Kevin! ¡Mamá tenía razón sobre ti todo este tiempo! ¡Ojalá la hubiera escuchado y no haber salido con un hombre como tú!". Camila tomó su equipaje en una mano, llamó a otro taxi y se fue con Eva.

Publicidad

En su camino de regreso, no podía dejar de llorar y tuvo que llamar a su hermana. "Ojalá hubiera escuchado a nuestra madre, Rory. Nunca vi lo horrible que era Kevin. ¡No sé qué hacer ahora!".

"Cálmate, Camila”, la consoló su hermana. "Piensa en Eva. Ella es joven y necesita a su mamá. Solo ven directamente a la casa de mamá. Olvidé darte algo que mamá te había dejado".

"¿Qué? ¿Mamá me dejó algo?", Camila sollozó y luego se secó las lágrimas.

"Sí, me iré a casa esta noche, pero antes de eso, debo entregártelo".

Al llegar a la casa de su madre, Rory le entregó a Camila un sobre y una carta. "Esto me lo envió mamá unos días antes de morir. Sin embargo, el sobre es mío y quiero que lo abras después de leer la carta", dijo. Camila abrió la carta y comenzó a leer.

Publicidad

"Querida Rory", comenzaba la misiva. "Espero que estés bien, cariño. En realidad, quería hablarte sobre Camila, pero siempre estás ocupada, así que pensé en enviarte esta carta.

"Siempre me preocupó que Camila terminara tomando decisiones equivocadas por su imprudencia, y tristemente, eso es lo que pasó. Cuando cambié mi testamento hace unos meses, transferí la casa a tu nombre, sin embargo, quiero que se la transfieras a tu hermana si lo necesita”.

Sobre cerrado. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sé que puedo parecer un poco parcial aquí, pero ella es tu hermana menor, y no confío en absoluto en su novio Kevin. Él podría dejarla algún día si encuentra a alguien más rico. Odiaría ver a mi hija sin hogar. Entonces, por favor, cariño, cuida de tu hermana cuando me vaya. Con amor, mamá".

Los ojos de Camila se llenaron de lágrimas cuando terminó de leer y al abrir el sobre que le había dado su hermana; estalló en llanto. Contenía los documentos de propiedad que Rory ya había registrado a nombre de Camila.

"Mamá quería conocer a Eva, y también estaba planeando visitarte esta Navidad", dijo Rory, consolando a su hermana.

Publicidad

"Desafortunadamente, sufrió un infarto. Ella siempre te amó, Camila. Nunca quiso dejarte. En lo que respecta a la propiedad, Josh y yo decidimos dártela. Solo queremos que seas feliz, y eso es lo que mamá también quería".

"¡Oh! Si tan solo pudiera verla una sola vez", Camila sollozó mientras abrazaba a Rory. "¡Realmente no los merezco chicos! ¡Era una hija terrible! ¡Mamá debería haberme odiado!".

"Está bien, Camila. Lo hecho, hecho está", la consoló Rory. "Necesitas ser fuerte ahora. Tienes que cuidar a tu hija. Si tienes algún otro problema, estoy a solo una llamada de distancia, ¿de acuerdo?".

Publicidad

Camila no pronunció una palabra. Se quedó sentada llorando y abrazando a su hermana, recordando todos los buenos momentos que había pasado con su madre.

Personas abrazadas. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las mamás suelen tener razón: La Sra. Andrade sospechaba que Kevin era un hombre codicioso y sus sospechas se confirmaron.

A veces, los padres deben ser estrictos para que los hijos se den cuenta de sus errores: La forma en que la Sra. Andrade excluyó a Camila para darle una lección, es prueba de esto.

Si te gustó esta historia compártela con tus amigos. Es posible que los inspires o ayudes a solventar alguna situación personal.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad