Sobre AM
Historias Inspiradoras

14 de octubre de 2021

Papá deja su casa a su hija menor, y la hija mayor solo recibe un plato sucio - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Después de que un hombre falleció, el testamento provocó un enfrentamiento entre sus dos hijas, ya que una recibió la casa en la que crecieron mientras que la otra recibió un plato sucio.

Juan era el orgulloso padre de Helena y Julia. Ellas eran las niñas de sus ojos, pero como Julia se parecía más a su difunta esposa, él solía ponerse más de su lado.

Cuando nació Julia, Helena ya era una adolescente. En verdad, Juan y su esposa casi habían perdido la esperanza de tener otro hijo cuando llegó su segunda niña. Eso hizo que ella recibiera un trato aún más especial.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Le dieron siempre lo mejor y derramaron amor y atención sobre ella. Eso hizo que Helena, que antes había sido la única receptora de todos sus afectos, se sintiera desplazada.

Cuando cumplió los 18, su madre falleció, dejando a Juan a cargo del cuidado de las niñas. Fue una tarea desafiante y, finalmente, le pidió a Helena que consiguiera un trabajo para tener más ingresos para vivir.

Helena inicialmente lo odió y desafió a su padre sobre su necesidad de hacerlo. "¿Por qué tengo que hacer eso? “No veo a otros chicos haciéndolo, todos van a la universidad", le dijo a su padre.

"Ahora tienes 18 años, has crecido y necesitas aprender a ser útil para otras personas", respondió Juan.

Cargando...

Publicidad

"Querrás decir para ti y para Julia", comentó Helena antes retirarse del lugar donde estaba discutiendo.

Se enfrentaron así dos veces más antes de que Helena finalmente aceptara ir a trabajar. Su acuerdo fue vinculante, lo que no hizo nada para calmar sus celos hacia Julia.

Helena comenzó a ver a Julia como una niña malcriada y eso creó una brecha entre las hermanas. Siempre tenían encontronazos, sobre todo por la falta de voluntad de la más joven para conseguir un empleo. Su relación solo empeoraba con el paso de los años.

Cargando...

Publicidad

Cuando era adolescente, Julia solo quería ir de fiesta todo el tiempo, mientras Helena se acostumbraba a trabajar para mantener a la familia. Trabajó unos meses lavando platos en un restaurante antes de ser contratada como asistente de cocina y luego como cocinera.

Cargando...

Publicidad

Durante los años que trabajó, Helena dejó de sentir celos por Julia. Incluso sintió la necesidad de divertirse y vivir la vida como su hermana, pero crecer le había enseñado que la vida no era solo diversión.

Trató de advertir a su hermana por la vida que llevaba, pero Julia siempre rechazaba sus consejos. Pensaba que simplemente estaba amargada y celosa. Juan no vio nada malo en mimar a su hija milagrosa, por lo que Helena no tuvo ayuda y, finalmente, dejó de intentarlo.

Pero cuando Juan falleció, las cosas cambiaron. Su abogado leyó a las hermanas el testamento de su padre y los resultados fueron impactantes, especialmente para Helena.

Cargando...

Publicidad

Se enteraron de que su padre dejó a Julia la casa mientras que Helena heredó un plato viejo y sucio. Luego de eso, quería impugnar el testamento, pero decidió que su hermana, que tenía 21 años en ese momento, necesitaba toda la ayuda que pudiera obtener.

Helena se acercó a ella para aconsejarla sobre qué hacer con su vida y su herencia. "Creo que deberías vender la casa y usar las ganancias para la universidad. Nunca llegué a ir, pero tú puedes", le dijo a Julia.

"¿Por qué estás metiéndote en mis asuntos? Siempre has actuado como si fueras mejor que yo, pero supongo que papá no lo pensó así", respondió Julia.

"Julia, realmente creo que deberías considerar lo que estoy diciendo", suplicó Helena, pero su hermana no estaba de humor para escucharla.

Cargando...

Publicidad

"No necesito consejos e incluso si los quisiera, no serían de una simple cocinera", contestó con tono burlón.

Cargando...

Publicidad

Helena estaba triste por eso, pero decidió dejar a Julia con sus asuntos. La semana siguiente, escuchó que su hermana vendió su casa y se mudó a un departamento más caro en la ciudad.

"Buena suerte hermana", pensó Helena después de escuchar la noticia.

Pasaron los meses y Helena estaba muy bien. Un día, estaba limpiando su modesto apartamento cuando se topó con el plato que le dejó su padre.

Decidió que no debería desperdiciarse, así que lo lavó y lo colocó en su rejilla, con la intención de usarlo en ocasiones especiales.

Un día, organizó una pequeña reunión de amigos en su casa y sirvió algo de comida en el plato que dejó su padre. Una de las personas presentes resultó ser un historiador, y cuando lo vio, le llamó la atención.

Cargando...

Publicidad

Le habló a Helena sobre su interés en la pieza, pero ella se mostró escéptica. Al día siguiente, ambos llevaron el plato a una tienda de antigüedades donde se confirmó que pertenecía a la dinastía china y era muy costoso.

El plato estaba valorado en dos millones de dólares y se lo vendió a un coleccionista, lo que la convirtió en una mujer rica. Ella invirtió todo el dinero en la construcción de un negocio de restaurantes y, en unos años, estaba en auge.

Mientras tanto, Julia no tuvo tanta suerte. Gastó todo el dinero que ganó vendiendo la casa en fiestas, y cuando se acabó el efectivo, no tenía nada a su favor. Finalmente, se convirtió en una mujer sin hogar.

Cargando...

Publicidad

Un día, estando hambrienta, Julia fue a un restaurante famoso que alimentaba a personas sin hogar. Llegó muy temprano porque la gente le decía que el dueño era más generoso que sus trabajadores, pero solo para los que llegaban temprano.

Cargando...

Publicidad

Imagínense su sorpresa cuando llegó al mostrador y descubrió que la dueña de la que la gente hablaba amablemente era su hermana Helena.

La hermana mayor le dio la bienvenida con gracia a Julia y le abrió sus brazos. Ese día, la llevó a casa donde se pudo bañar y tener ropa limpia. Poco después, le dio un trabajo en uno de sus restaurantes y Julia nunca volvió a menospreciarla.

Cargando...

Publicidad

¿Qué aprendimos de esta historia?

La pereza conduce a la infelicidad: Julia creció siendo mimada por sus padres, por lo que no pudo evitar ser perezosa después de su fallecimiento.

Gastó su dinero en frivolidades hasta que se acabó, dejándola en las calles pidiendo comida. Su historia podría haber sido diferente si hubiera invertido en algo, pero no lo hizo, así que aprendió por las malas.

Mantén la humildad y aprende a escuchar: Helena le aconsejó a su hermana que usara el dinero de la venta de la mansión para ir a la universidad, pero Julia no la escuchó. Se sentía más que nadie por haber obtenido una fortuna.  Luego se arrepintió y afortunadamente su hermana la ayudó.

Cargando...

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad