logo
Shutterstock
Shutterstock

Hombre prohíbe a su esposa entrar en habitación vieja de la casa, luego ella oye un llanto - Historia del día

Georgimar Coronil
17 nov 2021
01:30

Cuando se mudaron a la casa de su infancia, Mario le prohibió a su esposa, Amelia, entrar en la vieja habitación del final del pasillo. Pero una noche ella escuchó algo extraño y decidió investigar cuando Mario no estaba en casa. Sin embargo, él la sorprendió y le reveló la verdad.

Publicidad

Mario creció en Monterrey, pero se mudó a la Ciudad de México para ir a la universidad. Allí conoció a Amelia, durante su último año. Se enamoraron, se casaron y trabajaron en la ciudad durante varios años.

Mario nunca le dijo a su mujer que era dueño de la casa de su infancia en Monterrey, hasta que la restauró por completo.

Puerta de habitación. | Foto: Shutterstock

Puerta de habitación. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"La estuve renovando durante años. Fue mucho dinero porque toda la casa era increíblemente vieja, y mucha gente de mi familia vivió allí durante años. Pero ya está lista, y espero que podamos mudarnos pronto. ¿Qué te parece?", le preguntó a Amelia.

"Bueno... no entiendo por qué no me lo dijiste antes. ¿Eres el único dueño?", preguntó Amelia.

"Sí. Se la compré a mi tío cuando me gradué en la universidad. Quería deshacerse de la propiedad, sinceramente, porque estaba en muy mal estado”, contó.

“Fue una ganga. Entonces empecé las reformas. ¿Recuerdas mis ‘viajes de negocios’? En realidad estaba en Monterrey, reunido con el contratista", explicó Mario. "No dije nada porque quería sorprenderte con una gran casa para nuestra familia".

Publicidad

"Está bien. No me gusta que hayas mentido sobre algo tan grande. Pero a caballo regalado no se le mira el diente. Tendremos que empezar a buscar trabajo por ahí", manifestó su mujer. Unos meses después, por fin se mudaron. Fue entonces cuando Mario le mencionó algo extraño.

"Amelia... hmmm... hay algo que se me olvidó decirte sobre esta casa", comenzó.

"Dios mío, ¿y ahora qué? Ya mentiste sobre tus viajes de negocios para arreglar este lugar", interrumpió ella con sarcasmo.

Publicidad

"¿Ves la vieja puerta al final del pasillo de arriba? Voy a mantener esa habitación cerrada. Es privada. Espero que lo entiendas", terminó Mario.

Pareja sentada en el piso. | Foto: Pexels

Pareja sentada en el piso. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Qué hay dentro?".

"De nuevo, es privado. Por favor, confía en mí. No es nada malo, pero no estoy preparado para que nadie entre", insistió su marido.

"De acuerdo. Lo respeto. Pero espero que me lo cuentes en el futuro. De todos modos, esta casa tiene tantas habitaciones que no me importa que tengas tu ‘cueva de hombre’ secreta", respondió Amelia.

Mario se rio porque no era para nada ese tipo de habitación. Sin embargo, no iba a corregir el malentendido de su mujer por ahora.

Ambos empezaron a deshacer las maletas, y a Amelia le encantó que él ya hubiera comprado los mejores electrodomésticos para toda la casa. El trabajo de diseño era contemporáneo y la vivienda tuvo un aspecto precioso cuando terminaron de decorarla.

Publicidad

"Este será el lugar perfecto para formar una familia. Gracias por mi sorpresa, cariño", le dijo Amelia a Mario cuando por fin estaban instalados.

"Me alegro de que te guste, mi amor. Tengo muchos recuerdos en esta casa, pero quiero crear más contigo y con nuestra familia", respondió él.

No todos sus recuerdos eran buenos. Sin embargo, Mario no quería mencionárselo todavía. "Además, este barrio es mucho mejor que el nuestro en Ciudad de México. Nuestros futuros hijos pueden jugar al aire libre y el distrito escolar es de primera categoría". Amelia estuvo de acuerdo y se levantó para empezar a cenar.

Hombre trabajando. | Foto: Pexels

Hombre trabajando. | Foto: Pexels

Publicidad

Durante meses, vivieron tranquilamente en la casa. Se instalaron en sus nuevos trabajos y ella nunca preguntó por la habitación prohibida que él tenía. Mario pasaba unas horas allí cada noche, esperando encontrar el valor para contarle la verdad.

Quería tener una mejor relación con ella, pero este recuerdo era difícil. Cambió toda su vida y no le resultaba fácil aceptarlo, incluso después de todos estos años. Sin embargo, Amelia estaba a punto de descubrir la verdad.

Una noche, Mario estaba trabajando en su despacho cuando entró su mujer. "Cariño, me voy a la cama. ¿Vienes pronto?", le preguntó. Amelia hacía eso todas las noches.

Publicidad

A veces, él apagaba el ordenador inmediatamente y la seguía. Otros días, le decía que se fuera a la cama antes que él. Esta noche, hizo esto último.

"Voy a seguir trabajando un rato, cariño. Tú vete a dormir primero", respondió Mario con suavidad.

Amelia le dio un beso y volvió a su cuarto. Se durmió rápidamente. Pero algo la despertó. Mario no estaba a su lado en la cama y ya era la una de la madrugada. Cogió su camisón, se lo puso y fue a buscarlo. Entonces recordó que algo la había despertado.

Publicidad

Era un ruido extraño que provenía de la habitación secreta de Mario. Se acercó y vio que la puerta estaba ligeramente entreabierta.

“Oh, Dios mío. Mario está dentro. ¿Qué hay ahí dentro?”, se preguntó Amelia y decidió escuchar a escondidas. Observó que Mario estaba sentado en una mecedora, mirando algo en sus manos. Entonces se dio cuenta de que lo que la había despertado había sido su llanto.

Hombre leyendo una carta. | Foto: Pexels

Hombre leyendo una carta. | Foto: Pexels

Publicidad

Amelia quiso entrar y consolarlo, pero no estaba segura. “Él no quiere que conozca todavía esta habitación, dudó. ¿Por qué llora? Debe ser importante”. Intentaba decidir qué hacer cuando oyó que Mario se levantaba. Así que corrió a su dormitorio y se hizo la dormida. Se acostó unos minutos más tarde.

El día siguiente era sábado, y Mario había planeado un partido de golf con su compañero de trabajo, Julián. Se lo contó a Amelia durante el desayuno. Ella podría haberse quejado porque quería ir al mercado agrícola con su marido. No obstante hoy era diferente. Quería saber qué había en esa habitación.

"Está bien, cariño. ¿Crees que estarás en casa para comer?", le preguntó Amelia mientras terminaban sus tortitas de la mañana.

Publicidad

"No lo creo, mi amor. Pero seguro que estaré en casa para la cena", respondió él.

Después de que Mario limpiara su plato, se cambiara de ropa, tomara sus palos y se dirigiera al club de campo para su partido, Amelia pasó a la acción inmediatamente. Buscó en el cuenco de las llaves la de la antigua puerta, pero ninguna funcionaba. Así que se coló en el despacho de Mario.

Había una vieja llave en su cajón. "Si está aquí, entonces no es un secreto tan grande, ¿verdad?", pensó Amelia, tratando de convencerse a sí misma de que no estaba rompiendo la confianza de su marido.

Solamente quería ayudarlo luego de verlo sufrir. Sin embargo a pesar de sus garantías, Amelia dudó frente a la puerta.

Publicidad

"Puedo hacerlo. Estará bien", susurró y encajó la llave en el pomo de la puerta. Se abrió fácilmente. Sus manos buscaron en la pared el interruptor de la luz porque todo estaba muy oscuro. Después de encender la luz, vio unas gruesas cortinas negras que bloqueaban toda la luz del sol.

Puerta de habitación. | Foto: Pexels

Puerta de habitación. | Foto: Pexels

Publicidad

Mario había renovado toda la casa, excepto esta habitación. Todo el interior parecía viejo y desgastado. La mecedora en la que se había fijado la noche anterior estaba en una esquina. En el otro lado, había dos camas individuales con simples sábanas blancas.

Había un antiguo armario de madera y Amelia decidió abrirlo. En él había un montón de camisas y pantalones viejos. Algunas prendas estaban manchadas y cubiertas de polvo. "Quizá pueda limpiar esto y darle una sorpresa", se dijo a sí misma.

Tras cerrar el armario, se acercó a la mecedora. Había un retrato boca abajo en el asiento. Lo cogió y lo giró, descubriendo una foto de un hombre y un niño muy guapo con pantalones cortos. Estaban pescando. "Este debe ser Mario. ¿Podría ser su padre?", se preguntó Amelia. Mario nunca hablaba de su infancia y ella nunca lo presionaba.

Publicidad

Pero ahora sentía curiosidad. La casa había pertenecido a su familia, y sus padres habían muerto cuando él era pequeño. Estaba el misterioso tío que le vendió este lugar, sin embargo, Amelia no sabía mucho más sobre el pasado de su marido. Antes de que pudiera seguir reflexionando, oyó el coche de Mario en la entrada. "¿Qué hace aquí tan pronto?", se asustó.

Amelia salió corriendo de la habitación, pero Mario apareció en el pasillo antes de que pudiera cerrar la puerta. "Amelia, ¿qué hacías ahí dentro?", le preguntó con demasiada calma.

Publicidad

"Cariño, yo... solo quería limpiar un poco", respondió ella.

"Te pedí que te mantuvieras alejada de allí, Amelia. Pensé que podía confiar en ti".

"Sí... sí, lo hiciste. Lo siento, cariño. Anoche te oí llorar. Quería saber qué estaba pasando. Por favor, soy tu esposa. No deberíamos tener secretos entre nosotros. ¿Qué significa esta habitación?", preguntó Amelia, retorciéndose las manos de vergüenza por haber roto su confianza.

Mario suspiró lentamente. "Tienes razón. Entremos", sugirió y ambos entraron en la vieja habitación. Amelia se sentó en una cama, mientras que Mario se sentó en la otra, frente a ella. "Esta era mi habitación. La compartí con mi padre durante años tras la muerte de mi madre. Esta casa era de mis abuelos. Vivíamos aquí porque mi madre los cuidaba".

Publicidad
Hombre triste. | Foto: Pexels

Hombre triste. | Foto: Pexels

"¿Qué pasó?", Amelia le animó a seguir.

"Bueno, cuando mis abuelos murieron, mis dos tíos decidieron mudarse con nosotros por problemas económicos. Al principio, yo tenía esa vieja habitación para mí, y mis padres el dormitorio principal que utilizamos. Pero entonces mi madre enfermó y murió inesperadamente.

Publicidad

Como mis tíos estaban casados y también tenían hijos, le pidieron a mi padre que se quedara en mi habitación conmigo", explica Mario.

"Vaya. Pero eso no era justo cuando esta casa es tan grande y tu madre era copropietaria. Así que tu padre tenía derechos incluso cuando ella falleció", comentó Amelia.

"En mi familia, existe la tradición de que la casa sea para el primogénito. Ese sería mi tío, Henry. Así que mi padre no tenía derecho a quejarse porque no era dueño de nada. Había otras dos parejas y seis niños más aquí. Es mucha gente en un solo lugar. Pero estaba bien. Me encantaba compartir habitación con mi padre", continúa Mario. "Me llevaba a pescar al parque a menudo. Ahí es donde nos hicimos esa foto".

Publicidad

"Pensé que tus padres habían muerto más o menos al mismo tiempo. Dijiste que eras un niño", añadió Amelia.

"Pues no. Mi madre murió cuando yo tenía seis años. Pero mi padre murió cuando yo tenía doce. Volvíamos en coche de aquella excursión de pesca cuando se nos pinchó una rueda. Salió del coche para cambiarlo y un camión lo atropelló justo delante de mí. Fue el peor momento de mi vida", reveló Mario, llorando.

"¡NO!", exclamó Amelia y sus ojos también se aguaron. Se levantó, se sentó junto a su marido y lo abrazó.

Pareja tomándose una foto. | Foto: Pexels

Pareja tomándose una foto. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí. El tío Henry hizo revelar la película de la cámara de papá después del funeral y me dio ese retrato. Al principio, no podía mirarlo. Lo guardé en el armario durante mucho tiempo. Pero luego, verlo fue lo único que me trajo paz. Y cuando me fui a la universidad, echaba de menos esta casa, así que le pedí al tío Henry que me la guardara. El resto de la familia, incluido él, se había mudado para entonces, y sus hijos no la querían", continuó Mario.

"Así que accedió", afirmó Amelia.

"Sí, y trabajé como un loco para ahorrar. Me la vendió por mucho menos que el precio de mercado. Luego vi que necesitaba muchas reformas. Sin embargo, no me atreví a cambiar esta habitación. No debería haberte ocultado esto. Tuve una buena infancia, de verdad. Es únicamente este recuerdo lo que me duele. Lo siento", se disculpó Mario.

Publicidad

"¡No, lo siento mucho por no haber esperado! Pero ahora que lo sé, espero que nunca nos ocultemos algo tan grande". Amelia le abrazó con fuerza una vez más. Mario decidió cancelar su partido de golf y se quedó contándole más historias de su padre y de su infancia. Nunca más se mintieron el uno al otro.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No guardes secretos a tu pareja: Mario debería haberle dicho a Amelia lo de la habitación antes, para que no sintiera la necesidad de hurgar a escondidas.

Respeta los deseos de tu pareja: Amelia debería haber respetado los límites de Mario con respecto a esa habitación. Pero al final todo salió bien.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Anciano ve a mujer sin hogar y reconoce a enfermera que años atrás se quedó junto a él durante 27 meses - Historia del día

15 de marzo de 2022

Abogado ve a una pobre niña llorando junto a la floristería y corre hacia ella - Historia del día

31 de marzo de 2022

Mujer mayor deshereda a sus hijos tras escucharlos discutir en el hospital - Historia del día

21 de febrero de 2022

Mujer que nunca ha tenido hijos abre la puerta y encuentra a chica que dice ser su hija - Historia del día

04 de febrero de 2022

Tras la muerte de su padres, mujer llega a su casa abandonada y oye sonidos en el ático - Historia del día

15 de abril de 2022

Años después de ser echado por su hermana, indigente conoce a policía y descubre que es millonario - Historia del día

16 de marzo de 2022

Hijo ingresa a su madre en hogar de ancianos, vuelve a casa y halla sus maletas en la puerta - Historia del día

25 de enero de 2022

Hombre va a casa de sus difuntos padres tras 30 años y encuentra a indigente con su misma marca de nacimiento - Historia del día

07 de abril de 2022

Pobre niño perdido en el bosque ve una casa abandonada y oye el llanto de un bebé adentro - Historia del día

18 de abril de 2022

Marido le grita a su esposa porque no se cuida: luego ve una ambulancia llevándosela - Historia del día

17 de mayo de 2022

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

17 de marzo de 2022

Mamá sigue a hija adolescente que tomó todo el dinero que había ahorrado y salió de noche - Historia del día

15 de febrero de 2022

Abuelos echan a adolescente embarazada al frío: años después le piden ayuda - Historia del día

29 de marzo de 2022

Esposo no tiene permitido ingresar a la habitación de esposa enferma: días después ella oye su voz en la radio - Historia del día

16 de mayo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited