logo
Una casa | Foto: Shutterstock
Una casa | Foto: Shutterstock

Ladrón irrumpe en casa de anciana para quitarle la vida, luego ve una foto vieja y se paraliza - Historia del día

Georgimar Coronil
20 nov 2021
15:00

Miguel tenía la intención de asesinar a la señora Jurado y robar sus pertenencias, incluyendo su casa. "Pronto estará muerta y tendré todo el dinero que dé esta vieja bruja", pensó mientras planeaba el hurto. Sin embargo, sus nefastos planes se frustraron cuando vio una vieja fotografía.

Publicidad

La señora Jurado caminaba por la calle del pueblo con una bolsa de pan en la mano. Estaba oscureciendo, y la anciana estaba perdida en sus pensamientos sobre su difunto hijo Nicolás, que había paseado con ella por esas calles varias veces.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

A pesar de su avanzada edad, los recuerdos sobre su hijo no abandonaban su mente. La señora seguía hablando sola mientras caminaba o trabajaba en la granja.

Cuando sus vecinos le preguntaron por qué no dejaba de murmurar, ella dijo que conversaba con su hijo que está en el cielo y que él le contaba historias sobre ese lugar.

Algunos de sus amigos, preocupados por su estado, le aconsejaron que acudiera a un médico, mientras que otros se burlaban de ella y la evitaban por completo.

Publicidad

La señora Jurado iba un día de camino a casa cuando oyó una voz detrás de ella. "¡Disculpe, señora! Me llamo Miguel. Necesito su ayuda".

Como estaba oscuro, la señora Jurado no podía ver quién la llamaba. "¿Has traído a un amigo contigo hoy, Nicolás? Pero, ¿por qué estás callado? ¿Por qué es tu amigo el que habla?, preguntó, creyendo que su hijo había traído a alguien con él.

Sin embargo, cuando el desconocido dio un paso adelante, su rostro brilló en la luz de la calle, y la señora Jurado dio un paso atrás. Era un hombre alto de unos cuarenta años, sin afeitar y vestido de forma desaliñada. La señora Jurado se asustó por su aspecto. "¿Quién eres y por qué me sigues?".

"Solo quiero ayudarla señora", respondió Miguel. "Veo que tiene una valla rota en su jardín. ¿Puedo repararla por usted? Necesito desesperadamente dinero porque no he comido en días".

La señora Jurado miró a su alrededor. No había ninguna otra persona cerca. Además, estaba oscureciendo y parecía sospechoso. “¿Debería dejarle entrar? No me parece que esté bien”, pensó.

Publicidad

"¡No, no hace falta!", le respondió. "Lo repararé más tarde porque estoy ocupada".

"Por favor, señora. Estoy haciendo una petición. Estoy hambriento y desesperado por dinero. Y no estoy pidiendo nada gratis", suplicó Miguel de rodillas. "Estoy dispuesto a trabajar a cambio. Por favor".

Con Miguel suplicando así, la señora Jurado se sintió terrible por la situación del hombre y decidió dejarle entrar, creyendo que realmente necesitaba dinero. "¡Bien! Pero no voy a pagarte más de 20 dólares por ello. ¿Te parece bien?", le preguntó.

"En efecto, señora. Es más que suficiente para un vagabundo como yo". Respondió Miguel. Pero en el fondo, estaba preparando un nefasto plan. Llevaba tiempo observándola y sabía que la señora Jurado vivía sola.

En primer lugar, planeaba amenazarla para que escribiera una nota en la que declarara que quería que la propiedad se le transfiriera a él después de su muerte. Después, pensaba matarla y hacer que pareciera que se había suicidado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

En cualquier caso, nadie se molestaría porque todos en la comunidad sabían que ella no estaba bien de salud y que alucinaba con frecuencia. Entonces se presentaría como amigo de su difunto hijo, organizaría el funeral, derramaría algunas lágrimas y se instalaría poco a poco en la casa.

Miguel tomó todo lo que necesitaba y fingió construir la valla, dispuesto a llevar a cabo su plan. Cuando notó que la señora Jurado entraba, la siguió en silencio. Llevaba un cuchillo en la mano, preparado para amenazar a la anciana, pero la señora Jurado entró en el dormitorio y cerró la puerta justo cuando él iba a hacerlo.

Esperó fuera de la puerta durante unos minutos, pero ella no salió. Decidió no perder más tiempo y entrar en su habitación por la ventana. El hombre salió corriendo y abrió la ventana con un destornillador. Luego entró, volviendo a colocar lentamente el cristal. Para su sorpresa, la señora Jurado no estaba allí.

De repente, oyó el tintineo de los utensilios. Se asomó al dormitorio y vio a la señora Jurado, poniendo la mesa con magdalenas y sándwiches y colocando una tetera en el fuego.

Rápidamente, reparó la ventana y huyó del dormitorio, optando por entrar por la puerta trasera que daba a la cocina. Sin embargo, al entrar, observó una foto enmarcada en la mesa del comedor. En la fotografía aparecían él y su amigo Nicolás Jurado.

Publicidad

"¡Oh, aquí estás!", dijo la señora Jurado, dándose la vuelta después de poner dos tazas de té en la mesa. "Pensaba llamarte. ¿Has terminado de colocar la valla? Toma algo. Me dijiste que tenías hambre".

"¿De dónde ha sacado eso, señora?", preguntó Miguel, escondiendo el cuchillo detrás de él, con la mirada fija en la foto. "¿Los conoce?".

"Oh, ¿te refieres a esta foto? Ese es mi hijo, Nicolás, y su amigo. Ven, siéntate; te contaré todo". Los ojos de Miguel se llenaron de lágrimas y los recuerdos llegaron a su mente, mientras la señora Jurado narraba todo el incidente que había ocurrido veinte años atrás.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Resulta que Nicolás y Miguel eran compañeros del ejército. Iban de regreso a su campamento cuando todo su grupo fue atacado con morteros. Nicolás intentó salvar la vida de su amigo y murió en el proceso.

Miguel abandonó el ejército sin dejar rastro, atormentado por la culpa de que su amigo hubiera muerto salvándole. Se culpó de todo, bebió en exceso y se involucró en actividades delictivas cuando se le acabó el dinero. Había llegado a creer que las cosas buenas solo traen dolor y sufrimiento, al igual que Nicolás terminó muerto cuando todo lo que intentaba era salvar la vida de un amigo.

Sin embargo, sentado en la cocina de la madre de Nicolás, siendo atendido por la pobre mujer que le hablaba de su difunto hijo, se dio cuenta de lo equivocado que estaba. “Miguel, ¿en qué estabas pensando? ¿Te has vuelto loco? ¡Estabas a punto de asesinar a la madre de Nicolás!”, reflexionó.

Desde ese día, Miguel cambió definitivamente. No solo renunció a las fechorías, sino que confesó sus crímenes y se entregó. Cuando salió de la cárcel tras cumplir su condena, empezó a visitar con frecuencia a la señora Jurado. La cuidaba, pasaba tiempo con ella y se aseguraba de que nunca estuviera sola.

Cuando la señora Jurado murió a los 98 años, recibió una llamada de su abogado para informarle de que le había dejado una nota, así como propiedades y bienes. Miguel no pudo dejar de llorar cuando llegó al despacho del abogado y recibió la carta.

Publicidad

La señora Jurado había escrito que siempre supo que era el amigo de Nicolás. "¿De verdad creías que no te reconocería?", decía la nota. "Sí, al principio no lo hice, pero cuando te miré de cerca, ¡supe que eras tú, Miguel! Sabía que ibas a matarme ese día. Me di cuenta de que me seguías con un cuchillo. Pero mírate; sigues siendo el dulce joven del que me habló Nicolás”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Me decías que un amigo murió por tus acciones. Si no me equivoco, hablabas de Nicolás. Recuerdo que habías desaparecido del ejército y todo el mundo te buscaba. Yo quería encontrarte en ese entonces, pero nadie sabía a dónde habías ido”.

Publicidad

"Deja de culparte por lo que pasó, Miguel. Nicolás no murió por tu culpa. Si estás leyendo esto, prométeme que nunca volverás a cometer un delito Además, gracias por cuidar tan bien de mí. Me alegro de que finalmente nos hayamos encontrado. Al menos, no eché de menos a mi hijo en mis últimos días. Espero que viva feliz y que nunca le falte nada. Con cariño, Sra. Clara Jurado".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El bien triunfa sobre el mal: La Sra. Jurado era muy consciente de que Miguel quería matarla, pero se arriesgó y trató de lidiar con él amablemente, lo que le hizo cambiar de parecer.
  • No te culpes por todo: Fue un accidente que Nicolás muriera mientras salvaba a Miguel. No debió culparse por lo ocurrido.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Pareja adopta a niño de 6 años, al día siguiente lo encuentra alimentando a un bebé desconocido en su habitación - Historia del día

28 de febrero de 2024

Adolescente malcriado se burla de la azafata, sin saber que su padre rico lo ha estado observando - Historia del día

22 de enero de 2024

Policías no hallan a niño que no volvió del colegio, una semana después un perro le lleva a mamá su mochila - Historia del día

22 de enero de 2024

Anciana sin hogar gasta todo su dinero en un regalo para un niño rico - Historia del día

19 de marzo de 2024

Adolescente malcriado se burla de la azafata, sin saber que su padre rico lo ha estado observando - Historia del día

22 de enero de 2024

Vine al restaurante para pillar a mi marido engañándome, pero lo que vi me rompió el corazón aún más

11 de marzo de 2024

Papá se niega rotundamente a llevar a su hija al altar - Historia del día

01 de marzo de 2024

Mis nuevos vecinos me hacían bullying, así que mi hijo único me ayudó a darles una valiosa lección

03 de abril de 2024

Mujer rica para la que trabajé me dio 1500 dólares para arreglar mi auto, pero me decepcionó para siempre de los ricos

01 de marzo de 2024

Me di cuenta de que el niño que fingía ser mi hijo no era realmente él, sino su calco - Historia del día

24 de enero de 2024

Empresario rico echa a su hijo sin saber que un día sería su jefe - Historia del día

19 de enero de 2024

Mamá comparte bonito vídeo familiar en las redes sociales, al día siguiente la policía llama a su puerta - Historia del día

23 de enero de 2024

3 historias apasionantes en las que espiar a los cónyuges desveló verdades ocultas

02 de abril de 2024

Nieto cree que abuela sólo le dejó urna de cenizas, hasta que un día la urna se hizo añicos - Historia del día

23 de enero de 2024